Cul­tu­ra im­pues­ta

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Alon­so Sán­chez B. @san­chez­bau­te

Con la re­nun­cia el pa­sa­do miér­co­les de Al­ber­to Abe­llo Vives, la se­xa­ge­na­ria Bi­blio­te­ca Luis Án­gel Aran­go se pre­pa­ra pa­ra re­ci­bir a su cuar­to di­rec­tor en me­nos de cin­co años. De acuer­do con la Cons­ti­tu­ción, el Ban­co de la República es un en­te au­tó­no­mo en la es­truc­tu­ra del Es­ta­do co­lom­biano, una ins­ti­tu­ción es­ta­ble y se­ria en la que los me­ca­nis­mos ge­ren­cia­les y su ges­tión ba­sa­da en pro­ce­sos lo ga­ran­ti­zan. Es, ade­más, un ban­co cen­tral par­ti­cu­lar, co­mo po­cos en el mun­do: una par­te sig­ni­fi­ca­ti­va de su pre­su­pues­to de gas­tos e in­ver­sio­nes se des­ti­na a pro­mo­ver la cul­tu­ra en las ciu­da­des don­de tie­ne su­cur­sa­les.

Pe­ro al­go es­tá pa­san­do en su área cul­tu­ral y son que­jas que se es­cu­chan de tiem­po atrás. Si bien des­de afue­ra se le re­co­no­ce al Ban­co ser un pi­lar de la cul­tu­ra co­lom­bia­na, ofre­cien­do en al­gu­nas ciu­da­des la úni­ca ofer­ta cul­tu­ral exis­ten­te, por den­tro pa­re­cie­ra no es­tar re­gi­do por un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Sus de­ci­sio­nes cul­tu­ra­les son al­ta­men­te cen­tra­li­za­das, lo que va en con­tra­vía de la mis­ma crea­ción ar­tís­ti­ca. Mu­chas de ellas se im­po­nen y sur­gen ais­la­das de las ne­ce­si­da­des reales de la po­bla­ción na­cio­nal. Aca­so, ¿quién de­ci­de el en­fo­que de lo cul­tu­ral?

En tiem­pos de par­ti­ci­pa­ción so­cial y tra­ba­jos co­la­bo­ra­ti­vos, po­co hay de ello en el área cul­tu­ral. ¿Se­rá que la cau­sa hay que bus­car­la aguas arri­ba? Si los ge­ren­tes ge­ne­ra­les pue­den es­tar má­xi­mo tres pe­río­dos de cua­tro años, ¿por qué la ge­ren­cia del área cul­tu­ral so­bre­pa­sa ese tiem­po? Val­dría la pe­na que el Ban­co se sin­ce­ra­ra con el país, que su jun­ta nos di­je­ra qué tan­to le im­por­ta la cul­tu­ra más allá de los re­cur­sos pú­bli­cos que des­ti­na y por qué se ejer­ce a pun­ta de fé­ru­la.

De­be­mos es­tar se­gu­ros de que el ami­guis­mo no es la va­ra de me­di­ción pa­ra asig­nar los re­cur­sos des­de el área cul­tu­ral, de­be­mos es­tar se­gu­ros que el Ban­co no apues­ta por vie­jas ideas de cul­tu­ra, be­llas ar­tes y pa­tro­na­tos eli­tis­tas, sino por un ma­yor sen­ti­do del país plu­ral acor­de con la Cons­ti­tu­ción y los tiem­pos que co­rren; de­be­mos es­tar se­gu­ros de que la ges­tión cul­tu­ral obe­de­ce a un nue­vo país que no quie­re cas­tas de­fi­nien­do la cul­tu­ra y no a un país en el que ex­pre­si­den­tes res­pal­dan a fun­cio­na­rios, exi­gen re­cur­sos pa­ra sus fun­da­cio­nes ami­gas, im­po­nen cor­ba­tas, dan ór­de­nes des­de afue­ra y al­te­ran los pro­ce­sos de la ges­tión.

Se sa­bía que ha­bía lle­ga­do a la BLAA un in­ves­ti­ga­dor y ges­tor cul­tu­ral del Ca­ri­be con lar­ga tra­yec­to­ria, ca­rac­te­ri­za­do por su se­rie­dad y efi­cien­cia. ¿Se­rá que vie­ne otro di­rec­tor an­dino pa­ra ges­tio­nar una red de bi­blio­te­cas que cu­bre bue­na par­te del te­rri­to­rio na­cio­nal y no so­lo la de Bo­go­tá? O en­ton­ces, ¿por qué le co­rrie­ron la si­lla a Abe­llo si era tan buen mu­cha­cho? ¿Aca­so por­que los me­dios es­ta­ban re­sal­tan­do su tra­ba­jo? Eso de las nue­vas co­lec­cio­nes ad­qui­ri­das y do­na­das, los ha­llaz­gos en sus co­lec­cio­nes, la ma­yor aper­tu­ra pa­ra la in­ves­ti­ga­ción, la par­ti­ci­pa­ción de pú­bli­cos más di­ver­sos. Son to­das bue­nas no­ti­cias que al pa­re­cer a al­gu­nos les cau­san es­co­zor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.