“Ten­go un dis­cur­so po­ten­te so­bre ser mu­jer”

La po­li­fa­cé­ti­ca bo­go­ta­na com­par­tió de­ta­lles de su nue­vo tra­ba­jo co­mo pre­sen­ta­do­ra, en­tre otros da­tos de su vi­da per­so­nal y pro­fe­sio­nal.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - Por Lo­rai­ne Obre­gón

Co­mo una mu­jer con am­plio sen­ti­do de li­ber­tad, bue­na do­sis de ale­gría, au­ten­ti­ci­dad y bas­tan­te “des­equi­li­brio men­tal” se de­fi­ne la pe­rio­dis­ta, mo­de­lo, pre­sen­ta­do­ra, ac­triz y co­me­dian­te Ale­jan­dra Az­cá­ra­te.

Es, qui­zá, uno de esos per­so­na­jes con­tro­ver­sia­les di­fí­ci­les de pa­sar por al­to, por ca­da pos­tu­ra que tie­ne an­te di­ver­sos te­mas.

Sus ini­cios en la pan­ta­lla chi­ca se re­mon­tan al 2002, jus­to cuan­do in­cur­sio­nó co­mo pre­sen­ta­do­ra y re­por­te­ra del ca­nal City TV. Lue­go, los años trans­cu­rrie­ron a su fa­vor, pues lo­gró la­brar un ca­mino di­ri­gi­do al mun­do del es­pec­tácu­lo.

En sus múl­ti­ples fa­ce­tas ha par­ti­ci­pa­do en pro­duc­cio­nes co­mo En los ta­co­nes de Eva, El úl­ti­mo ma­tri­mo­nio fe­liz, Amor en Cus­to­dia, Po­bres ri­cos; Dio­me­des, el ca­ci­que de la jun­ta; Las san­tí­si­mas y Mu­je­res ase­si­nas. Pre­sen­tó pro­gra­mas de te­le­vi­sión y más tar­de fue pro­ta­go­nis­ta de al­gu­nos stand up co­medy.

Su apren­di­za­je co­mo hu­mo­ris­ta le dio las ba­ses pa­ra pre­sen­tar, an­te el exi­gen­te pú­bli­co del Fes­ti­val de Vi­ña del Mar, su show en fe­bre­ro de es­te año con el que lo­gró una Ga­vio­ta de pla­ta y otra de oro.

Hoy, des­pués de tres años, la bo­go­ta­na re­gre­sa a la te­le­vi­sión pre­sen­tan­do un pro­yec­to pa­ra el ca­nal E! En­ter­tain­ment que, co­mo ella lo de­no­mi­na, es jus­to a su me­di­da. Su trans­mi­sión es to­dos los lu­nes, a par­tir de las 10:00 de la no­che.

¿Có­mo lle­gó a us­ted P el pro­yec­to ‘Hay que ver pa­ra que­rer’?

Lle­va­ba con­ver­sa­cio­nes R con el ca­nal E! En­ter­tain­ment ha­ce un año, has­ta que apa­re­ció el pro­yec­to en el que ellos sin­tie­ron que yo ajus­ta­ba y en el que yo tam­bién tu­ve la sen­sa­ción de que po­día en­ca­jar bien, por­que ha­bla de re­la­cio­nes de pa­re­ja y es un ám­bi­to en el que me mue­vo có­mo­da­men­te. Es­te es un for­ma­to que re­cu­pe­ra mu­chos as­pec­tos va­lio­sos del ro­man­ce con una mez­cla de la tec­no­lo­gía del mun­do ac­tual.

¿Ter­mi­na­ron gra­ba­cio­nes? P

Sí, son 13 epi­so­dios. To­da R la tem­po­ra­da la gra­ba­mos en Ciu­dad de Mé­xi­co. La ver­dad pa­sé fe­liz, me fui con mi pe­rra Ma­ri­po­sa y vi­ví allá un mes y me­dio de plan­ta. En es­te pro­ce­so mi es­po­so me vi­si­ta­ba y ten­go que de­cir que me ha apo­ya­do mu­cho. Aho­ra me la pa­so yen­do y vi­nien­do.

¿Hay que ver pa­ra P que­rer o ver pa­ra creer?

Yo creo que hay que R ver pa­ra creer y hay que ob­ser­var pa­ra amar, pues mu­chas ve­ces lo que uno ve lo du­da y lo que uno no ob­ser­va lo con­fun­de, por eso nos me­te­mos en re­la­cio­nes que ter­mi­nan sien­do tor­men­to­sas, por no ana­li­zar los de­ta­lles de las per­so­nas de en­tra­da. Ca­si siem­pre uno ter­mi­na las re­la­cio­nes por la mis­ma ra­zón que hu­bie­se po­di­do no ini­ciar­la si hu­bie­ra es­ta­do aten­to o aler­ta a esas se­ña­les que esa per­so­na mos­tró des­de el prin­ci­pio.

¿Con qué fa­ce­ta P se que­da Ale­jan­dra Az­cá­ra­te? ¿Con la de em­pre­sa­ria, pe­rio­dis­ta, pre­sen­ta­do­ra o ac­triz?

Yo me que­do con la que R en su mo­men­to me ha­ga fe­liz. Hay ins­tan­cias en la vi­da en las que cuan­do cier­tos ofi­cios y la­bo­res me em­pie­zan a ago­tar pre­fie­ro re­ti­rar­me y to­mar otro ca­mino, pues pa­ra mí es ne­ce­sa­rio te­ner un pro­ce­so crea­ti­vo y no en­trar en el cir­cui­to de te­dio y mo­no­to­nía. En­ton­ces, ha ha­bi­do dis­tin­tas épo­cas en las que me he co­nec­ta­do con di­ver­sas fa­ce­tas que me han traí­do enor­mes sa­tis­fac­cio­nes, así que con­si­de­ro que to­das, pe­ro en su ins­tan­te res­pec­ti­vo.

¿Se con­si­de­ra fe­mi­nis­ta? P

No. No soy se­gui­do­ra R de nin­gu­na co­rrien­te, aun­que res­pe­to to­das las ideo­lo­gías y fi­lo­so­fías. Me con­si­de­ro ul­tra fe­me­ni­na, con un dis­cur­so po­ten­te so­bre ser mu­jer y la esen­cia del gé­ne­ro.

En­ton­ces, ¿qué es P pa­ra us­ted ser fe­mi­nis­ta de con­vic­ción y no de emo­ción?

Pien­so que pa­ra ser­lo R de for­ma con­sis­ten­te es esen­cial los dos in­gre­dien­tes. Por eso no en­tro en cir­cui­tos que si bien res­pe­to, ha­go un pa­so al cos­ta­do. A mí me gus­ta más ha­blar del len­gua­je hu­mano en tér­mi­nos ge­ne­ra­les sin ses­gar­me a una so­la co­rrien­te.

P ¿Qué no ne­go­cia?

R Mi li­ber­tad en to­dos los sen­ti­dos, de ac­ción, de pen­sa­mien­to, de ex­pre­sión. Pa­ra mí es fun­da­men­tal.

¿A qué fi­gu­ra pú­bli­ca P o ar­tis­ta del en­tre­te­ni­mien­to ad­mi­ra?

R Ad­mi­ro a to­dos los que tie­nen ha­bi­li­da­des o ta­len­tos de los que yo ca­rez­co; o sea, a to­do el mun­do, por­que me fal­tan mu­chas co­sas por apren­der a ha­cer.

¿Cree que las re­des P so­cia­les han cau­sa­do que mu­chas per­so­nas no ten­gan vi­da pri­va­da?

Sí. Creo que las re­des R so­cia­les son un uni­ver­so ma­ra­vi­llo­so, por­que am­plia­ron las co­mu­ni­ca­cio­nes y re­du­je­ron el ta­ma­ño del planeta. Aho­ra to­do nos pa­re­ce cer­cano, has­ta los ar­tis­tas (...). Sin em­bar­go, cuan­do es­tas son usa­das pa­ra abrir la puer­ta de nues­tra vi­da per­so­nal y la ex­po­nen, creo que la tram­pa ter­mi­na con un re­sul­ta­do mor­tal, por eso en mis re­des so­cia­les lo que com­par­to son ex­pe­rien­cias, in­for­ma­ción, imá­ge­nes que con­si­de­ro in­tere­san­tes y pro­yec­tos de tra­ba­jo, pe­ro no abro las puer­tas de mi ca­sa, ni de mi ma­tri­mo­nio. Pa­ra mí ese es un uni­ver­so sa­gra­do. Esas puer­tas es­tán blin­da­das.

En­ton­ces, ¿esa es la P cla­ve pa­ra no so­bre­pa­sar la lí­nea en­tre lo pú­bli­co y lo pri­va­do en es­ta era me­diá­ti­ca?

Pa­ra mí sí. Yo ten­go cla­ro R que hay un co­lor pro­fe­sio­nal y otro per­so­nal que no se mez­clan. Ten­go cla­ro que hay una per­so­na que ex­pon­go y a tra­vés de es­ta me co­mu­ni­co con res­pe­to a las per­so­nas, pe­ro mi vi­da pri­va­da es mía, me per­te­ne­ce, es per­so­nal y no atra­vie­so esa lí­nea.

¿Có­mo asu­me las P crí­ti­cas des­truc­ti­vas en sus re­des so­cia­les?

Con el tiem­po ca­da vez R es un por­cen­ta­je me­nor el de per­so­nas que me lan­zan co­men­ta­rios des­agra­da­bles. Creo que la gen­te que me si­gue lo ha­ce por vo­lun­tad pro­pia y exis­te tá­ci­ta­men­te un res­pe­to. Cuan­do me di­cen al­go des­agra­da­ble me to­mo el tiem­po de es­cri­bir­le a la per­so­na en men­sa­je di­rec­to pa­ra en­ta­blar una con­ver­sa­ción en la que me dé la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­me. Con la edu­ca­ción y la de­cen­cia mu­chos ter­mi­nan re­trac­tán­do­se, e in­clu­so, ofre­cien­do dis­cul­pas. Si es un te­ma agre­si­vo blo­queo y lis­to, no en­tro en dis­cor­dia. Re­ci­bo con tran­qui­li­dad la crí­ti­ca por­que quien no la es­cu­cha en­tra en un es­ta­do de arro­gan­cia. Ade­más, pien­so que las vo­ces de des­agra­do tie­nen en el fon­do un por­cen­ta­je de ver­dad y uno no pue­de ha­cer­se el del oí­do sor­do. Pe­ro no de­jo que me ha­gan da­ño, to­mo del co­men­ta­rio so­lo lo que creo que me pue­de en­gran­de­cer

¿Por qué cree que la P cam­pa­ña #Metoo no ha lle­ga­do a Co­lom­bia? ¿Con­si­de­ra que en el mun­do del es­pec­tácu­lo co­lom­biano no se pre­sen­tan ca­sos de aco­so y abu­so se­xual?

Yo creo que en to­dos los R paí­ses exis­te. Pe­ro con­si­de­ro que cuan­do es­te ti­po de co­rrien­tes se vuel­ven mo­da en­ton­ces pier­den la for­ta­le­za y con­sis­ten­cia del con­te­ni­do co­mo tal y se con­vier­ten en olea­das me­diá­ti­cas que vie­nen y van.

¿Qué más vie­ne pa­ra P Ale­jan­dra Az­cá­ra­te?

No ten­go idea. No soy una R mu­jer de me­tas ni de pro­yec­tos de cor­to, me­diano y lar­go pla­zo. Yo voy a don­de la vi­da me lle­ve y creo que ten­go el sen­ti­do de la opor­tu­ni­dad de ele­gir lo que con­si­de­ro me con­vie­ne, soy se­lec­ti­va en mis de­ci­sio­nes. Yo vi­vo el hoy y dis­fru­to lo que ten­go y lo que ha­go.

AR­CHI­VO PAR­TI­CU­LAR

Ale­jan­dra Az­cá­ra­te pre­sen­ta el ‘show’ de ci­tas ‘Hay que ver pa­ra que­rer’ , que se trans­mi­te to­dos los lu­nes a las 10:00 de la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.