Fa­ro­les pa­ra la No­che de las Ve­li­tas

Cua­tro mu­je­res en Ba­rran­qui­lla y So­le­dad ela­bo­ran con sus fa­mi­lias mi­les de fa­ro­les que ca­da sie­te de di­ciem­bre ilu­mi­nan una tra­di­ción.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Da­nie­la Pu­li­do y Jo­nat­han Díaz

Un ven­de­dor aco­mo­da las pi­las de fa­ro­les que ofre­ce en una ca­rre­ti­lla en el Cen­tro de la ciu­dad, en la vís­pe­ra de la tra­di­cio­nal No­che de Ve­li­tas con mo­ti­vo de la fies­ta de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción. Co­mo él, mu­chos otros ven­de­do­res am­bu­lan­tes y es­ta­cio­na­rios in­va­den la ciu­dad con pi­las de ca­ji­tas mul­ti­co­lo­res, ela­bo­ra­das ar­te­sa­nal­men­te con ma­de­ra, car­tón y pa­pel ce­lo­fán, pa­ra re­vi­vir al ama­ne­cer de ma­ña­na, una de las tra­di­cio­nes más en­tra­ña­bles en es­ta ciu­dad. De es­ta ma­ne­ra se en­cien­de la Na­vi­dad en Ba­rran­qui­lla con la pri­me­ra de las cua­tro fies­tas de la que ha­bla la can­ción que es­ta no­che se oi­rá en to­da la ciu­dad.

So­fía De la Hoz, Ro­sa­lía Ibá­ñez Alon­so, Ye­nis Gue­rra Pa­re­jo y Oti­lia Zam­brano Ji­mé­nez tra­ba­jan en pro de la fe­cha que hoy prende la Na­vi­dad en Ba­rran­qui­lla: la No­che de Ve­li­tas. Sus ma­nos, que guar­dan ci­ca­tri­ces de su la­bor, crean des­de lu­ga­res dis­tin­tos los es­cu­dos co­lo­ri­dos que pro­te­gen las ve­las, que a su vez rin­den ho­me­na­je a la Vir­gen Ma­ría.

SO­FÍA DE LA HOZ. Agos­to anun­cia la lle­ga­da de la Na­vi­dad pa­ra es­ta ar­te­sa­na de fa­ro­les. Es en ese mes cuan­do co­mien­za a cor­tar la ma­de­ra de sus crea­cio­nes.

Los fa­ro­li­tos, que en ca­da la­do es­tán fo­rra­dos de pa­pel ce­lo­fán ver­de, azul, ro­jo y ama­ri­llo, es­tán ador­na­dos de fi­gu­ras na­vi­de­ñas es­car­cha­das, que les dan vi­da a las pa­re­des del ta­ller im­pro­vi­sa­do que tie­ne en su ca­sa. Con la ayu­da de sus hi­jos ar­ma cer­ca de 15.000 pie­zas de­co­ra­ti­vas que ven­den en es­ta épo­ca.

“Des­de agos­to em­pie­zo a cor­tar la ma­de­ra, pa­ra ha­cer la ba­se que al­ma­ceno en sa­cos. Des­pués ar­mo la par­te su­pe­rior, a la que lla­ma­mos ca­vi­ta, y lue­go ha­go la par­te in­fe­rior. Ese es el pri­mer pa­so de nues­tro tra­ba­jo de ca­si cua­tro me­ses”, di­ce So­fía en la te­rra­za de su ca­sa, en el ba­rrio 7 de abril.

Ella em­pe­zó a ela­bo­rar es­tos ar­tícu­los en 1969, cuan­do te­nía 14 años, gra­cias a la ini­cia­ti­va de su her­mano, que en­con­tró en la No­che de Ve­li­tas una for­ma de ga­nar­se la vi­da. Ha­ce 25 años se in­de­pen­di­zó, y hoy sus hi­jos son sus prin­ci­pa­les so­cios.

En cua­tro ho­ras, se­ña­la, pue­den ar­mar has­ta 500 fa­ro­les que los dis­tri­bui­do­res le com­pran. “Hay unos que vie­nen por 3.000, otros so­lo se lle­van 12”.

Di­ce que lo más di­fí­cil es cor­tar la ma­de­ra, ya que con­si­de­ra que los cor­tes de­ben que­dar pre­ci­sos pa­ra que el fa­rol que­de de­re­cho. No obs­tan­te, pa­ra So­fía no to­do es el an­cla­je, sino el aca­ba­do que le da el fo­rro del pa­pel ce­lo­fán y que ella pe­ga con al­mi­dón. El se­llo de sus fa­ro­les —se­ña­la— es la de­co­ra­ción con es­car­cha que ayu­da a que se ven­dan más rá­pi­do.

RO­SA­LÍA IBÁ­ÑEZ. Ade­más de los clá­si­cos fa­ro­les he­chos en ma­de­ra, al­gu­nos ar­te­sa­nos se las han in­ge­nia­do pa­ra ofre­cer otro ti­po de pro­duc­tos en plás­ti­co, ma­de­ra country o MDF y has­ta en to­tu­mo. Ro­sa­lía Ibá­ñez Alon­so, una de las 150 ar­te­sa­nas cen­sa­das en So­le­dad, quien por es­tos días ofre­ce sus pro­duc­tos en la Fe­ria Na­vi­de­ña, ubi­ca­da en el Par­que Ce­men­te­rio, ex­pli­có que co­men­zó a ex­pe­ri­men­tar con las bo­te­llas plás­ti­cas, has­ta que lo­gró dar­le for­ma de fa­rol. “Me sa­lían en for­ma de ja­rro­nes, lue­go per­fec­cio­né la téc­ni­ca y tam­bién le agre­gué fi­gu­ras na­vi­de­ñas y fun­cio­nó, han que­da­do gus­tan­do en­tre la gen­te”.

Ibá­ñez Alon­so in­di­có que ca­da fa­rol a fu­tu­ro pue­de ser uti­li­za­do pa­ra otras fun­cio­nes. “El res­to de la tem­po­ra­da sir­ven co­mo flo­re­ros o pa­ra guar­dar ac­ce­so­rios. Los ven­de­mos en­tre $3.000 a $4.000 y mu­chas ve­ces se ha­cen des­cuen­tos de­pen­dien­do la can­ti­dad”, di­jo es­ta ma­dre de dos hi­jas.

YE­NIS GUE­RRA. Es­ta ba­rran­qui­lle­ra es otra de las ar­te­sa­nas que se sa­lió de lo con­ven­cio­nal y ha­ce dos años fa­bri­ca fa­ro­les en MDF.

“Co­mien­zo des­de oc­tu­bre a tra­ba­jar, voy a las car­pin­te­rías a com­prar la ma­de­ra, creo mis mol­des y con una ca­la­do­ra ha­go fi­gu­ras co­mo ar­bo­li­tos, es­tre­llas, mu­ñe­cos de nie­ve y co­ra­zo­nes. De­mo­ro 20 mi­nu­tos ha­cién­do­los, es mu­cho más com­pli­ca­do el ar­ma­do, pe­ro que­dan muy bo­ni­tos”, di­jo Gue­rra, quien los ofre­ce a $2.500, mien­tras que en los al­ma­ce­nes de ca­de­na cues­tan en­tre $5.000 y $7.000.

Los fa­ro­les en to­tu­mo tam­bién son una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra quie­nes quie­ren que su te­rra­za luz­ca di­fe­ren­te con el en­cen­di­do de las ve­las. Luz Ara­gón en­con­tró en es­ta plan­ta el ma­te­rial ideal pa­ra ha­cer fa­ro­les que per­du­ren.

“Son muy re­sis­ten­tes y tam­bién se de­jan decorar y pin­tar fi­gu­ras”.

‘OTI’ JI­MÉ­NEZ. Oti­lia Zam­brano Ji­mé­nez, de 32 años, re­co­no­ci­da co­mo “Oti” por sus ve­ci­nos, lle­va una dé­ca­da fa­bri­can­do los fa­ro­les con­ven­cio­na­les.

Es­te año ven­dió 15.000 de sus pro­duc­tos en San­ta Mar­ta. Oti ex­pli­ca que pa­ra cum­plir su me­ta con­tra­tó a 10 de sus ve­ci­nos en la ca­lle 24 con ca­rre­ra 14, ba­rrio San An­to­nio, y des­de ju­nio ini­cia­ron la­bo­res.

“Son jor­na­das muy lar­gas, co­men­za­mos des­de las 5 de la ma­ña­na has­ta las 11:30 de la no­che. Es­te es un pro­ce­so muy lar­go, hay que cor­tar la ma­de­ra, mar­ti­llar, ha­cer los mar­cos, cor­tar el pa­pel, pe­gar­los”, in­di­có es­ta en­fer­me­ra su­pe­rior egre­sa­da de la Uni­ver­si­dad Me­tro­po­li­ta­na.

Oti se le mi­de a to­dos los pro­ce­sos, tie­ne una sie­rra en el pa­tio de su ca­sa-ta­ller en la que cor­ta la ma­de­ra con una sie­rra y co­mien­za a di­ri­gir así su “obra maes­tra”, co­mo ella lo lla­ma.

“Es­to es al­go que nun­ca pen­sé que ha­ría pa­ra ga­nar­me la vi­da, pe­ro soy una mu­jer em­pren­de­do­ra. Aho­ra que no ejer­zo mi pro­fe­sión, pue­do vi­vir de es­to y me sien­to fe­liz por­que pue­do apor­tar a que se man­ten­ga una tra­di­ción tan bo­ni­ta”, con­clu­yó la mu­jer mo­re­na cu­yos fa­ro­les ven­de a $500 pe­sos al por ma­yor, y a 800 pe­sos al de­tal.

CÉ­SAR BO­LÍ­VAR

MERY GRA­NA­DOS Y LUIS FE­LI­PE DE LA HOZ

So­fía De la Hoz pe­ga el ce­lo­fán de sus fa­ro­les en la te­rra­za de su ca­sa.

Ro­sa­lía Ibá­ñez Alon­so ha­ce sus fa­ro­les con en­va­ses de ga­seo­sa que las per­so­nas bo­tan a la ba­su­ra.

Fa­rol he­cho con una bo­te­lla plás­ti­ca.

LUIS F. DE LA HOZ

Ye­nis Gue­rra usa el car­tón en sus tra­ba­jos.

Oti­lia Zam­brano Ji­mé­nez ven­dió 15.000 fa­ro­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.