Un poe­ta en Pa­la­cio

Se­rá el tiem­po el que juz­gue con pre­ci­sión el pa­pel de Betancur co­mo es­ta­dis­ta. Pe­ro es­ta­mos con­ven­ci­dos de que, al fi­nal, ten­drá re­ser­va­do un pe­des­tal por sus es­fuer­zos no­bles pa­ra cons­truir un país y un mun­do me­jo­res.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA -

El fa­lle­ci­mien­to, ayer, del ex­pre­si­den­te Be­li­sa­rio Betancur se­gu­ra­men­te desata­rá un alud de aná­li­sis y es­tu­dios so­bre un per­so­na­je ex­cep­cio­nal por sus cua­li­da­des hu­ma­nas e in­te­lec­tua­les, que de­jó una hue­lla pro­fun­da en la his­to­ria del país. Hi­jo de un mo­des­to arrie­ro an­tio­que­ño, co­mo él mis­mo se en­car­ga­ba de sub­ra­yar, Betancur lle­gó a la Pre­si­den­cia en una co­yun­tu­ra de ele­va­da ten­sión po­lí­ti­ca y so­cial. Bue­na par­te del man­da­to de su an­te­ce­sor, el li­be­ral Ju­lio Cé­sar Tur­bay, ha­bía dis­cu­rri­do ba­jo la som­bra del Es­ta­tu­to de Se­gu­ri­dad, un me­ca­nis­mo con­tun­den­te de ‘mano du­ra’ an­te el avan­ce de la iz­quier­da. Betancur, hom­bre de enor­me sen­si­bi­li­dad, lle­gó a la Ca­sa de Na­ri­ño con un men­sa­je de con­ci­lia­ción que ca­ló no so­lo en Co­lom­bia, sino en la es­fe­ra in­ter­na­cio­nal. Mu­chos re­cuer­dan su me­mo­ra­ble in­ter­ven­ción an­te la ONU en 1983 –que The

New York Ti­mes ti­tu­ló: ‘Un lí­ri­co hi­zo po­ner de pie a las Na­cio­nes Uni­das’–, en la que de­di­có en­cen­di­dos elo­gios al Mo­vi­mien­to de los No Ali­nea­dos y se com­pro­me­tió a con­ver­tir a Co­lom­bia en una “po­ten­cia mo­ral”.

Na­da más al lle­gar al po­der, Betancur ofre­ció la paz a to­das las fuer­zas sub­ver­si­vas. “Le­van­to an­te el pue­blo de Co­lom­bia, una al­ta y blan­ca ban­de­ra de paz: la le­van­to an­te los opri­mi­dos, la le­van­to an­te los per­se­gui­dos, la le­van­to an­te los al­za­dos en ar­mas, an­te mis com­pa­trio­tas de to­dos los par­ti­dos y de los sin par­ti­do”, pro­cla­mó en su dis­cur­so de po­se­sión, el 7 de agos­to de 1982. Pe­se al cú­mu­lo de bue­nas in­ten­cio­nes, aquel es­fuer­zo de pa­ci­fi­ca­ción fue en­ca­llan­do por múl­ti­ples fac­to­res y re­ci­bió su es­to­ca­da fi­nal con la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia por el M-19. Es­te fue, sin du­da, el he­cho po­lí­ti­co al que que­da­rá aso­cia­da la pre­si­den­cia de Betancur. Los es­tu­dio­sos aún dis­cre­pan so­bre el pa­pel que ju­gó el pre­si­den­te en es­te acon­te­ci­mien­to trau­má­ti­co; en par­ti­cu­lar, si or­de­nó real­men­te la fe­roz res­pues­ta de las fuer­zas ar­ma­das o si adop­tó un pa­pel pa­si­vo an­te la inexo­ra­ble reac­ción de los mi­li­ta­res. Pe­ro el de­ba­te pa­só un se­gun­do lu­gar una se­ma­na des­pués, con la ca­tás­tro­fe de Ar­me­ro, en la que la erup­ción del vol­cán Ne­va­do del Ruiz pro­vo­có un alud de lo­do que se­pul­tó a más de 25 mil per­so­nas. El Go­bierno de Betancur no se li­bró de re­ci­bir crí­ti­cas de quie­nes de­nun­cia­ron fal­ta de pre­vi­sión. Un cuar­to mo­men­to cla­ve fue su de­ci­sión de re­cha­zar la ce­le­bra­ción del Mun­dial de Fút­bol de 1986, lo que con­vir­tió a Co­lom­bia en el úni­co país que ha re­cha­za­do ser se­de. “Co­lom­bia no tie­ne tiem­po pa­ra aten­der las ex­tra­va­gan­cias de la Fifa”, sen­ten­ció Betancur en 1982, re­nun­cian­do a una ‘jo­yi­ta’ por la que se pe­lea­rían mu­chos pre­si­den­tes.

A ries­go de in­cu­rrir en un lu­gar co­mún, el juez que es­ta­ble­ce­rá la pre­ci­sa di­men­sión de Betancur co­mo es­ta­dis­ta es el tiem­po. El ineluc­ta­ble tiem­po al que se re­fe­ría Bar­ba Ja­cob. Pe­ro es­ta­mos con­ven­ci­dos de que, más allá de las dis­cu­sio­nes na­tu­ra­les que pue­da ge­ne­rar su man­da­to en al­gu­nos te­mas es­pe­cí­fi­cos, al fi­nal ten­drá re­ser­va­do un pe­des­tal por sus es­fuer­zos pa­ra cons­truir un país y un mun­do me­jo­res.

La en­lo­que­ci­da to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia por el M-19, y la con­tun­den­te reac­ción de las fuer­zas mi­li­ta­res, es sin du­da el he­cho po­lí­ti­co al que que­da­rá aso­cia­da la Pre­si­den­cia de Be­li­sa­rio Betancur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.