El día que Be­li­sa­rio Be­tan­cur pi­dió per­dón por la to­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia en no­viem­bre de 1985

El Heraldo (Colombia) - - TEMA DEL DÍA -

El miér­co­les 6 y jue­ves 7 de no­viem­bre de 1985 ocu­rrió la To­ma del Pa­la­cio de Jus­ti­cia por par­te del M-19. La pri­mor­dial ra­zón por la que la gue­rri­lla de­ci­dió pla­near y eje­cu­tar el plan fue para ex­po­ner a Be­tan­cur an­te la opi­nión pú­bli­ca por la rup­tu­ra del ce­se al fue­go acor­da­da en las ne­go­cia­cio­nes de paz en los Acuer­dos de Co­rin­to en 1984. Trein­ta años des­pués, el ex­pre­si­den­te Be­li­sa­rio Be­tan­cur en una car­ta pú­bli­ca pi­dió per­dón por lo ocu­rri­do en el cen­tro de Bo­go­tá. “Nun­ca pen­sé que al­go así pu­die­ra lle­gar a ocu­rrir”. Cer­ca de 100 per­so­nas per­die­ron la vi­da aquel os­cu­ro día en la ca­pi­tal. Es la ho­ra y aún se le­van­tan fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas de sus ca­mas con la in­cer­ti­dum­bre de lo que ocu­rrió ese día y del pa­ra­de­ro de los res­tos de sus se­res que­ri­dos. Du­ran­te el mi­tin del 2005, el 52° man­da­ta­rio de la re­pú­bli­ca ex­pre­só en su es­cri­to, “Pa­sa­dos tan­tos años y en el con­tex­to de nue­vas reali­da­des des­co­no­ci­das en­ton­ces, mi­ro ha­cia atrás y veo que se de­bie­ron to­mar aún ma­yo­res pre­cau­cio­nes para pre­ser­var to­das las vi­das y para ga­ran­ti­zar un me­jor ma­ne­jo del lu­gar de los he­chos don­de fue­ron vil­men­te sa­cri­fi­ca­dos nu­me­ro­sos ciu­da­da­nos. Las pér­di­das hu­ma­nas me due­len en el al­ma y sé que due­len jus­ta­men­te a to­dos: las de los be­ne­mé­ri­tos ma­gis­tra­dos, las de los rehe­nes, la del ma­gis­tra­do Urán, las de los mi­li­ta­res y po­li­cías, y las de tan­tos otros”.

Tam­bién hi­zo cuan­do es­ta­ba cer­ca la con­se­cu­ción de la paz en el país. “Veo ya muy cer­ca la ca­ra de la paz en los diá­lo­gos de La Habana. Rue­go a Dios que esa paz, que sé que es an­he­la­da de una u otra ma­ne­ra por to­dos los co­lom­bia­nos, lle­gue pron­to a nues­tra pa­tria, lle­na de do­lor pe­ro tam­bién hoy lle­na de es­pe­ran­za”, así fue co­mo con­clu­yó su dis­cur­so lue­go de ex­pre­sar en su ros­tro y pa­la­bras la tris­te­za de un hom­bre que plan­teó des­de un prin­ci­pio en su man­da­to la paz en el país y erra­di­car la vio­len­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.