Jó­ve­nes, re­sis­tan

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Ma­ría Fer­nan­da Ma­tus @Ma­riaMa­tu­sV ma­ria.ma­[email protected]

En me­dio del desa­so­sie­go que ge­ne­ra un país que si­gue per­di­do, que no pien­sa en las pro­ble­má­ti­cas so­cia­les ni mu­cho me­nos en un fu­tu­ro me­dia­na­men­te digno para to­dos, apa­re­ce una mo­vi­li­za­ción que da es­pe­ran­za. Los jó­ve­nes co­lom­bia­nos lle­van más de cin­cuen­ta días ma­ni­fes­tán­do­se. Exi­gen el de­re­cho a la edu­ca­ción pú­bli­ca y de ca­li­dad. Re­sis­ten an­te un go­bierno que los ig­no­ra y no los tie­ne co­mo prio­ri­dad. Su lu­cha po­dría ser el ini­cio del ver­da­de­ro cam­bio.

Re­pe­tir que la edu­ca­ción es un de­re­cho fun­da­men­tal, que es la so­lu­ción a las ca­de­nas que nos con­de­nan a la in­jus­ti­cia so­cial y el úni­co ca­mino ha­cia el pro­gre­so, es una pe­ro­gru­lla­da tan evi­den­te co­mo la de­sigual­dad que de­fi­ne la realidad nacional. Sin em­bar­go, so­mos un país lleno de ob­vie­da­des. Nos gus­ta re­pe­tir erro­res y es­ta­mos aco­mo­da­dos en esa in­do­len­cia que jus­ti­fi­ca lo inacep­ta­ble. Es tan así, que en lu­gar de apo­yar a la ju­ven­tud en su lu­cha por la edu­ca­ción pú­bli­ca y de ca­li­dad, la se­ña­la­mos has­ta des­le­gi­ti­mar su fin. A pe­sar de que han pro­tes­ta­do pa­cí­fi­ca­men­te y de ma­ne­ra or­ga­ni­za­da, los po­cos dis­tur­bios que apa­re­cen en las ma­ni­fes­ta­cio­nes son más im­por­tan­tes que el ob­je­ti­vo de la lu­cha. Y les pre­gun­to: ¿has­ta cuán­do las cor­ti­nas de hu­mo? ¿Has­ta cuán­do van a ne­gar los pro­ble­mas de fon­do del país? ¿Has­ta cuán­do va­mos a per­mi­tir que el es­ta­ble­ci­mien­to des­di­bu­je lo re­le­van­te?

La vio­len­cia no se jus­ti­fi­ca en nin­gún ca­so. Si bien se han in­fil­tra­do ván­da­los en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, ván­da­los que po­drían ser al­gu­nos ci­vi­les, al­gu­nos es­tu­dian­tes o al­gu­nos miem­bros del mis­mo Es­ta­do, no es es­ta la realidad de la lu­cha ni mu­cho me­nos de la mo­vi­li­za­ción. Es un pe­que­ño su­ce­so que tra­ta de sa­bo­tear lo fun­da­men­tal: el au­men­to al pre­su­pues­to de la edu­ca­ción pú­bli­ca. No del Ice­tex, no de ‘Ser Pi­lo Pa­ga’ que aho­ra lla­man ‘Ge­ne­ra­ción E’, sino de la uni­ver­si­dad pú­bli­ca. Los jó­ve­nes se han or­ga­ni­za­do de ma­ne­ra ejem­plar. Re­sis­ten y no de­sis­ten. Los ti­tu­la­res en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­be­rían enfocarse en eso. Pe­ro co­mo so­mos el país de la distorsión de la realidad, en­ton­ces, las cor­ti­nas de hu­mo se vuelven lo esen­cial.

La ju­ven­tud que de­be­ría ser apo­ya­da e in­cen­ti­va­da a es­tu­diar, aquí es per­se­gui­da y se­ña­la­da. Se su­po­ne que el Es­mad es­tá para evi­tar dis­tur­bios y con­tro­lar si­tua­cio­nes que ge­ne­ran vio­len­cia. El te­ma es que no cum­plen su la­bor y, en mu­chas oca­sio­nes, son los ge­ne­ra­do­res de odio y des­con­trol. En va­rias ins­tan­cias, al­gu­nos de sus miem­bros han de­mos­tra­do que no pro­te­gen a la ciu­da­da­nía. Es preo­cu­pan­te que quie­ran des­fi­gu­rar una cau­sa tan jus­ta y ne­ce­sa­ria.

Los es­tu­dian­tes trans­for­ma­ron el des­tino de Fran­cia en Ma­yo del 68. Exi­gir los de­re­chos de los es­tu­dian­tes, los tra­ba­ja­do­res y la cla­se obre­ra mo­vi­li­zó a millones de fran­ce­ses y eu­ro­peos. Es­te he­cho cam­bió el rum­bo de la con­tem­po­ra­nei­dad en el mundo y abrió la puer­ta a una so­cie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va. Los es­tu­dian­tes lo­gra­ron un cam­bio que to­da­vía tras­cien­de. En Co­lom­bia, quie­ren ha­cer­nos creer que es im­pro­ba­ble con­se­guir­lo, pe­ro los jó­ve­nes co­lom­bia­nos es­tán de­mos­tran­do que es po­si­ble un fu­tu­ro más digno para to­dos. Su lu­cha po­dría con­ver­tir­se en el ini­cio del cam­bio. No exis­te fuer­za más gran­de que una ju­ven­tud mo­ti­va­da.

Áni­mo, es­tu­dian­tes co­lom­bia­nos. Re­sis­tan que el fu­tu­ro es­tá en sus ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.