Doc­tor, ga­na­do, is­las

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por En­ri­que Dá­vi­la Mar­tí­nez eda­vi­[email protected]

Pre­gun­ta: Hoy se le di­ce ‘doc­tor’ a cual­quier pro­fe­sio­nal o a quien ocu­pa un me­diano car­go. Eso em­po­bre­ce nues­tro lé­xi­co. Al­ber­to La­ma­drid, B/quilla.

R.: En la­tín, pro­fe­sor se di­ce doc­tor o pro­fes­sor; por eso, en el Im­pe­rio Ro­mano el maes­tro era lla­ma­do doc­tor. En el si­glo XII, la voz co­men­zó a de­sig­nar so­lo a los pro­fe­so­res que lle­ga­ban a la cús­pi­de de la je­rar­quía aca­dé­mi­ca. Se cree que de­cir­les ‘doc­tor’ a los mé­di­cos sur­gió a raíz de su Ju­ra­men­to Hi­po­crá­ti­co, en una par­te del cual pro­me­ten “en­se­ñar los pre­cep­tos, los sa­be­res se­cre­tos y to­do lo de­más de la doc­tri­na mé­di­ca a los alum­nos com­pro­me­ti­dos…”, es­to es, de­cla­ran que se­rán pro­fe­so­res, es de­cir, que se­rán doc­to­res. En nues­tro país, en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX, en par­ti­cu­lar en Bo­go­tá, se pa­só a lla­mar ‘doc­tor’ a quien por­ta­ra una cor­ba­ta o fue­ra bien tra­jea­do. Al gran po­lí­ti­co cal­den­se Gil­ber­to Al­za­te Aven­da­ño se le atri­bu­ye es­ta fra­se: “En Co­lom­bia to­do el mun­do es doc­tor mien­tras no se de­mues­tre lo con­tra­rio”. Es­te uso in­dis­tin­to de ‘doc­tor’ es des­te­llo de nues­tra ín­do­le co­lom­bia­na, que, en al­gu­nas par­tes más que en otras, ex­hi­be una za­la­me­ría da­do­ra de tí­tu­los.

P.: ¿Por qué a un con­jun­to de re­ses, ove­jas, etc. se le lla­ma “ga­na­do”? Jo­sé Cues­ta O., B/quilla.

R.: El ori­gen de ‘ga­na­do’ –que, por su­pues­to, se re­fie­re a ga­nar– es el ver­bo ger­má­ni­co gó­ti­co ga­nan, que quie­re de­cir ‘co­di­ciar, desear con avi­dez, an­siar’. Joan Co­ro­mi­nas, en su Bre­ve dic­cio­na­rio eti­mo­ló­gi­co de la len­gua cas­te­lla­na, re­gis­tra que ‘ga­na­do’, con el sen­ti­do de ‘ga­nan­cia, bie­nes’, es una de las vo­ces es­pa­ño­las más an­ti­gua­men­te do­cu­men­ta­das, sur­gi­da ha­cia el año 950, cuan­do se pre­ci­só su sen­ti­do “por la im­por­tan­cia de la ri­que­za pe­cua­ria en la eco­no­mía pri­mi­ti­va”. Co­mo con­se­cuen­cia, ha­cia 1140 pa­só a sig­ni­fi­car ‘con­jun­to de bes­tias man­sas que se apa­cien­tan’ pa­ra con­su­mir su le­che o su car­ne.

P.: ¿Por qué los gru­pos de is­las se lla­man ar­chi­pié­la­gos? Adol­fo Del Por­ti­llo, Bo­go­tá.

R.: Ar­chi­pié­la­go es una pa­la­bra que en su eti­mo­lo­gía na­da tie­ne que ver con is­la, pues es­ta úl­ti­ma vie­ne del la­tín insula. En la Gre­cia an­ti­gua, al mar Egeo le de­cían Ark­hi­pé­la­gos (del grie­go ark­hi-, prin­ci­pal, su­pe­rior; y pé­la­gos, mar), es­to es, ‘el mar prin­ci­pal’, que es la par­te del Me­di­te­rrá­neo com­pren­di­da en­tre ese país y Tur­quía, sem­bra­da de al­re­de­dor de cin­co mil is­las e is­lo­tes, mu­chos des­ha­bi­ta­dos. Por ser Gre­cia un país mon­ta­ño­so, las co­mu­ni­ca­cio­nes te­rres­tres eran di­fí­ci­les, pe­ro ese mar fa­ci­li­tó el co­mer­cio y con­tri­bu­yó al desa­rro­llo na­val y mi­li­tar del Es­ta­do. Era, en­ton­ces, su mar pro­vee­dor, ‘el mar prin­ci­pal; el gran mar lleno de is­las’. Des­pués, es­ta de­no­mi­na­ción evo­lu­cio­nó a ‘con­jun­to de is­las cer­ca­nas en­tre sí’, lo­ca­li­za­das en el Ark­hi­pé­la­gos; y lue­go, cuan­do el pre­do­mi­nio de cier­tas áreas ha­bi­ta­das des­pla­zó la im­por­tan­cia re­la­ti­va de los ma­res, pa­só a ser, sim­ple­men­te, ‘abun­dan­cia de is­las’ en cual­quier mar u océano, tal co­mo cons­ta en mu­chos do­cu­men­tos del si­glo XVI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.