Cos­tum­bres na­vi­de­ñas “que de­ben se­guir vi­vas”

Ar­mar el pe­se­bre, de­co­rar las ca­sas e ilu­mi­nar las cua­dras son tra­di­cio­nes que, se­gún los ba­rran­qui­lle­ros “hay que re­cu­pe­rar”.

El Heraldo (Colombia) - - TENDENCIAS - Por Keryl Brod­meier

Dolcey Gu­tié­rrez, ani­ma­dor ha­bi­tual de las fies­tas de­cem­bri­nas, cree que mu­chas vie­jas y bue­nas cos­tum­bres na­vi­de­ñas se han ido per­dien­do.

“Que­mar la co­ro­na de ad­vien­to, que re­pre­sen­ta las cua­tro se­ma­nas an­tes de la Na­vi­dad es una de esas cos­tum­bres que se han per­di­do, por­que la gen­te en es­tos tiem­pos les ha da­do la es­pal­da. Pren­der las Ve­li­tas, ha­blar­les a los me­no­res del Ni­ño Dios, ya to­do es­to se con­si­de­ra an­ti­cua­do y fue­ra de on­da, pe­ro son cos­tum­bres her­mo­sas de an­ta­ño”, re­cla­ma el ar­tis­ta na­tu­ral de Ner­vi­tí, Bo­lí­var.

Una de las mo­ti­va­cio­nes pa­ra es­cri­bir su can­ción Pren­de las Ve­li­tas —ex­pli­ca Dolcey— era ha­cer­le un lla­ma­do a la ju­ven­tud del va­lor de las tra­di­cio­nes de di­ciem­bre, la im­por­tan­cia de es­tar en fa­mi­lia.

En el ca­so de Ra­fael Va­len­cia los olo­res a pin­tu­ra y tra­qui tra­qui ha­cen que re­gre­se al pa­sa­do, que se trans­por­te a los me­jo­res re­cuer­dos de su ni­ñez: las ma­dru­ga­das de días co­mo hoy o del 24 de di­ciem­bre en el ba­rrio El Si­len­cio. Cuan­do em­pe­za­ban a des­pun­tar los pri­me­ros ra­yos del sol dan­do anun­cio al ama­ne­cer, una muchachada en­tre los 10 y 14 años sa­lía a la ca­lle con la fres­ca ven­to­le­ra de­cem­bri­na, re­cuer­da Ra­fael. “¿Ju­gue­mos un par­ti­di­to de bo­la ‘e can­de­la?”, pro­po­nían sus ami­gos más arries­ga­dos. “A eso de las 3 a.m. pren­dían con fós­fo­ros una bo­la ‘e tra­po em­pa­pa­da en com­bus­ti­ble, pa­ra ju­gar un par­ti­do con la pe­lo­ta ardiendo”.

Pa­ra don Ra­fa, co­mo le co­no­cen a es­te hom­bre de 58 años, ese jue­go “irres­pon­sa­ble de pe­lao” que le po­nía a la­tir el co­ra­zón a mil, se aca­bó jun­to a otras co­mo ar­mar el mu­ñe­co del año vie­jo en­tre to­dos los ve­ci­nos.

“Creo que la Na­vi­dad ha cam­bia­do con las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. De­be­mos sem­brar en nues­tras fa­mi­lias el res­ca­te de las tra­di­cio­nes sa­nas”, di­jo con al­go de me­lan­co­lía y re­co­no­cien­do que usar pól­vo­ra era un ac­to irres­pon­sa­ble.

CHE­CO ACOS­TA Can­tan­te so­le­de­ño. “Era tra­di­ción po­ner­se ro­pa ama­ri­lla en Año Nue­vo”.

“La gen­te se es­me­ra­ba en pin­tar, po­ner ador­nos na­vi­de­ños y lu­ces. Ha des­apa­re­ci­do la tra­di­ción de ama­ne­cer en fa­mi­lia”.

MÁS RE­CUER­DOS. Jor­ge Sar­mien­to, ha­bi­tan­te del ba­rrio Cos­ta Her­mo­sa, en So­le­dad, cuen­ta que de­co­rar las fa­cha­das de las ca­sas con guir­nal­das y lu­ces na­vi­de­ñas es otra de las cos­tum­bres de­cem­bri­nas más bo­ni­tas que se han ido per­dien­do.

“An­tes los re­co­rri­dos de lu­ces no eran so­la­men­te en los par­ques de la ciu­dad. Eran en las ca­sas, la gen­te se es­me­ra­ba en pin­tar, en po­ner ador­nos na­vi­de­ños y lu­ces. Ade­más, ha des­apa­re­ci­do la tra­di­ción de ama­ne­cer en fa­mi­lia días co­mo el 8, el 24 o el 31”, apun­tó.

An­drea Sa­li­nas, una co­lom­bia­na re­si­den­te en Es­ta­dos Uni­dos, cuen­ta que las me­jo­res na­vi­da­des las vi­vió en el ba­rrio El Car­men de Ba­rran­qui­lla, don­de vi­vió gran par­te de su ju­ven­tud.

“La gen­te era muy cá­li­da. Uno se sen­tía en me­dio del amor y la her­man­dad, en la ca­sa de mis fa­mi­lia­res ha­cía­mos unas ce­nas en las que com­par­tía to­do el mun­do. En los ba­rrios de Ba­rran­qui­lla se sien­te me­nos la so­le­dad”, afir­mó

Pa­ra El rey de la Gua­ra­cha, Aní­bal “Sen­sa­ción” Ve­lás­quez, las ce­nas com­par­ti­das en­tre ami­gos y ve­ci­nos ca­da vez son más es­ca­sas, por­que los jó­ve­nes cre­cen con las ga­nas de ir­se de ca­sa a co­no­cer el mun­do.

“An­tes exis­tían mu­chos ri­tua­les fa­mi­lia­res al ha­cer los pas­te­les, pren­der las ve­li­tas y las lu­ces en las ca­sas. Hoy es muy ra­ro ver eso”, ex­pre­só.

¿PA­SÓ DE MO­DA?. Al­ber­to Ba­lles­tas año­ra los vie­jos tiem­pos en su cua­dra del ba­rrio Si­món Bo­lí­var cuan­do ce­le­bra­ban en­tre mú­si­ca na­vi­de­ña, cer­ve­za y san­co­cho de ga­lli­na.

“Los ve­ci­nos de la cua­dra se reu­nían y com­par­tían co­mo una so­la fa­mi­lia. Fue­ron épo­cas muy her­mo­sas”, di­jo.

Ed­win Ri­ve­ra con­cuer­da con Al­ber­to y re­sal­ta los tiem­pos en los que los ve­ci­nos se unían pa­ra de­co­rar la cua­dra. “Ha­cía­mos reunio­nes con me­ses de an­ti­ci­pa­ción. En ellas dis­cu­tía­mos co­mo iba a ser la de­co­ra­ción de la ca­lle, que ti­po de ce­le­bra­ción ha­ría­mos, las se­ño­ras cua­dra­ban la co­mi­da y el pre­su­pues­to. Hoy ca­da quien va por su la­do”.

Emil­se Pue­llo, por su par­te, es­pe­ra las fe­chas es­pe­cia­les te­jien­do en su me­ce­do­ra. Tie­ne 87 años, 80 de ellos en­co­men­dán­do­se a la Vir­gen de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, de­di­cán­do­le la luz de ca­da ve­la y pi­dién­do­le de­seos pa­ra que no le fal­te el pan ni la sa­lud .

ANÍ­BAL VE­LÁS­QUEZ Can­tau­tor y acor­deo­ne­ro. “Hay que pren­der ve­las y lu­ces, ha­cer pas­te­les”.

AL­FRE­DO GU­TIÉ­RREZ Can­tau­tor y acor­deo­ne­ro. “La gen­te se va pa­ra otros la­dos, ya no se que­dan en ca­sa”.

Co­mo en su ju­ven­tud, Emil­se se vi­sua­li­za ce­le­bran­do la Na­vi­dad en la te­rra­za de su ca­sa en el ba­rrio La Pla­ya. Di­ce que en su ca­so la cos­tum­bre de re­unir­se en fa­mi­lia si­gue vi­va y por eso ar­ma el ar­bo­li­to y el pe­se­bre des­de no­viem­bre. De he­cho, sus 10 hi­jos y 24 nie­tos no cam­bian “por na­da” acom­pa­ñar­la en es­tas fe­chas.

DOLCEY GU­TIÉ­RREZ Can­tau­tor. “Que­mar la co­ro­na de ad­vien­to es fun­da­men­tal”.

RES­CA­TAR LA TRA­DI­CIÓN. Pa­ra el re­co­no­ci­do Rey del Acor­deón, Al­fre­do Gu­tié­rrez, una de las prin­ci­pa­les preo­cu­pa­cio­nes que tie­ne por las tra­di­cio­nes na­vi­de­ñas en la ciu­dad es que la gen­te se tras­la­da a otros lu­ga­res.

“La gen­te se va de Ba­rran­qui­lla pa­ra otros la­dos, 24 y 31 y has­ta en Car­na­val. Ya no se reúnen en fa­mi­lia a las 12 de la me­dia no­che al­re­de­dor del ar­bo­li­to a can­tar la no­ve­na y re­ci­bir los re­ga­los. No se es­cu­cha la mú­si­ca tí­pi­ca co­mo el po­rro, la cum­bia, el va­lle­na­to de Ale­jan­dro Du­rán, Co­rra­le­ros o la de Pa­cho Ga­lán. So­lo los cua­tro días de car­na­val y de­be ser to­do el año”, ma­ni­fes­tó.

Yesenia Pé­rez re­cuer­da que en Na­vi­dad so­lía ar­mar pan­de­re­tas con che­cas y el mu­ñe­co de año vie­jo, al que los ve­ci­nos ves­tían de ma­ri­mon­das, bo­rra­chos o in­clu­si­ve, el per­so­na­je más po­pu­lar de la tem­po­ra­da. Y aun­que pa­ra ella, lo me­jor es ha­ber de­ja­do atrás la pól­vo­ra por los ac­ci­den­tes que oca­sio­na­ba, ela­bo­rar es­tos mu­ñe­cos era la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra com­par­tir en fa­mi­lia y ve­ci­nos.

El mú­si­co so­le­de­ño Che­co Acos­ta opi­na que han mer­ma­do al­gu­nos agüe­ros de fin de año que an­tes eran tra­di­cio­na­les co­mo po­ner­se ro­pa in­te­rior ama­ri­lla pa­ra re­ci­bir el año nue­vo, dar una vuel­ta a la man­za­na con la ma­le­ta pa­ra atraer los via­jes y co­mer las 12 uvas. Se­ña­la que es­tá en ca­da fa­mi­lia y sus lí­de­res man­te­ner es­tas y otras tra­di­cio­nes que a la ho­ra de te son par­te de nues­tra cul­tu­ra.

La abun­dan­cia cul­tu­ral de es­ta re­gión la ha­ce due­ña de un pa­tri­mo­nio, una esen­cia, unas de las más fas­ci­nan­tes cos­tum­bres an­ces­tra­les del Ca­ri­be.

“El re­to pa­ra to­dos en la Na­vi­dad de­be ser el res­ca­te de las tra­di­cio­nes”, ex­pre­só la rei­na del Car­na­val 2019, Ca­ro­li­na Se­ge­bre.

“La Na­vi­dad nos lle­na de emo­cio­nes. No de­be­ría per­der­se la tra­di­ción de de­co­rar las fa­cha­das de las ca­sas, lle­nar­las de lu­ces y lo me­jor, ha­cer­lo en fa­mi­lia pa­ra que las ca­lles de la ciu­dad se vis­tan de ale­gría. To­dos so­mos em­ba­ja­do­res de lo nues­tro”.

HAN­SEL VÁS­QUEZ

La No­che de Ve­li­tas es una de las fies­tas de­cem­bri­nas más tra­di­cio­na­les en Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.