LEA HOY

Co­men­za­ron fes­te­jos de un año en ho­me­na­je a Est­her­ci­ta Fo­re­ro.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Keryl Brod­meier y Jo­nat­han Díaz

“Las ca­lles de mi vie­ja Ba­rran­qui­lla, do­ra­das por el sol y las are­nas, el ca­ño sa­lu­dan­do al Mag­da­le­na con flo­res de bo­ni­tas ba­ta­ti­llas…”

Es­tos ver­sos me­lan­có­li­cos re­tra­tan un fiel sen­tir. El es­pí­ri­tu de los li­bres que ci­men­ta­ron es­ta ciu­dad, de los or­gu­llo­sos des­cen­dien­tes que la po­bla­ron, y de los enamo­ra­dos que hoy ha­bi­tan es­te te­rru­ño de en­can­tos.

Un día co­mo ayer, ha­ce 99 años na­ció Est­her­ci­ta Fo­re­ro, la No­via de Ba­rran­qui­lla. Su sen­si­bi­li­dad ar­tís­ti­ca, su poe­sía evo­ca­do­ra de son­ri­sas que se de­ba­ten en­tre nos­tal­gias, y su fue­go crea­ti­vo la con­vir­tie­ron en un ícono mu­si­cal de la ciu­dad.

En el Ba­rrio El Ro­sa­rio, en la es­qui­na de la Igle­sia que lle­va ese mis­mo nom­bre, na­ció una de las más em­ble­má­ti­cas com­po­si­to­ras ba­rran­qui­lle­ras de to­dos los tiem­pos.

En la ca­lle 41 con 46, que­da­ba la vi­vien­da de Est­her­ci­ta, una an­ti­gua ca­so­na co­lin­dan­te al Cen­tro y al Ba­rrio Aba­jo en la que vi­vió al­re­de­dor de 20 años, an­tes de mu­dar­se a El Si­len­cio.

Así lo re­cuer­da Re­be­ca Za­pa­ta de Al­ba, una mu­jer de 89 años, que sen­ta­da en una me­ce­do­ra, jun­to a su si­lla de rue­das, co­gía fres­co en su enor­me pa­tio.

Re­be­ca, re­me­mo­ra con un bri­llo es­pe­cial en sus ojos a aque­lla mu­jer aco­ge­do­ra, de son­ri­sa fá­cil y bra­zos abier­tos.

“Est­her­ci­ta era una gran per­so­na, una bue­na ve­ci­na de no­so­tros, la con­si­de­ré mi ami­ga. En la te­rra­za echá­ba­mos cuen­tos, era ale­gre y di­cha­ra­che­ra, lo que más ex­tra­ño de ella era su ca­li­dez y ama­bi­li­dad”, ma­ni­fes­tó.

La ca­sa de mue­bles an­ti­guos, bal­do­sas ro­jas y ama­ri­llas y un te­cho de ma­de­ra que se ele­va­ba por en­ci­ma de los 6 me­tros es el ho­gar de Re­be­ca ha­ce 66 años. La vi­vien­da que­da­ba diagonal a la de Est­her­ci­ta, por eso ase­gu­ra te­ner vi­va en su me­mo­ria su ale­gría y don de gen­tes.

El­sa Cha­mo­rro, una mu­jer que con­vier­te su ca­sa en res­tau­ran­te du­ran­te el me­dio­día ha­bi­ta ha­ce 55 años en el sec­tor. Mien­tras eje­cu­ta­ba al­gu­nas la­bo­res en la co­ci­na y aten­día a sus clien­tes ha­cía un via­je en el tiem­po pa­ra re­cor­dar a la mu­jer que de­jó un se­llo im­bo­rra­ble en la his­to­ria de la ciu­dad.

“Siem­pre fue muy bue­na per­so­na, muy ale­gre y ser­vi­cial”, di­jo es­bo­zan­do lo que pa­re­ció una son­ri­sa car­ga­da de año­ran­za.

De la ca­sa de co­lor ver­de cla­ro con blan­co, puer­tas de do­ble ho­ja y ven­ta­nas de va­ri­llas del­ga­das don­de se ges­tó una par­te tras­cen­den­tal de la his­to­ria mu­si­cal de Ba­rran­qui­lla hoy no que­da na­da. En su lu­gar fun­cio­na una fá­bri­ca de me­tal­me­cá­ni­ca y son po­cos los ve­ci­nos que re­cuer­dan que por mu­chos años “al la­do de la ca­sa de los Diaz­gra­na­dos Fan­di­ño (don­de hay una ma­ta de co­ral)”, vi­vió la No­via de Ba­rran­qui­lla.

HO­ME­NA­JE. En el Par­que Est­her­ci­ta Fo­re­ro con el pa­li­to de ma­ta­rra­tón

“Est­her­ci­ta era una gran per­so­na, una bue­na ve­ci­na”.

y la lu­na ba­rran­qui­lle­ra de tes­ti­go, la agru­pa­ción Tu­na de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co y La Ban­do­la La­tin Mu­sic le de­di­ca­ron una se­re­na­ta a es­ta ar­tis­ta in­ter­pre­tan­do al­gu­nos de sus éxi­tos co­mo La Gua­cher­na, Mi vie­ja Ba­rran­qui­lla, La lu­na de Ba­rran­qui­lla, en­tre otras.

La rei­na del Car­na­val, Ca­ro­li­na Se­ge­bre,el lo­cu­tor, Osvaldo Sam­pa­yo; los reyes del Car­na­val de los Ni­ños, Cé­sar de la Hoz e Isa­be­lla Cha­cón, el se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra Juan Jo­sé Ja­ra­mi­llo, Ál­va­ro Mar­tes, di­rec­tor del Mu­seo de An­tro­po­lo­gía de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co y fa­mi­lia­res de la No­via de Ba­rran­qui­lla hi­cie­ron par­te de la aper­tu­ra de los cien años del na­ta­li­cio de Est­her­ci­ta, que se ex­ten­de­rá du­ran­te to­do el año, des­de ano­che, fe­cha en la que se ce­le­bra­ron sus 99 años, has­ta el 10 de di­ciem­bre de 2019

IN­VES­TI­GA­CIóN. Dos es­cri­to­res lo­ca­les tra­ba­jan en as­pec­tos iné­di­tos de es­ta can­tau­to­ra, que des­de los cua­tro años co­men­zó a can­tar en las ter­tu­lias fa­mi­lia­res y tea­tros lo­ca­les. Una dé­ca­da des­pués de­bu­tó en la emi­so­ra La Voz de Ba­rran­qui­lla y pos­te­rior­men­te re­co­rre­ría Amé­ri­ca pa­ra des­lum­brar con su ta­len­to.

El in­ves­ti­ga­dor cul­tu­ral, pe­rio­dis­ta y eco­no­mis­ta Ál­va­ro Sues­cún To­le­do, quien por en­car­go de la pro­pia Est­her­ci­ta, ha­ce 22 años tra­ba­ja en su bio­gra­fía, pre­ci­só que a ella so­lo se le co­no­ce des­de 1978 cuan­do gra­bó Éra­se una vez en La Are­no­sa, pe­ro que de sus cin­co pri­me­ras dé­ca­das de vi­da es po­co lo que se ha con­ta­do.

“De ella no se su­po en­tre los 15 y los 54 años, esa es la in­cóg­ni­ta que quie­ro re­sol­ver, por­que a los 19 ya ha­bía ido de gi­ra por Pa­na­má y Ve­ne­zue­la dos ve­ces. En 1948 via­jó a Ve­ne­zue­la nue­va­men­te pa­ra em­pren­der una ex­ten­sa gi­ra que du­ró 11 años, pa­seán­do­se por Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, Puer­to Ri­co, Cu­ba y Es­ta­dos Uni­dos, en es­te úl­ti­mo país vi­vió cin­co años”.

“En Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na com­pu­so el bo­le­ro San­to Do­min­go, un re­to a la dic­ta­du­ra del ge­ne­ral Ra­fael Leo­ni­das Tru­ji­llo, quien ha­bía cam­bia­do el nom­bre de la ca­pi­tal pa­ra­po­ner­leel­su­yo;ella­tu­vo la va­len­tía de com­po­ner es­ta can­ción y fue res­pal­da­da por los do­mi­ni­ca­nos quie­nes la aco­gie­ron co­mo su se­gun­do himno na­cio­nal, por lo que fue ex­pul­sa­da de es­te país”, agre­gó Sues­cún To­le­do.

So­bre la vi­da per­so­nal de la ar­tis­ta, anotó que era una mu­jer re­ca­ta­da, sen­ci­lla y aman­te de nues­tra cul­tu­ra.

“Era muy entregada a las per­so­nas, se des­vi­vía por ha­cer­le fa­vo­res a to­do el mun­do y to­dos la bus­ca­ban pa­ra pe­dír­se­los. En me­dio de es­ta ima­gen de triun­fos y mo­men­tos so­bre­sa­lien­tes, era una mu­jer con mu­cha tris­te­za pro­duc­to de la gran po­bre­za en la que vi­vió, ya que fue aban­do­na­da por su pa­dre, un agen­te de po­li­cía”, di­jo Sues­cún, que el pró­xi­mo año lan­za­rá el li­bro La no­via de Ba­rran­qui­lla.

JESúS RI­CO Cé­SAR BOLíVAR

Ca­ro­li­na Se­ge­bre, rei­na del Car­na­val, encabezó el ho­me­na­je ano­che a Est­her Fo­re­ro en el par­que que lle­va su nom­bre en la ca­rre­ra 43 con ca­lle 74, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Cua­dra de la ca­lle 41 con ca­rre­ra 46 del ba­rrio El Ro­sa­rio, don­de vi­vió Est­her­ci­ta Fo­re­ro.

RE­BE­CA ZA­PA­TA DE AL­BA Ve­ci­na de Est­her­ci­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.