Re­cor­dan­do a Sé­ne­ca

El anun­cio del pro­cu­ra­dor Ca­rrilllo de que no pres­cri­bi­rán las in­ves­ti­ga­cio­nes dis­ci­pli­na­rias so­bre gra­ves vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos es positiva, pe­ro in­su­fi­cien­te. El gran re­to es agi­li­zar los ex­pe­dien­tes.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA -

Ayer con mo­ti­vo de la ce­le­bra­ción del 70 aniver­sa­rio del Día In­ter­na­cio­nal de los De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU, el pro­cu­ra­dor ge­ne­ral de la Na­ción, Fernando Ca­rri­llo, hi­zo un anun­cio de gran tras­cen­den­cia que pre­vi­si­ble­men­te des­en­ca­de­na­rá un de­ba­te po­lí­ti­co. Di­jo que las in­ves­ti­ga­cio­nes dis­ci­pli­na­rias que se si­guen con­tra fun­cio­na­rios por su par­ti­ci­pa­ción en crí­me­nes de le­sa hu­ma­ni­dad o vio­la­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos se­rán im­pres­crip­ti­bles. En otras pa­la­bras, no se ar­chi­va­rán a los 12 años, co­mo es­ta­ble­cía has­ta aho­ra la nor­ma. La de­ci­sión, se­gún pre­ci­só el pro­pio Ca­rri­llo, co­bi­ja­rá unos 700 pro­ce­sos con­tra al­cal­des, go­ber­na­do­res y otros fun­cio­na­rios, en ejer­ci­cio o no, im­pli­ca­dos en esas ti­po­lo­gías de­lic­ti­vas. Se tra­ta, sin du­da, de una bue­na no­ti­cia, en es­pe­cial pa­ra las víc­ti­mas de las atro­ci­da­des, mu­chas de las cua­les lle­van años es­pe­ran­do al­gu­na se­ñal de re­sar­ci­mien­to al in­men­so do­lor acu­mu­la­do.

Sin em­bar­go, al mis­mo tiem­po, no de­ja de cau­sar es­tu­por el ele­va­do nú­me­ro de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre gra­ves de­li­tos que se en­cuen­tran en trá­mi­te, mu­chas de las cua­les, se­gún nos es­ta­mos en­te­ran­do, co­rrían el ries­go de ter­mi­nar ex­tra­via­das en los anaque­les del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co si el pro­cu­ra­dor no hu­bie­ra anun­cia­do su dis­po­si­ción a cam­biar la nor­ma. Aho­ra bien, una co­sa es de­cla­rar la no ex­tin­ción de las in­ves­ti­ga­cio­nes y otra, muy dis­tin­ta, es ga­ran­ti­zar que es­tas se desa­rro­llen den­tro de unos pla­zos que per­mi­tan otor­gar­les la con­si­de­ra­ción de jus­tas. Ya lo de­cía Sé­ne­ca en el si­glo I de nues­tra era: “Na­da se pa­re­ce tan­to a la in­jus­ti­cia co­mo la jus­ti­cia tar­día”.

Si la de­ci­sión del pro­cu­ra­dor Ca­rri­llo no se que­da en un me­ro anun­cio de ca­ra a la ga­le­ría, si de ver­dad se va a pro­ce­der pa­ra agi­li­zar los ex­pe­dien­tes acu­mu­la­dos, se ac­ti­va­ría una fuen­te al­ter­na pa­ra acla­rar los crí­me­nes más gra­ves co­me­ti­dos du­ran­te años de con­flic­to, más allá de la vía pe­nal.

La cual, por cier­to, da a mu­chos ciu­da­da­nos la im­pre­sión –ya sea por des­in­for­ma­ción o por la reali­dad de los he­chos– de mar­char a paso de tor­tu­ga. Se­ría con­ve­nien­te al res­pec­to que la JEP ex­pli­ca­ra có­mo van los pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les ba­jo su ór­bi­ta y cuán­do se po­drían pro­du­cir las pri­me­ras con­de­nas, pa­ra ha­cer ho­nor a la ya ci­ta­da fra­se del gran Sé­ne­ca. Co­mo de­cía­mos, que se de­cla­ren im­pres­crip­ti­bles las in­ves­ti­ga­cio­nes dis­ci­pli­na­rias de crí­me­nes de ex­tre­ma gra­ve­dad es una no­ti­cia bue­na, pe­ro in­su­fi­cien­te. La úni­ca ga­ran­tía de que ha­ya jus­ti­cia ple­na es que los ex­pe­dien­tes –sean o no pres­crip­ti­bles– se tra­mi­ten con agi­li­dad. Que los ins­truc­to­res ten­gan con­cien­cia de que el tiem­po es uno de los pi­la­res de la jus­ti­cia.

La úni­ca ga­ran­tía de que la jus­ti­cia sea ple­na es que las in­ves­ti­ga­cio­nes se sus­tan­cien con ce­le­ri­dad. Que los ins­truc­to­res to­men ver­da­de­ra con­cien­cia de que el tiem­po es uno de los pi­la­res de la jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.