Li­cor adul­te­ra­do: la ale­gría de di­ciem­bre de­pen­de de us­ted

El con­su­mo de al­cohol es un al­to fac­tor de ries­go.

El Heraldo (Colombia) - - LOCALES - MA­RÍA OROSTEGUI

La épo­ca de­cem­bri­na pro- du­ce gran sen­si­bi­li­dad hu­ma­na y, con ello, el al­cohol es acom­pa­ñan­te fre­cuen­te en ca­da mo­men­to de ale­gría, uni­dad fa­mi­liar y so­cial.

Pe­ro la reali­dad es que cua­tro de ca­da 10 ciu­da­da­nos no sa­be iden­ti­fi­car en­tre una be­bi­da al­cohó­li­ca adul­te­ra­da y una ofi­cial, sin des­co­no­cer que, de por sí, el al­cohol es una sus­tan­cia tó­xi­ca. Adi­cio­nal­men­te, pro­du­ce con­se­cuen­cias de or­den so­cial, eco­nó­mi­cas y cul­tu­ra­les en la po­bla­ción. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (2010), pue­de pro­du­cir efec­tos so­bre quie­nes le ro­dean, en as­pec­tos co­mo vio­len­cia fa­mi­liar, con­flic­tos ma­ri­ta­les, pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, abu­so de me­no­res, en­tre mu­chos más.

En el mun­do, el con­su­mo de al­cohol ocu­pa el ter­cer lu­gar en­tre los prin­ci­pa­les fac­to­res de ries­go de muer­te pre­ma­tu­ra y dis­ca­pa­ci­dad; es el prin­ci­pal fac­tor de ries­go de muer­te en hom­bres con eda­des en­tre 15 y 59 años, de­bi­do a he­ri­das, vio­len­cia y en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. En La­ti­noa­mé­ri­ca, se es­tá co­men­zan­do a be­ber a los 10 años de edad.

El Mi­nis­te­rio de Sa­lud y Pro­tec­ción So­cial (2016) in­di­ca que el con­su­mo no­ci­vo de al­cohol es un pro­ble­ma glo­bal de gran­des di­men­sio­nes, múl­ti­ples re­per­cu­sio­nes, afec­tan­do la sa­lud fí­si­ca y men­tal de mi­llo­nes de per­so­nas. Sus con­se­cuen­cias van des­de la con­vi­ven­cia, el bie­nes­tar fa­mi­liar y de la ni­ñez, la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, el desem­pe­ño ocu­pa­cio­nal y la pro­duc­ti­vi­dad. De la mis­ma ma­ne­ra tie­ne una co­ne­xión di­rec­ta con en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles co­mo la dia­be­tes, la obe­si­dad y al­gu­nos ti­pos cán­cer. Va­le la pe­na de­cir que al sis­te­ma de sa­lud le cues­ta 24 bi­llo­nes de pe­sos anua­les las en­fer­me­da­des no trans­mi­si­bles.

Pe­se a que se han for­ta­le­ci­do las me­di­das de con­trol a la pro­duc­ción y ven­ta ilí­ci­ta de be­bi­das al­cohó­li­cas sin re­gis­tro ofi­cial, en fe­bre­ro del 2016 se co­no­ció que el 70% del li­cor en el mer­ca­do co­lom­biano se en­cuen­tra adul­te­ra­do, de acuer­do con re­por­tes de las au­to­ri­da­des en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

La Cos­ta Ca­ri­be es la re­gión del país don­de más tra­go ile­gal se pro­du­ce y su au­ge cre­ce, pre­ci­sa­men­te, con las fies­tas de­cem­bri­nas. Y no so­lo se pro­du­ce de for­ma ar­te­sa­nal al in­te­rior del país, sino que pa­sa a tra­vés de las fron­te­ras de Pa­na­má, Ve­ne­zue­la y Ecua­dor.

El prin­ci­pal com­po­nen­te del li­cor adul­te­ra­do es su al­ta car­ga de me­ta­nol, en­tre ellos la pre­sen­cia de los me­ta­les pe­sa­dos tó­xi­cos (co­bre, plo­mo y cad­mio) que ge­ne­ran pa­ra la sa­lud hu­ma­na da­ños irre­ver­si­bles en las cé­lu­las re­ti­nia­nas, car­día­cas, he­pá­ti­cas y en­ce­fá­li­cas; pue­de pro­du­cir tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos, ci­rro­sis he­pá­ti­ca, en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, ce­gue­ra, al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas, he­mo­rra­gias gas­tro­in­tes­ti­na­les, cán­cer en cual­quier par­te del trac­to di­ges­ti­vo o in­clu­so la muer­te.

El li­cor adul­te­ra­do po­dría iden­ti­fi­car­se al vi­sua­li­zar las par­tí­cu­las de los me­ta­les pe­sa­dos. Es­té aler­ta an­tes de con­su­mir: re­vi­se que no pre­sen­te cuer­pos ex­tra­ños en su in­te­rior, el se­llo del fa­bri­can­te y re­gis­tro In­vi­ma. Por lo ge­ne­ral las bo­te­llas re­en­va­sa­das no tie­nen es­tos se­llos.

Pa­ra es­tas fe­chas de di­ciem­bre, en lu­gar del con­su­mo de li­cor, lo me­jor es aco­ger la fa­mi­lia y com­par­tir en amor, to­le­ran­cia y res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.