Dul­zu­ra que ma­ta

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN - Por Jo­sé Con­sue­gra B.

De los efec­tos po­si­ti­vos de la di­fu­sión ma­si­va e ins­tan­tá­nea de in­for­ma­ción que per­mi­ten hoy las re­des so­cia­les y los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es que son fa­ci­li­ta­do­res de cam­pa­ñas de pro­mo­ción de la sa­lud y pre­ven­ción de en­fer­me­da­des. Aho­ra te­ne­mos a la mano to­do ti­po de con­cep­tos y es­tu­dios so­bre los per­jui­cios que pro­vo­can los ma­los há­bi­tos en nues­tro or­ga­nis­mo. A pe­sar de ello, la po­bla­ción no asu­me ac­ti­tu­des y com­por­ta­mien­tos de cam­bio y, sim­ple­men­te, con­ti­núa sien­do es­cla­va de cos­tum­bres ali­men­ti­cias mal­sa­nas.

Ejem­plo de ello son las cam­pa­ñas que se rea­li­zan de ma­ne­ra ma­si­va en con­tra del uso ha­bi­tual, co­ti­diano, abu­si­vo y has­ta adic­ti­vo de ali­men­tos azu­ca­ra­dos, que coad­yu­van a so­bre­pa­sar las ne­ce­si­da­des ca­ló­ri­cas del or­ga­nis­mo, y se con­vier­ten en fac­to­res de­sen­ca­de­nan­tes de en­fer­me­da­des co­mo la obe­si­dad, la ca­ries, la dia­be­tes y las afec­cio­nes car­dio­vas­cu­la­res, en­tre otras.

El abu­so del con­su­mo de azú­ca­res li­bres que, se­gún la OMS, son los agre­ga­dos por fa­bri­can­tes, co­ci­ne­ros y con­su­mi­do­res, ge­ne­ra una fuer­te de­pen­den­cia ha­cia ellos, y son uti­li­za­dos co­mo an­zue­lo adic­ti­vo pa­ra lo­grar la leal­tad del con­su­mi­dor. En la co­ti­dia­ni­dad lo ex­pe­ri­men­ta­mos cuan­do to­ma­mos una ga­seo­sa, abri­mos una bol­sa de me­ca­to o pro­ba­mos un pos­tre y es su­ma­men­te di­fí­cil re­sis­tir­se a de­jar de co­mer­lo.

La va­lio­sa ini­cia­ti­va ‘No comas más men­ti­ras’, de la cor­po­ra­ción Red Pa­paz, bus­ca que la ciu­da­da­nía le exi­ja al Es­ta­do im­ple­men­tar nor­mas y pro­gra­mas pa­ra pre­ve­nir las ma­las prác­ti­cas ali­men­ti­cias, co­mo la im­po­si­ción de eti­que­tas con in­for­ma­ción cla­ra y ve­raz del con­te­ni­do nu­tri­cio­nal de los pro­duc­tos co­mes­ti­bles. Una in­ves­ti­ga­ción de ese or­ga­nis­mo en 2017, arro­jó que el 87% de los en­cues­ta­dos con­si­de­ran que la in­for­ma­ción de es­tos pro­duc­tos no per­mi­te iden­ti­fi­car si tie­nen ex­ce­so de azú­car, gra­sa o so­dio, y cer­ca del 70% de­fi­ne que las eti­que­tas ac­tua­les son di­fí­ci­les de en­ten­der y no brin­dan in­for­ma­ción útil. Los da­tos nu­tri­cio­na­les de­ben ser vi­si­bles, ob­je­ti­vos y con­fia­bles pa­ra per­mi­tir al con­su­mi­dor dis­cer­nir y de­ci­dir so­bre las cua­li­da­des y ca­li­dad de los ali­men­tos.

Lo gra­ve es que la vi­da mo­der­na nos ha alie­na­do a la ali­men­ta­ción no na­tu­ral, de ela­bo­ra­ción in­dus­trial, de fá­cil ad­qui­si­ción y con­ser­va­ción, co­mo las me­rien­das de los ni­ños que hoy, en su ma­yo­ría, son ali­men­tos pro­ce­sa­dos in­dus­trial­men­te co­mo los ju­gui­tos de ca­ja, las ga­seo­sas o los pa­que­tes de me­ca­tos.

En­tre las es­ta­dís­ti­cas preo­cu­pan­tes de­ri­va­das de la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Si­tua­ción Nu­tri­cio­nal de Co­lom­bia (En­sin), es­tá que el ex­ce­so de pe­so en los ni­ños en edad es­co­lar (5 a 12 años) au­men­tó de 18,8% en 2010 a 24,4% en 2015, que uno de ca­da cin­co ado­les­cen­tes pre­sen­ta so­bre­pe­so, mien­tras que uno de ca­da cin­co jó­ve­nes y adul­tos es obe­so.

Es­ta­mos a tiem­po de ha­cer una pau­sa a es­ta in­vo­lu­ción de la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca que vi­ve hoy nues­tra so­cie­dad. Te­ne­mos la obli­ga­ción de ac­tuar, sin lle­gar a ex­tre­mos, pa­ra que los ali­men­tos que les brin­de­mos a nues­tros ni­ños sean lo más na­tu­ra­les y sa­lu­da­bles po­si­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.