Dis­rup­ción

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Jai­ro Pa­ra­da

Los co­lom­bia­nos vi­vi­mos tiem­pos agi­ta­dos con su­ce­sos que se amon­to­nan, con una reforma fis­cal que se­rá un col­cha de retazos, don­de al­gu­nas co­sas se han lo­gra­do a fa­vor de la po­bla­ción, pe­ro lle­na de re­ga­los pa­ra las gran­des em­pre­sas, el cre­cien­te es­cán­da­lo de Odebrecht que ya va por $50 mi­llo- nes de dó­la­res, con un fis­cal de­bi­li­ta­do y una ter­na inú­til, con la reforma a la jus­ti­cia en­re­da­da y un re­sul­ta­do le­gis­la­ti­vo bien po­bre, más una eco­no­mía que pa­re­ce em­pe­zar a per­der en al­go su re­cu­pe­ra­ción, to­do ello su­mién­do­nos en el es­cep­ti­cis­mo fren­te a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

Pe­ro si las co­sas se agi­tan con las mar­chas jus­tas de los es­tu­dian­tes, an­te un go­bierno que de­bió to­mar en se­rio la ne­go­cia­ción con los jó­ve­nes des­de el co­mien­zo, y no li­mi­tán­do­se a ofer­tas pre­su­pues­ta­les a sus agen­tes bu­ro­crá­ti­cos en las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas, y un pre­si­den­te que pa­re­ce no co­ger­le el pul­so a los pro­ble­mas del país, más el sur­gi­mien­to de vi­deos os­cu­ros, no por ello po­de­mos caer en el es­cep­ti­cis­mo, sino tal vez ver­lo co­mo la dis­rup­ción de nue­vas fuer­zas y nue­vos cam­bios que se vie­nen en el país.

El ca­so de los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’ en Fran­cia ha mos­tra­do una po­bla­ción can­sa­da de vi­vir mal, ago­bia­da por los im­pues­tos y las al­zas de la ga­so­li­na, don­de el in­gre­so ape­nas al­can­za pa­ra pa­gar el arrien­do y me­dio co­mer, sin de­re­cho a más na­da.

El mo­vi­mien­to so­cial ha apa­re­ci­do con fuer­za, don­de los sec­to­res de ex­tre­ma tan­to de de­re­cha co­mo de iz­quier­da, quie­ren pes­car en río re­vuel­to. La ver­dad es que de­be­mos ad­mi­rar a los ciu­da­da­nos fran­ce­ses, que por en­ci­ma de los par­ti­dos y de to­dos los ma­ti­ces, sa­lie­ron a pro­tes­tar des­de ha­ce ca­si un mes y han acorralado al go­bierno cen­tris­ta de ta­lan­te neo­li­be­ral de Em­ma­nuel Ma­cron.

Sin du­da la de­mo­cra­cia es­tá ba­jo ata­que y por to­dos la­dos apa­re­cen au­to­ri­ta­ris­mos de de­re­cha. La de­mo­cra­cia se ha vuel­to plu­to­cra­cia y has­ta en Ba­rran­qui­lla lo vi­vi­mos. Sa­ra­ma­go de­cía que no de­be­mos con­ten­tar­nos con el cuen­to que la de­mo­cra­cia es un mal ré­gi­men, pe­ro es lo me­jor que po­dría­mos con­se­guir. Se­ña­la­ba que ha­bía que lu­char pa­ra me­jo­rar­lo. Mi­chael San­del fren­te a es­te te­ma nos arro­ja cua­tro re­fle­xio­nes. En pri­mer lu­gar, hay que tra­ba­jar por so­cie­da­des me­nos de­sigua­les y la tri­bu­ta­ción de­be ser una he­rra­mien­ta. Se­ña­la que no de­be­mos li­mi­tar­nos al es­lo­gan de la equi­dad y la su­pues­ta igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Has­ta en Es­ta­dos Uni­dos so­lo el 4% lle­ga al más al­to quin­til del in­gre­so. La ma­yor edu­ca­ción no com­pen­sa la de­sigual­dad ni ga­ran­ti­za la mo­vi­li­dad. En se­gun­do lu­gar, critica el te­ma de la me­ri­to­cra­cia. Los de aba­jo di­fí­cil­men­te sur­gen por esa vía cuan­do se en­fren­tan al po­der y sus in­fluen­cias, ba­sa­do en la de­sigual­dad. En ter­cer lu­gar, re­cla­ma la ne­ce­si­dad de re­cu­pe­rar la dig­ni­dad de tra­ba­jar, de ha­cer co­sas que le sir­van a la gen­te, y cues­tio­na el con­cep­to de “ha­cer di­ne­ro”, de “ad­mi­nis­trar el di­ne­ro” que es el sue­ño ilu­so de nues­tros jó­ve­nes. De­be­mos for­ta­le­cer el mun­do del tra­ba­jo y no el mun­do sin ello. Por úl­ti­mo, re­co­no­cer que el li­bre co­mer­cio po­co ha re­suel­to nues­tros pro­ble­mas y que la emi­gra­ción es el re­fle­jo de esa cri­sis. Son tiem­pos de dis­rup­ción y Fran­cia es ape­nas la chis­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.