Men­tir no im­por­ta...

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN | PUNTOS DE VISTA - Por Cecilia Ló­pez Montaño

Se es­tá vol­vien­do ca­si im­po­si­ble en nues­tro país es­cri­bir so­bre te­mas po­si­ti­vos, y es­to es real­men­te la­men­ta­ble. Ca­da ho­ra, no ca­da día, sa­len a re­lu­cir te­mas real­men­te preo­cu­pan­tes. Te­mas que no pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­dos por el bien de la so­cie­dad co­mo un to­do. Es­to es aún mu­cho más cier­to cuan­do se tra­ta de ac­ti­tu­des de un go­bierno, que en un país pre­si­den­cia­lis­ta co­mo Co­lom­bia, per­mi­te co­sas inau­di­tas. Esas ac­ti­tu­des son men­sa­jes pa­ra mi­llo­nes de jó­ve­nes en pro­ce­so de for­ma­ción co­mo ciu­da­da­nos.

La for­ma co­mo el pre­si­den­te Du­que es­tá ma­ne­jan­do el nom­bre de quien de­be­ría ocu­par la di­rec­ción del Cen­tro de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, Vi­cen­te To­rri­jos, es real­men­te la­men­ta­ble. Peor aún fue que la di­rec­to­ra de Pros­pe­ri­dad So­cial, Su­sa­na Co­rrea, en­ti­dad del go­bierno a la cual le co­rres­pon­de es­te nom­bra­mien­to, ce­rra­ra de una to­da po­si­bi­li­dad de re­con­si­de­ra­ción del nom­bre de To­rri­jos pa­ra tan im­por­tan­te car­go. El te­ma se les com­pli­có, por­que que­dó en evi­den­cia que no era ver­dad lo que To­rri­jos ha­bía in­clui­do en su ho­ja de vi­da y por esas men­ti­ras la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio, de la cual era pro­fe­sor, le can­ce­ló su con­tra­to. An­te es­te te­ma tan de­li­ca­do, el go­bierno, en ca­be­za de la se­ño­ra Co­rrea, se man­tu­vo en que co­mo cum­plía los re­qui­si­tos se man­ten­dría en su nom­bra­mien­to.

Se­gu­ra­men­te por la pre­sión me­diá­ti­ca, el pre­si­den­te Du­que aca­ba de afir­mar que es­pe­ra que el se­ñor To­rri­jos acla­re su si­tua­ción an­te la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio. ¿Eso quie­re de­cir que con­tra­rio a lo que afir­mó su fun­cio­na­ria, el nom­bra­mien­to de To­rri­jos es­tá en ve­re­mos? Por des­co­no­cer có­mo ter­mi­na­rá es­ta his­to­ria que se une a la acu­mu­la­ción de equi­vo­ca­cio­nes del go­bierno ac­tual –in­clui­da la sa­li­da en fal­so de la vi­ce­pre­si­den­ta– es bueno se­ña­lar lo que hay de­trás de es­ta de­ci­sión.

El men­sa­je que tie­ne en sus ma­nos el pre­si­den­te Du­que y su go­bierno es si la men­ti­ra im­por­ta o no im­por­ta, co­mo has­ta aho­ra pa­re­ce­ría. No de­be ol­vi­dar­se que es­te ti­po de res­pues­tas ex­plí­ci­tas so­bre un te­ma tan de­li­ca­do en un país don­de la trans­pa­ren­cia se per­dió, de­ja un men­sa­je muy gra­ve pa­ra una ju­ven­tud que es­tá cre­cien­do en me­dio de tan­tos men­sa­jes fal­sos. Men­tir sí im­por­ta y aquel que fun­da­men­te su de­sa­rro­llo pro­fe­sio­nal y su vi­da fa­mi­liar en apar­tar­se de la ver­dad, fi­nal­men­te se des­mo­ro­na y to­do lo que es­tá a su al­re­de­dor tam­bién. Pe­ro si al­guien que va a ocu­par una al­ta po­si­ción en el go­bierno o en ge­ne­ral en el Es­ta­do pue­de men­tir, se va­li­da to­tal­men­te es­te inade­cua­do pro­ce­der.

Por fa­vor se­ñor Pre­si­den­te, no se equi­vo­que de nue­vo con es­te nom­bra­mien­to y já­le­le las ore­jas a la di­rec­to­ra de Pros­pe­ri­dad So­cial que ya ha da­do su­fi­cien­tes mues­tras de su arro­gan­cia, su­ma­da a su ig­no­ran­cia so­bre lo que sig­ni­fi­ca ser un fun­cio­na­rio del Es­ta­do. Por fa­vor, asu­man la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen que asu­mir por el im­pac­to de sus ac­tua­cio­nes so­bre los va­lo­res de es­ta so­cie­dad y es­pe­cial­men­te so­bre el ca­mino que los jó­ve­nes sien­ten que de­ben se­guir en sus vi­das.

Men­tir sí im­por­ta y de­be cos­tar­le a quien eli­ja ese ca­mino pa­ra as­cen­der en su vi­da pro­fe­sio­nal en cual­quier car­go, pe­ro en par­ti­cu­lar en una po­si­ción pú­bli­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.