Tras­teo de vo­to: Un de­li­to

El Heraldo (Colombia) - - POLÍTICA - Por Or­lan­do V. Ca­ba­lle­ro

La Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, en sen­ten­cia de tu­te­la T-135/00, in­di­có que el de­re­cho a par­ti­ci­par en la con­for­ma­ción, ejer­ci­cio y con­trol del po­der po­lí­ti­co, se ra­di­ca en ca­be­za de to­dos los ciu­da­da­nos, pe­ro es­tá ex­pre­sa­men­te li­mi­ta­do por la Car­ta Po­lí­ti­ca a los re­si­den­tes en el mu­ni­ci­pio, cuan­do se re­fie­re a la elec­ción de las au­to­ri­da­des lo­ca­les o la de­ci­sión de asun­tos del mis­mo ca­rác­ter, pues el Cons­ti­tu­yen­te co­lom­biano en­con­tró que de es­ta for­ma de­bía cum­plir­se con el fin esen­cial del Es­ta­do, de fa­ci­li­tar la par­ti­ci­pa­ción de to­dos en las de­ci­sio­nes que los afec­tan.

Así, la prác­ti­ca de in­cluir en los cen­sos elec­to­ra­les mu­ni­ci­pa­les a per­so­nas que no re­si­den en el lu­gar, a fin de que esos vo­tan­tes sean es­cru­ta­dos jun­to con los re­si­den­tes en la elec­ción de las au­to­ri­da­des lo­ca­les o la de­ci­sión de asun­tos que afec­tan a los ha­bi­tan­tes de de­ter­mi­na­do mu­ni­ci­pio, cla­ra­men­te vio­la las dis­po­si­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les alu­di­das, y es una ac­tua­ción irre­gu­lar que de­be ser con­tro­la­da por el Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral, pues en esos ca­sos, es­ta en­ti­dad de­be ejer­cer de con­for­mi­dad con la ley, la atri­bu­ción es­pe­cial de ve­lar por el de­sa­rro­llo de los pro­ce­sos elec­to­ra­les en con­di­cio­nes de ple­nas ga­ran­tías.

Ade­más de ser un de­li­to, es­ta irre­gu­la­ri­dad por su­fra­gar en mu­ni­ci­pio dis­tin­to del que se re­si­de y ser es­cru­ta­do, ge­ne­ra la nu­li­dad de las ac­tas de es­cru­ti­nio, una vez ve­ri­fi­ca­do que el re­gis­tro es fal­so o apó­cri­fo o se es­ta­blez­can ele­men­tos, que ha­yan ser­vi­do pa­ra la for­ma­ción irre­gu­lar del cen­so.

El con­teo de esos vo­tos irre­gu­lar­men­te pro­du­ci­dos en los es­cru­ti­nios mu­ni­ci­pa­les, pue­de al­te­rar el re­sul­ta­do de la elec­ción lo­cal de que se tra­te, y fal­sear la vo­lun­tad de quie­nes par­ti­ci­pan en la elec­ción de au­to­ri­da­des lo­ca­les o en la de­ci­sión de asun­tos del mis­mo ca­rác­ter en ejer­ci­cio lí­ci­to de su de­re­cho, por lo que es per­fec­ta­men­te plau­si­ble que las cor­po­ra­cio­nes de la ju­ris­dic­ción con­ten­cio­sa, en ejer­ci­cio de las com­pe­ten­cias que les atri­bu­yen la Car­ta Po­lí­ti­ca y las le­yes vi­gen­tes pa­ra co­no­cer de los pro­ce­sos elec­to­ra­les, una vez ve­ri­fi­quen que "el re­gis­tro es fal­so o apó­cri­fo, o fal­sos o apó­cri­fos los ele­men­tos que ha­yan ser­vi­do pa­ra su for­ma­ción", de­cla­ren que son nu­las las co­rres­pon­dien­tes ac­tas de es­cru­ti­nio de los ju­ra­dos de vo­ta­ción o de las cor­po­ra­cio­nes elec­to­ra­les.

Si las per­so­nas por­ta­do­ras de las cé­du­las de ciu­da­da­nía cu­ya ins­crip­ción fue anu­la­da, efec­ti­va­men­te su­fra­gan en mu­ni­ci­pio dis­tin­to a aquél en que re­si­den, y sus vo­tos son es­cru­ta­dos, vio­lan el de­re­cho de par­ti­ci­pa­ción de los re­si­den­tes en esa cir­cuns­crip­ción mu­ni­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.