Ma­ri­bel, la “ma­má igua­na” del Par­que San­tan­der

La guar­da­par­que se en­car­ga de ali­men­tar a al­re­de­dor de cin­cuen­ta la­gar­tos que vi­ven en los ár­bo­les de es­te si­tio del nor­te de la ciu­dad.

El Heraldo (Colombia) - - LOCALES - Por Juan Ca­mi­lo Gar­cía

“No vi­vo con ellas, pe­ro per­ma­nez­co tan­to tiem­po a su la­do que las cui­do co­mo si fue­ran mis hi­jas”.

Así se re­fie­re Ma­ri­bel Oroz­co al ca­ri­ño y cui­da­do que le de­di­ca a las igua­nas que me­ro­dean el Par­que San­tan­der, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

La his­to­ria de es­ta ba­rran­qui­lle­ra, que es una es­pe­cie de “guar­dia­na de las igua­nas”, co­men­zó cuan­do le en­co­men­da­ron a la­bor de cui­dar el par­que, ubi­ca­do en la ca­lle 64 con ca­rre­ra 58.

Cuan­do em­pe­zó su tra­ba­jo en es­ta zo­na, no­tó que los ani­ma­les le da­ña­ban las plan­tas que día a día cui­da­ba.

“Me di­cen la ma­má igua­na (ri­sas). Yo lle­gué ha­ce cua­tro años a es­te par­que y yo veía que ha­bía mu­chas igua­nas que se co­mían las plan­tas, en­ton­ces yo me preo­cu­pa­ba por­que me es­ta­ba da­ñan­do el tra­ba­jo. Un día se me ocu­rrió la idea de bus­car­les co­mi­da, fru­tas pa­ra ver si de­ja­ban de co­mer­se las ma­tas”, re­cor­dó la mu­jer de 56 años.

La idea le fun­cio­nó y con­si­guió que el due­ño de una fru­te­ra que que­da a tres cua­dras del par­que le re­ga­la­ra dia­ria­men­te con­chas de fru­tas, a la que se han acos­tum­bra­do las igua­nas.

“Ellas es­tán fa­mi­lia­ri­za­das con­mi­go. Yo las lla­mo con un chi­fli­do pa­ra dar­les la co­mi­da y bajan de los ár­bo­les”, in­di­có mien­tras alis­ta­ba las cás­ca­ras de pa­pa­ya. Aun cuan­do ella no pue­de pa­sar a re­co­ger la bol­sa de cás­ca­ras de fru­tas, al­gu­nas per­so­nas se la acercan.

A pe­sar de que Ma­ri­bel no tie­ne nin­gún es­tu­dio so­bre es­tos ani­ma­les, con el tiem­po ha apren­di­do a co­no­cer­los. “Sé que co­men una so­la vez al día, por lo ge­ne­ral se bajan de los ár­bo­les a co­mer, se suben y no bajan más en to­do el día. Nor­mal­men­te en los días nu­bla­dos no bajan. Tam­bién sé que son muy te­rri­to­ria­les y que en ca­da ár­bol hay un ca­po­ro más gran­de que no per­mi­te que otros se suban en ese mis­mo ár­bol”, agre­gó.

El ca­ri­ño con las igua­nas ha si­do mu­tuo —cuen­ta Ma­ri­bel— que en va­rias oca­sio­nes han ido otras per­so­nas pa­ra in­ten­tar ali­men­tar­las co­mo lo ha­ce ella, pe­ro han si­do re­cha­za­dos.

“Ha­ce co­mo dos se­ma­nas vino un mu­cha­cho que me vio ali­men­tán­do­las y di­jo que él tam­bién lo que­ría ha­cer. Se acer­có a un ca­po­ro pa­ra dar­le una con­cha de gui­neo y es­te le res­pon­dió con un co­le­ta­zo”, ex­pre­só.

Ma­ri­bel re­co­no­ce que las igua­nas so­lo la re­co­no­cen a ella cuan­do es­tá ves­ti­da con su uni­for­me: una ca­mi­se­ta ver­de, jean, bo­tas y una go­rra ver­de. “Hay días que he ve­ni­do a traer­les co­mi­da con otra ro­pa dis­tin­ta, pe­ro no bajan”.

El cui­da­do con la ali­men­ta­ción no es la úni­ca preo­cu­pa­ción de Ma­ri­bel. Ella tra­ta de es­tar pen­dien­te de que al­gu­nas per­so­nas no le ti­ren pie­dras, al­men­dras ni pe­pas de man­go. Ade­más tra­ta de te­ner cui­da­do con las igua­nas que se van ha­cia la ca­lle pa­ra que los ca­rros fre­nen.

“Aho­ra he es­ta­do te­nien­do al­gu­nos pro­ble­mas por­que han ve­ni­do per­so­nas pa­ra lle­var­se igua­nas y tam­bién bus­can­do sus huevos, pe­ro yo no de­jo. Les di­go que lla­mo a la Po­li­cía pa­ra que va­yan pre­sos”, agre­gó.

Cuan­do ter­mi­na su jor­na­da la­bo­ral, lle­ga a su ca­sa y les cuen­ta a sus hi­jos. “Ellos se ríen de las lo­cu­ras mías. A ve­ces me di­cen mo­les­tán­do­me que quie­ro más a las igua­nas que a ellos (ri­sas)”, di­jo.

Hoy en día las igua­nas se han con­ver­ti­do en uno de los atrac­ti­vos del Par­que San­tan­der.

“Mu­cha gen­te vie­ne y les to­ma fo­tos. He vis­to va­rios tu­ris­tas que las ven y de­tie­nen los ca­rros pa­ra ver có­mo les doy co­mi­da y apro­ve­chan pa­ra to­mar fo­tos”, con­clu­yó.

RA­FAEL PO­LO

Igua­nas me­ro­dean­do el Par­que San­tan­der. Ma­ri­bel ali­men­ta con con­chas de fru­tas a una igua­na del Par­que San­tan­der, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Un ca­po­ro ba­jan­do de uno de los ár­bo­les del par­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.