La Vic­to­ria

El Heraldo (Colombia) - - LOCALES - Por Dei­vis Ló­pez Or­te­ga

Una dé­ca­da des­pués de ha­ber na­ci­do, su per­so­na­li­dad de ni­ño tí­mi­do se trans­for­ma en la de un adul­to lleno de ex­pe­rien­cia cuan­do pi­sa la can­cha de béis­bol del ba­rrio La Vic­to­ria. Ges­ti­cu­la, da in­di­ca­cio­nes, to­ma el ba­te y se le ve se­gu­ro.

Se tra­ta del in­fan­te Em­ma­nuel Oroz­co, cu­ya po­si­ción en el ‘dia­man­te’, co­mo se le co­no­ce al cam­po de jue­go de es­te de­por­te, es la de se­gun­da ba­se, aun­que tam­bién ha­ce de shor­ts­top (pa­ra­cor­to en es­pa­ñol) las ve­ces que el má­na­ger así lo desea, se­gún co­men­tó.

Na­ció en es­ta ur­ba­ni­za­ción de la Lo­ca­li­dad Me­tro­po­li­ta­na de Ba­rran­qui­lla, don­de tam­bién cre­ció y se dio a co­no­cer el ex­beis­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal Jo­sé Al­fre­do ‘Dotty’ Ji­mé­nez, quien ga­nó nue­ve cam­peo­na­tos de Béis­bol Pro­fe­sio­nal Co­lom­biano con Los Cai­ma­nes, cam­peón na­cio­nal con la Se­lec­ción Atlán­ti­co y re­co­no­ci­do nue­ve ve­ces con el pre­mio Guan­te de Oro, en 28 años de ca­rre­ra.

Por lo an­te­rior, y de acuer­do con sus ha­bi­tan­tes, La Vic­to­ria es un ba­rrio de beis­bo­lis­tas, que bus­can per­fi­lar al mis­mo ni­vel de Mon­te­cris­to o Ba­rrio Aba­jo. Cuen­ta con su pro­pio es­ta­dio de béis­bol, tie­ne beis­bo­lis­tas his­tó­ri­cos a ni­vel lo­cal y la nue­va ge­ne­ra­ción que quie­re es­cri­bir una his­to­ria me­jor, a la que per­te­ne­ce Oroz­co.

“Lo que me gus­ta del béis­bol es que tie­ne si­tua­cio­nes que tú no es­pe­ras”, di­jo con la voz tem­blo­ro­sa y con la mi­ra­da fi­ja en la pe­lo­ta di­mi­nu­ta que iba a lan­zar su com­pa­ñe­ro du­ran­te el en­tre­na­mien­to del equi­po San­to Do­min­go, que tie­ne co­mo se­de es­te es­ta­dio re­cién re­mo­de­la­do en­tre las ca­rre­ras 10C y 10E, con ca­lles 45C y Mu­ri­llo.

Se­gún el beis­bo­lis­ta de cor­ta edad, pri­me­ro apren­dió a ba­tear y a lan­zar des­de los seis años, y lue­go su­po su­mar y res­tar. Su abue­lo, quien prac­ti­có el béis­bol de ma­ne­ra afi­cio­na­da, lo ins­tru­yó y aho­ra es el dia­man­te el que se con­vir­tió en su lu­gar fa­vo­ri­to. De he­cho, re­si­de a un par de cua­dras del es­ce­na­rio de­por­ti­vo.

Wi­lliaM Guihu­rT Técnico ad­mi­nis­tra­ti­vo “El cam­bio del ba­rrio se ve en sus es­pa­cios pú­bli­cos”.

Sin em­bar­go, tie­ne cla­ro que, si la in­ten­ción es ser un beis­bo­lis­ta pro­fe­sio­nal exi­to­so co­mo su “ejem­plo a se­guir” Édgar Ren­te­ría, de­be sa­ber com­ple­men­tar sus há­bi­tos de­por­ti­vos con sus res­pon­sa­bi­li­da­des en la es­cue­la Ga­briel Gar­cía Már­quez, don­de es­te año cur­sa­rá 5° de pri­ma­ria.

“Lle­vo una po­si­ción ni­ve­la­da en­tre el co­le­gio y el equi­po de béis­bol, de­bo man­te­ner la dis­ci­pli­na en am­bas par­tes pa­ra ser al­guien en la vi­da y así lle­gar a las gran­des li­gas”, ase­gu­ró el se­gun­da ba­se y shor­ts­top.

Ade­más, se­gún in­di­có el má­na­ger de la no­ve­na de San­to Do­min­go, Ja­vier Tapia Ro­drí­guez, en es­te club se for­man al­re­de­dor de 50 ni­ños con fun­da­men­tos del béis­bol y va­lo­res co­mo la dis­ci­pli­na y la res­pon­sa­bi­li­dad.

“Pri­me­ro que to­do tie­ne que ser una per­so­na edu­ca­da y tie­ne que ser jui­cio­so en el es­tu­dio así co­mo en el de­por­te. El de­por­te es cul­tu­ra, con él cre­cen los ni­ños sa­nos y se ale­jan de los ma­los pa­sos”, in­di­có el en­tre­na­dor, quien aña­dió que en es­te club hay in­fan­tes des­de los seis has­ta los 12 años.

Por su par­te, el ‘Dotty’, quien se des­ta­có en la po­si­ción de cen­ter field no so­lo a ni­vel lo­cal, sino en el ex­tran­je­ro,

VíA EN MAL ES­TA­DO.

FO­TOS: JE­SúS RI­CO

Ins­tan­te en que un miem­bro del equi­po San­to Do­min­go lan­za la pe­lo­ta a su ri­val du­ran­te el en­tre­na­mien­to.

As­pec­to del sen­de­ro pea­to­nal en el Jar­dín Bo­tá­ni­co.

‘Dotty’ Ji­mé­nez ob­ser­va la prác­ti­ca de los ni­ños.

Ca­rre­ra 10C con ca­lle 45C que lu­ce en de­te­rio­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.