Ha­cer­se los sue­cos

El de­ber mo­ral de fre­nar a la ex­tre­ma de­re­cha ha lle­va­do a dos gru­pos con­ser­va­do­res en Sue­cia a apo­yar la for­ma­ción de un go­bierno so­cial­de­mó­cra­ta. ¿Se re­pro­du­ci­rá es­te mo­de­lo pa­ra ata­jar el em­pu­je ‘ul­tra’?

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN -

Ha­cer­se el sue­co es una vie­ja ex­pre­sión que des­cri­be a quien fin­ge ser ton­to o des­pis­ta­do pa­ra de­sen­ten­der­se de un pro­ble­ma. Los ex­per­tos dis­cre­pan so­bre su ori­gen: al­gu­nos lo re­mon­tan a los in­ten­tos in­fruc­tuo­sos de Na­po­león de ne­go­ciar con un di­plo­má­ti­co sue­co que si­mu­la­ba no en­ten­der con el fin de no ac­ce­der a lo que el em­pe­ra­dor fran­cés le pe­día.

En la po­lí­ti­ca, ha­cer­se el sue­co es una prác­ti­ca co­mún pa­ra elu­dir res­pon­sa­bi­li­da­des, ac­ti­tud aco­mo­da­ti­cia que ha con­du­ci­do, en no po­cas oca­sio­nes, a gran­des ca­tás­tro­fes. En la en­tre­gue­rra eu­ro­pea, por ejem­plo, bue­na par­te de la cla­se po­lí­ti­ca se hi­zo la sue­ca mien­tras Hitler da­ba sus pri­me­ros pa­sos ha­cia el po­der, y, cuan­do se qui­so reac­cio­nar, ya era de­ma­sia­do tar­de.

Por eso re­con­for­ta ver lo que es­tá su­ce­dien­do en Sue­cia, don­de dos par­ti­dos con­ser­va­do­res han de­ci­di­do no ha­cer­se los sue­cos an­te el em­pu­je del ul­tra­de­re­chis­ta De­mó­cra­tas Sue­cos (DS) y han anun­cia­do su apo­yo a la for­ma­ción de un Go­bierno en­ca­be­za­do por los so­cial­de­mó­cra­tas, par­ti­do más vo­ta­do en las úl­ti­mas elec­cio­nes. Las dos for­ma­cio­nes con­ser­va­do­ras han con­si­de­ra­do que, más allá de las desave­nen­cias con sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, es­tá en jue­go al­go cru­cial par los de­mó­cra­tas: la ame­na­za real y cre­cien­te de or­ga­ni­za­cio­nes que no co­mul­gan con el sis­te­ma, por más que for­mal­men­te pre­ten­dan al­can­zar el po­der res­pe­tan­do las re­glas del jue­go. Por su­pues­to que el pro­ble­ma no se re­suel­ve con un pac­to en­tre par­ti­dos. Es más: mu­chas ve­ces es­te ti­po de alian­zas, si no van acom­pa­ña­das de ac­cio­nes con­vin­cen­tes, lo úni­co que con­si­guen es trans­mi­tir una ima­gen de te­mor cóm­pli­ce y enar­de­cer aun más a los enemi­gos del or­den es­ta­ble­ci­do.

Pa­ra es­ta­ble­cer un ver­da­de­ro cor­dón sa­ni­ta­rio con­tra el au­ge de los ex­tre­mis­mos, ha­brá que ha­cer al­go más. En pri­mer lu­gar, re­co­no­cer que el nue­vo or­den, do­mi­na­do por una glo­ba­li­za­ción fi­nan­cie­ra in­con­tro­la­da, es­tá de­jan­do mu­chas víc­ti­mas y ge­ne­ran­do de­ma­sia­da zo­zo­bra e in­cer­ti­dum­bre en am­plias ca­pas de la po­bla­ción. El es­pa­ñol Pe­dro Sán­chez ha pe­di­do a los con­ser­va­do­res de su país –PP y Ciu­da­da­nos– que to­men no­ta de los sue­cos y apo­yen al Go­bierno so­cia­lis­ta en lu­gar de te­jer alian­zas con el par­ti­do ul­tra­de­re­chis­ta Vox. Y el fran­cés Ma­cron ha he­cho un lla­ma­do a la uni­dad an­te el avan­ce del le­pe­nis­mo, que es­tá sa­can­do pro­ve­cho de la agi­ta­ción ca­lle­je­ra crea­da por los ‘cha­le­cos ama­ri­llos’.

En la ac­tual co­yun­tu­ra, es fun­da­men­tal ha­cer­se los sue­cos, pe­ro no en el sen­ti­do tra­di­cio­nal de la ex­pre­sión, sino en el con­tra­rio: emulando a los po­lí­ti­cos del país nórdico que pa­re­cen ha­ber en­ten­di­do la gra­ve­dad de la si­tua­ción. Pe­ro, co­mo di­ji­mos, es so­lo el pri­mer pa­so pa­ra afron­tar el pro­ble­ma.

Por su­pues­to que el pro­ble­ma no se re­suel­ve con un pac­to en­tre par­ti­dos del es­ta­ble­ci­mien­to, a me­nos que va­ya acom­pa­ña­do de ac­cio­nes con­vin­cen­tes en fa­vor del con­jun­to de los ciu­da­da­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.