La ri­sa en Pas­to

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN PUNTOS DE VISTA - Por Ja­vier Da­río Res­tre­po Jres­[email protected] @JaDaRes­tre­po

El pro­ble­ma no es que la crí­ti­ca po­lí­ti­ca se vuel­va ca­ri­ca­tu­ra de car­na­val, ni que la ex­pre­sión po­pu­lar eche mano de la ca­ri­ca­tu­ra pa­ra cri­ti­car al po­der, tam­po­co es aten­ta­do con­tra la li­ber­tad de pren­sa que al­guien re­cla­me con­tra la men­ti­ra o el agra­vio dis­fra­za­dos de crí­ti­ca so­cial o po­lí­ti­ca.

Son tan­tos los re­cla­mos por las ca­rro­zas del car­na­val de Pas­to que a la ho­ra de co­men­tar­las hay que ir por par­tes.

La pri­me­ra, so­bre la li­ber­tad pa­ra ha­cer crí­ti­ca po­lí­ti­ca con esas ca­ri­ca­tu­ras vi­vas que pa­sa­ron en ca­rro­za de car­na­val. Allí se pu­sie­ron en evi­den­cia –la ex­pre­sión es de Car­los Cas­tro Saa­ve­dra– “las men­ti­ras, las de­bi­li­da­des, las ga­rru­le­rías, los cris­pa­mien­tos, men­ti­ras y más­ca­ras” de la cla­se po­lí­ti­ca. Es un de­re­cho de la po­bla­ción.

Esas ca­ri­ca­tu­ras –las de los pe­rió­di­cos y las de las ca­rro­zas– con­tri­bu­yen a for­mar una con­cien­cia crí­ti­ca por­que “de­jan en­tre­ver los pies de ba­rro en las es­ta­tuas de bron­ce” (Her­nan­do Té­llez).

Es cla­ro, des­de lue­go, que es­to dis­gus­te a los po­de­ro­sos, tan cui­da­do­sos de fa­bri­car­se una ima­gen de ar­ti­fi­cio. Las ca­ri­ca­tu­ras no so­lo ha­cen reír, ha­cen co­no­cer lo des­co­no­ci­do de la reali­dad de los po­de­ro­sos. Pa­ra Al­ber­to Lle­ras, en la ca­ri­ca­tu­ra es ad­mi­ra­ble “la sim­pli­ci­dad, la pe­ne­tra­ción as­tu­ta y mor­daz del mun­do po­lí­ti­co”.

El des­fi­le de ca­rro­zas con sus son­rien­tes ca­ri­ca­tu­ras res­pon­día a una ne­ce­si­dad de ex­pre­sión y a un de­re­cho. Pe­ro ese de­re­cho no es ab­so­lu­to.

Nin­gún de­re­cho lo es, por­que exis­te el lí­mi­te in­vio­la­ble que tra­zan los de­re­chos de los de­más. So pre­tex­to de ha­cer crí­ti­ca po­lí­ti­ca no se pue­de ca­lum­niar, por­que unos de los fun­da­men­tos y for­ta­le­zas de la ca­ri­ca­tu­ra es su ape­go a la ver­dad. El ca­ri­ca­tu­ris­ta sa­be que su so­bre­di­men­sio­na­mien­to de los su­je­tos (que lo di­gan los vo­lú­me­nes que ma­ne­ja el maes­tro Fer­nan­do Bo­te­ro) es una for­ma de po­ner en evi­den­cia lo ocul­to; pe­ro otra co­sa es que en vez de la ri­sa de buen hu­mor so­lo se pro­mue­va la ri­sa ca­na­lla. La ca­ri­ca­tu­ra que ca­lum­nia es una bra­vu­co­na­da que afren­ta, es el ad­je­ti­vo agra­vian­te de quien es in­ca­paz de te­jer un buen ra­zo­na­mien­to.

La ca­ri­ca­tu­ra que ha­ce es­ta­llar la ri­sa es la que sor­pren­de con una ver­dad ines­pe­ra­da; pa­ra es­to se ne­ce­si­ta ta­len­to, no el len­gua­je del odio.

Por eso de­cir que la ofen­sa es un de­re­cho li­ga­do a la li­ber­tad de ex­pre­sión y que es una he­rra­mien­ta esen­cial pa­ra ha­cer crí­ti­ca po­lí­ti­ca, es le­gi­ti­mar una de las raí­ces de la vio­len­cia co­lom­bia­na. Ofen­de el que a fal­ta de ra­zo­nes y de in­te­li­gen­cia, ape­la al ad­je­ti­vo di­fa­man­te, y el que in­ca­paz de acep­tar las di­fe­ren­cias reac­cio­na con la bi­lis y no con la in­te­li­gen­cia.

Hay una cul­tu­ra de la ofen­sa que ha im­pe­di­do a los co­lom­bia­nos con­vi­vir con las di­fe­ren­cias. Los que qui­sie­ron aca­llar las vo­ces de las ca­ri­ca­tu­ras en Pas­to, lo mis­mo que cuan­tos en nom­bre de la li­ber­tad de pren­sa ha­cen de la ofen­sa un ins­tru­men­to esen­cial, ne­ce­si­tan ese jus­to me­dio que lo­gra el buen ca­ri­ca­tu­ris­ta cuan­do se nie­ga a dis­fra­zar el es­car­nio o la ca­lum­nia con car­ca­ja­das fin­gi­das, por­que sa­be que ofen­dien­do, la ri­sa pier­de su pu­re­za ori­gi­nal y su fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.