Par­ques

El Heraldo (Colombia) - - OPINIÓN PUNTOS DE VISTA - Por Alon­so Sán­chez B. @san­chez­bau­te

ATu­to Uhía hay que abo­nar­le su in­te­rés por la cul­tu­ra. Nin­gún al­cal­de re­cien­te de Va­lle­du­par le ha­bía me­ti­do con tan­ta fuer­za el dien­te a es­te te­ma, pe­ro él no con­sul­ta a la co­mu­ni­dad. Co­mo tan­tos po­lí­ti­cos, cree que se las sa­be to­das. Pa­ra col­mo, los va­lle­na­tos so­mos de­ma­sia­do con­des- cen­dien­tes con los go­ber­nan­tes. Per­mi­ti­mos que ha­gan lo que quie­ran sin exi­gir­les.

No hay que co­mer­le cuen­to al po­der y me­nos a quie­nes se creen po­de­ro­sos. Más bien hay que te­ner pen­sa­mien­to crí­ti­co y par­ti­ci­par en las de­ci­sio­nes que nos afec­tan a to­dos. Los can­cer­be­ros con­tes­ta­rán lo de siem­pre, so­lo tie­nen ese “ar­gu­men­to”: que los crí­ti­cos son ti­ra­pie­dras que no apor­tan na­da. Aplau­sos es lo úni­co que es­pe­ran los po­lí­ti­cos: creen que apor­tar es elo­giar y exi­gen ha­blar “so­lo de lo bo­ni­to” o “de las co­sas bue­nas”. Se­gu­ra­men­te esos can­cer­be­ros, o sus fa­mi­lia­res, tie­nen suel­do es­ta­tal y les im­por­ta más el pues­to que la ciu­dad.

A Tu­to tam­bién hay que abo­nar­le su in­te­rés por los par­ques. Es mag­ní­fi­co que en la ciu­dad abun­den hoy es­pa­cios pa­ra la re­crea­ción y el de­por­te. Lo que es­tá mal es el ex­ce­so de ce­men­to. Sa­be­mos que los ár­bo­les no “de­jan” di­ne­ro. Pe­ro ya que los con­tra­tis­tas se em­bol­si­llan más de lo que de­ben, se de­du­ce de los cos­tos ex­ce­si­vos de pla­zas co­mo la de Va­lle­du­par o Pa­ti­llal, es jus­to que un par de ve­ces ga­ne la ciu­dad.

Va­lle­du­par ne­ce­si­ta zo­nas ver­des. No par­ques sem­bra­dos de ce­men­to, sino bos­ques in­men­sos em­po­tra­dos en me­dio de la ur­be don­de se pue­da tro­tar o ca­mi­nar y en vein­te años sir­van co­mo pul­mo­nes a la ciu­dad. Co­mo el Si­món Bo­lí­var o el Na­cio­nal en Bo­go­tá. So­lo hay hoy dos gran­des te­rre­nos que pue­den ser­vir a ese fin: el de la an­ti­gua elec­tri­fi­ca­do­ra y el del Ide­ma, que es­ta­mos a pun­to de per­der. Es ur­gen­te de­ba­tir so­bre es­to: no el al­cal­de con sus fun­cio­na­rios, sino la Ad­mi­nis­tra­ción con los ciu­da­da­nos. Las so­lu­cio­nes de vi­vien­da se ne­ce­si­tan, pe­ro se pue­den cons­truir en otra par­te.

Se ne­ce­si­ta un bos­que mu­ni­ci­pal con sen­de­ros he­chos en gra­vi­lla; de esos sen­de­ros que aún fal­tan por con­cluir en el Par­que del Gua­ta­pu­rí. ¿Por qué no se irri­ga es­te par­que con agua del río pa­ra que en una par­te crez­ca gra­ma? El Mu­ni­ci­pio de­be ha­cer­se tam­bién a te­rre­nos del otro la­do del río y cons­truir una gran ron­da ar­bo­ri­za­da, co­mo en Mon­te­ría, que per­mi­ta ade­más una ma­yor fau­na sil­ves­tre.

Otra ron­da des­per­di­cia­da es la que co­rre pa­ra­le­la a la Ave­ni­da de los Mi­li­ta­res. Cuen­ta con ese be­llo ma­nan­tial que co­rre de La po­pa al Obe­lis­co y es uno de los rin­co­nes na­tu­ra­les más bo­ni­tos y con más vi­da de la ciu­dad. Pe­ro le fal­ta mu­cho. ¿Qué es­pe­ra el al­cal­de? Zo­nas ver­des de­ben te­ner to­das las cla­ses so­cia­les por igual.

PD. Muy bue­na la idea de “La ca­sa en el ai­re”. Lo ma­lo es que la es­qui­na don­de la pon­drán que­da jus­to en­tre los dos se­má­fo­ros de ma­yor trá­fi­co en la ciu­dad. Ya ima­gino de­ce­nas de au­tos par­quea­dos so­bre la No­ve­na con tu­ris­tas que que­rrán fo­to­gra­fiar­se fren­te a la obra. ¿Se­gu­ro que ese es el si­tio don­de de­be que­dar? ¡Ojo!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.