Fa­lle­ce Án­gel Looch­kartt, maes­tro del ex­pre­sio­nis­mo ca­ri­be

El ar­tis­ta ba­rran­qui­lle­ro, uno de los gi­gan­tes del ex­pre­sio­nis­mo en Co­lom­bia, falleció ano­che en la Clí­ni­ca Marly de Bo­go­tá por pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA - Por Keryl Brod­meier

El maes­tro Án­gel Looch­kartt mu­rió ano­che en la Clí­ni­ca Marly de Bo­go­tá, don­de es­ta­ba in­ter­na­do des­de el pa­sa­do miér­co­les por pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios. El ar­tis­ta ba­rran­qui­lle­ro de 86 años, cu­ya obra es­tu­vo fuer­te­men­te in­fluen­cia­da por el ex­pre­sio­nis­mo, se de­di­có a ex­plo­rar el ar­te des­de una es­té­ti­ca mar­ca­da por el ero­tis­mo de sus “fi­gu­ras noc­tur­nas”, se­ries ur­ba­nas car­ga­das de com­po­si­ción y mo­vi­mien­to en las que sus pro­ta­go­nis­tas son per­so­nas trans, pros­ti­tu­tas, men­di­gos, án­ge­les ex­ter­mi­na­do­res y los con­gos del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla.

“Yo pin­to para ser li­bre, es de­cir, para no es­tar so­lo”.

Án­gel Looch­kartt

Las ar­tes en Co­lom­bia es­tán de lu­to por el fa­lle­ci­mien­to de Án­gel Looch­kartt, el pin­tor de la no­che.

Es­te ar­tis­ta ba­rran­qui­lle­ro, de 86 años, que se des­cri­bía a sí mis­mo co­mo “un pin­tor lu­nar” por dar­le vi­da y mo­vi­mien­to con sus tra­zos a fi­gu­ras noc­tur­nas y con­cu­pis­cen­tes, mu­rió ayer a las 6:10 de la no­che en la Clí­ni­ca Marly, don­de es­ta­ba in­ter­na­do por su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud.

El ar­tis­ta fue tras­la­da­do a la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos des­de el miér­co­les por una bron­qui­tis que se agra­vó has­ta afec­tar su sis­te­ma pul­mo­nar.

Su hi­ja, Sas­kia Looch­kartt le in­for­mó a es­te me­dio que el pin­tor pre­sen­tó una “fa­lla res­pi­ra­to­ria”, que oca­sio­nó su muer­te.

“Su le­ga­do ar­tís­ti­co es para Co­lom­bia y Ba­rran­qui­lla, su tie­rra ado­ra­da”, ma­ni­fes­tó.

“Su le­ga­do es para Co­lom­bia y Ba­rran­qui­lla”.

SAS­KIA LOOCH­KARTT Hi­ja

SU OBRA. Án­gel Looch­kartt fue uno de los ar­tis­tas plás­ti­cos más im­por­tan­tes de Co­lom­bia.

Na­ció el 19 de ma­yo de 1933 y su des­cen­den­cia es co­mo la de mu­chos otros que echa­ron raí­ces en es­ta tie­rra de li­bres.

En el Si­glo XIX, uno de sus fa­mi­lia­res, ca­pi­tán de na­vío ho­lan­dés des­em­bar­có en la ciu­dad con su es­po­sa in­gle­sa pro­ce­den­tes de Cu­ra­zao.

Reali­zó sus es­tu­dios en la Es­cue­la de Be­llas de Ar­tes de la Uni­ver­si­dad del Atlán­ti­co, en di­bu­jo, pin­tu­ra, gra­ba­do, pin­tu­ra pai­sa­jis­ta, Hu­ma­ni­da­des e Historia del Ar­te.

En 1957, in­gre­só a la Aca­de­mia de Be­llas Ar­tes de Roma y se es­pe­cia­li­zó con el maes­tro Fe­rruc­cio Fe­rraz­zi en las téc­ni­cas de pin­tu­ra mu­ra­lis­ta, con Gran­co Gen­ti­lli­ni en pin­tu­ra de ca­ba­lle­te y con Ni­ño Ma­can en gra­ba­do.

Par­te de su ca­rre­ra la de­sa­rro­lló en Eu­ro­pa, don­de re­co­rrió con sus obras im­por­tan­tes galerías del ar­te mun­dial.

En su re­gre­so a Co­lom­bia ex­pu­so su se­rie Va­ria­cio­nes Lunares y más tar­de, en el año de 1971, in­te­gró el de­par­ta­men­to de Be­llas Ar­tes de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal don­de ejer­ció co­mo do­cen­te en las dis­ci­pli­nas de Di­bu­jo, Co­lor, Pin­tu­ra y Com­po­si­ción.

Looch­kartt par­ti­ci­pó en más de 55 exposicion­es na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Al­gu­nas de sus obras más em­ble­má­ti­cas se en­cuen­tran en im­por­tan­tes co­lec­cio­nes y mu­seos. En sus úl­ti­mos años se de­di­có a en­se­ñar en ta­lle­res pri­va­dos.

Su obra en­mar­ca­da en la fi­gu­ra­ción ex­pre­sio­nis­ta es una oda al mo­vi­mien­to y la com­po­si­ción con es­ta­lli­dos de co­lor en los que el cuer­po hu­mano ex­pre­sa sus más pro­fun­das pa­sio­nes.

Du­ran­te los años se­sen­ta, Looch­kartt ini­ció una fe­bril ex­plo­ra­ción so­bre la no­che.

Es­tas fi­gu­ras co­lo­ri­das y lu­mi­no­sas, de gran po­der eró­ti­co, le lle­va­ron a crear una es­té­ti­ca, que en oca­sio­nes, le acer­ca, se­gún ex­per­tos, al mag­ná­ni­mo uni­ver­so de Go­ya.

Sus se­ries ur­ba­nas so­bre tran­se­xua­les, pros­ti­tu­tas, men­di­gos y el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla po­nen en su ar­te el se­llo de la no­che, el mis­mo que le iden­ti­fi­ca co­mo uno de los gi­gan­tes del ex­pre­sio­nis­mo en Amé­ri­ca La­ti­na.

El ar­tis­ta re­ci­bió el Pri­mer Pre­mio en el Sa­lón Na­cio­nal de Ar­tis­tas de Co­lom­bia de 1986, la Men­ción de Ho­nor en el Fes­ti­val de Ar­te Azu­za, Ca­li­for­nia (U.S.A., 1961), la Me­da­lla al mé­ri­to de la Fun­da­ción Leo­nar­do Da Vin­ci (Bo­go­tá, 1977), el Pre­mio Cris­tó­bal Co­lón, Planetario Dis­tri­tal (Bo­go­tá, 1986, el Pre­mio Vi­da y Obra 2011 de la Se­cre­ta­ría de Cultura de Ba­rran­qui­lla y el ho­me­na­je cen­tral del Car­na­val de las Ar­tes de Ba­rran­qui­lla, 2013.

Al cie­rre de es­ta edi­ción sus fa­mi­lia­res no ha­bían de­fi­ni­do la fe­cha exac­ta en la que se ce­le­bra­rán sus hon­ras fú­ne­bres.

AR­CHI­VO

AR­CHI­VO

El pin­tor en­mar­có su obra en el ex­pre­sio­nis­mo con se­ries ur­ba­nas de fi­gu­ras eró­ti­cas y co­lo­ri­das.

Obra ‘Eros ca­bal­ga’, de Án­gel Looch­kartt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.