Tras 19 me­ses pre­so, juez de­ja li­bre al ex­pre­si­den­te Lu­la

El ex­man­da­ta­rio de Bra­sil, que es­ta­ba pre­so por co­rrup­ción, ce­le­bró su sa­li­da con un gru­po de se­gui­do­res.

El Heraldo (Colombia) - - PORTADA -

Un juez del Tri­bu­nal Su­pre­mo con­ce­dió ayer la li­ber­tad a luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va que en sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes di­jo que un sec­tor del sis­te­ma ju­di­cial bra­si­le­ño “tra­ba­jó para cri­mi­na­li­zar a la iz­quier­da”.

El ex­pre­si­den­te bra­si­le­ño Luiz Iná­cio Lu­la da Sil­va sa­lió li­bre ayer de la cár­cel de Cu­ri­ti­ba (sur) don­de pur­ga­ba una pe­na de más de ocho años de re­clu­sión, tras be­ne­fi­ciar­se de una de­ci­sión de la Cor­te Su­pre­ma.

El lí­der his­tó­ri­co de la iz­quier­da sa­lió son­rien­te de la se­de de la Po­li­cía Fe­de­ral, don­de cum­plía su pe­na des­de abril de 2018, y fue ro­dea­do por una mul­ti­tud enar­de­ci­da de par­ti­da­rios que lo acla­ma­ba.

“Apar­te de se­guir lu­chan­do para me­jo­rar la vi­da del pue­blo bra­si­le­ño, de lu­char para que esos ti­pos no si­gan en­tre­gan­do el país, quie­ro mos­trar el la­do men­ti­ro­so de las ins­ti­tu­cio­nes ju­di­cia­les que tra­ba­jan para cri­mi­na­li­zar a la iz­quier­da”, di­jo Lu­la, de 74 años, an­te cen­te­na­res de par­ti­da­rios.

En el en­cuen­tro se mos­tró ade­más por pri­me­ra vez en pú­bli­co jun­to a su com­pa­ñe­ra sen­ti­men­tal, la so­ció­lo­ga Ro­sán­ge­la da Sil­va, con quien se abra­zó, y reite­ró que pre­ten­día ca­sar­se con ella, co­mo ya lo ha­bía he­cho sa­ber a tra­vés de alle­ga­dos y en en­tre­vis­tas en la cár­cel.

Un juez de eje­cu­ción de pe­nas de­ter­mi­nó po­co an­tes que ya no exis­ten fun­da­men­tos para la eje­cu­ción de la sen­ten­cia, des­pués que la Cor­te Su­pre­ma de­ci­die­ra el jue­ves que na­die pue­de ser en­car­ce­la­do mien­tras ten­ga re­cur­sos le­ga­les dis­po­ni­bles.

El ex­man­da­ta­rio ha­bló con nom­bre pro­pio y di­jo que no lo de­ten­drán.

“Quie­ro que to­dos se­pan que (el ex­juez Sér­gio) Mo­ro no en­car­ce­ló a un hom­bre. Qui­sie­ron en­car­ce­lar una idea y las ideas no se en­cie­rran, no se ma­tan”.

El abo­ga­do de Lu­la, Cris­tiano Za­nin, di­jo que el ex­pre­si­den­te (2003-2010) es­tu­vo muy se­reno. La de­ci­sión de la cor­te su­pre­ma le dio una luz de es­pe­ran­za de que pue­da ha­ber jus­ti­cia. Nues­tra ba­ta­lla ju­rí­di­ca, nues­tro fo­co, es ob­te­ner la nu­li­dad del pro­ce­so, agre­gó.

Lu­la fue con­de­na­do co­mo be­ne­fi­cia­rio de un apar­ta­men­to en el li­to­ral de Sao Pau­lo, ofre­ci­do por una cons­truc­to­ra a cam­bio de con­tra­tos en Pe­tro­bras.

Pe­ro el ex­sin­di­ca­lis­ta nie­ga los car­gos y se con­si­de­ra víc­ti­ma de una ma­ni­pu­la­ción ju­di­cial para im­pe­dir­le pre­sen­tar­se a los co­mi­cios pre­si­den­cia­les de 2018, en los que re­sul­tó ele­gi­do el ul­tra­de­re­chis­ta Jair Bol­so­na­ro. Se­gui­do­res de Lu­la es­tu­vie­ron en vi­gi­lia.

Su pos­tu­ra ga­nó fuer­za cuan­do Bol­so­na­ro de­sig­nó mi­nis­tro de Jus­ti­cia al juez Ser­gio Mo­ro, em­ble­ma de la ope­ra­ción an­ti­co­rrup­ción La­va Ja­to y au­tor de la pri­me­ra con­de­na con­tra el ex­pre­si­den­te (2003-2010).

Mo­ro afir­mó que la de­ci­sión de la cor­te su­pre­ma de­be ser res­pe­ta­da, pe­ro sos­tu­vo que con­ti­nua­rá de­fen­dien­do la pri­sión des­pués de una con­de­na en se­gun­da ins­tan­cia. El Con­gre­so pue­de, de to­dos mo­dos, mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción o la ley para per­mi­tir­lo de nue­vo, agre­gó.

IM­PAC­TO PO­LÍ­TI­CO. Se­gún ana­lis­tas, Lu­la en li­ber­tad for­ta­le­ce­rá tan­to al PT co­mo, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, a Bol­so­na­ro, que su­po cap­tar el odio de una par­te del elec­to­ra­do ha­cia el ex­lí­der sin­di­cal, pro­me­tien­do in­clu­so ha­cer que el ex­man­da­ta­rio se pu­dra en la cár­cel.

Para Bol­so­na­ro es una bue­na no­ti­cia, por­que re­fuer­za la po­la­ri­za­ción ideo­ló­gi­ca que lo eli­gió. Ve­re­mos a Lu­la más pre­sen­te en el es­ce­na­rio po­lí­ti­co y eso per­mi­ti­rá que Bol­so­na­ro re­fuer­ce su pa­pel de lí­der del cam­po an­ti-PT, di­jo la AFP el ana­lis­ta Tho­maz Fa­va­ro, de Con­trol Risks.

Bol­so­na­ro has­ta aho­ra no reac­cio­nó, pe­ro sí dos de sus hi­jos.

Mi­les de pre­sos se­rán li­be­ra­dos (...) ge­ne­ra­rán gra­ves consecuenc­ias so­cia­les y eco­nó­mi­cas in­ter­nas y ex­ter­nas, es­cri­bió el con­ce­jal Car­los Bol­so­na­ro. Tam­bién el dipu­tado Eduar­do Bol­so­na­ro cri­ti­có la nue­va si­tua­ción a la que se ve con­fron­ta­da el po­der ju­di­cial, aun­que en­tre los 4.895 po­si­bles be­ne­fi­cia­rios de la de­ci­sión del STF mu­chos per­ma­ne­ce­rán en la cár­cel, en ré­gi­men de pri­sión pre­ven­ti­va, de­bi­do a su pe­li­gro­si­dad.

APO­YOS. El pe­ro­nis­ta de cen­tro-iz­quier­da Al­ber­to Fer­nán­dez, pre­si­den­te elec­to de Ar­gen­ti­na, sa­lu­dó la li­be­ra­ción de Lu­la da Sil­va y des­ta­có su “for­ta­le­za” y “en­te­re­za”, en un men­sa­je pu­bli­ca­do en Twit­ter.

El pue­blo ve­ne­zo­lano es­tá fe­liz y sa­lu­da la li­ber­tad del her­mano Lu­la. ¡Qué viva Bra­sil!, ¡Qué viva Lu­la!, ¡Qué viva la unión de nues­tra Amé­ri­ca!”, ex­pre­só Ni­co­lás Ma­du­ro.

Cu­ba des­de su can­ci­lle­ría tam­bién “ce­le­bra la li­be­ra­ción” in­for­ma­ron fuen­tes del go­bierno de la is­la.

“Lu­la no es un ad­ver­sa­rio, es­tá aca­ba­do po­lí­ti­ca­men­te”.

EDUAR­DO BOL­SO­NA­RO Hi­jo del pre­si­den­te de Bra­sil

AFP

Lu­la da Sil­va con se­gui­do­res.

AFP

Luiz Iná­cio Da Sil­va, ex­pre­si­den­te de Bra­sil y lí­der de la iz­quier­da de ese país su­r­ame­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.