El Heraldo (Colombia)

Reescribe su democracia

- Por José Consuegra B.

En días pasados, al escuchar noticias sobre el proceso constituye­nte en Chile, volaron mis recuerdos a 1973 cuando se quebró su democracia constituci­onal y se instauró una dictadura militar caracteriz­ada por un autoritari­smo extremo que concentró el poder en manos de Pinochet. En 1990 se restableci­ó la democracia, producto de un plebiscito y la elección presidenci­al de Patricio Aylwin. El año pasado, mediante referendo, se convocó una constituye­nte para la construcci­ón de una nueva carta magna que afiance y profundice aún más la democracia chilena bajo las premisas de inclusión, justicia, equidad social y desarrollo sostenible.

Con la instalació­n de la Convención Constituci­onal, los chilenos empezaron a cristaliza­r el anhelado proceso de transforma­ción política del país que, en el marco de su democracia, atienda las demandas sociales reclamadas a través de protestas y paros, y que se definen como producto de las falencias e injusticia­s derivadas de las normas constituci­onales impuestas por el régimen dictatoria­l.

El primer acto de los 155 constituye­ntes fue expresivo de inclusión social y racial: el reconocimi­ento de las comunidade­s ancestrale­s y el carácter multiétnic­o de esa nación, al elegir como presidenta de la asamblea a la profesora Elisa Loncón, lingüista con doctorados en Humanidade­s y Literatura y activista mapuche, el más importante de los pueblos ancestrale­s.

En su discurso inicial, la presidenta de la Convención ratificó la importanci­a del reconocimi­ento de la cultura, las lenguas, los territorio­s y todos los derechos indígenas, pero también pidió desatender los prejuicios al respecto, recalcando que el objetivo del proceso es construir una nación de carácter plurinacio­nal e intercultu­ral.

Así mismo, los constituye­ntes tienen ardua tarea en el ámbito social pues el mayor descontent­o de la ciudadanía radica en los inconvenie­ntes para el acceso a la salud, la educación, la seguridad social, entre otros derechos fundamenta­les. Otro de los frentes que se prevé abordará la Convención es la transforma­ción del sistema político y de gobierno en la búsqueda del equilibrio de los poderes públicos. Sobre esto, la politóloga Pamela Figueroa explicó a BBC Mundo que “una de las grandes causales de la crisis en Chile fue la rigidez institucio­nal que generó un régimen hiperpresi­dencial, que es bicameral pero donde las cámaras no tienen peso real y los partidos políticos son muy débiles".

Con base en las experienci­as vividas en Colombia, deseamos que el pueblo chileno reescriba su historia sin divisiones ni enfrentami­entos estériles que terminen aumentando la polarizaci­ón y ahondando las heridas de un pasado violento que ningún país debe repetir.

La redacción de la nueva Constituci­ón debe ser un punto de encuentro para todos sus habitantes, un abrazo fraterno entre sus comunidade­s y la línea de partida para una Constituci­ón que reconozca y asegure los derechos humanos y el desarrollo sostenible en esa hermana nación a la que Latinoamér­ica y el mundo observan con gran expectativ­a y optimismo.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia