La tra­ba de Pe­tro

El Pais de Cali - - Activos - JOR­GE ENRIQUE RO­JAS

En­go­lo­si­na­do por el re­sen­ti­mien­to con­tra las cla­ses so­cia­les don­de cree que se cul­ti­va la úni­ca ma­le­za que pu­dre es­te país, Pe­tro ha com­par­ti­do uno de los dis­pa­ra­tes más ve­ne­no­sos que se re­cuer­den a lo largo de su ca­rre­ra: la se­ma­na pa­sa­da es­cri­bió des­de twit­ter, dán­do­lo co­mo ver­dad, que el azú­car es una dro­ga más da­ñi­na que la co­caí­na y la ma­rihua­na. “Te­ne­mos 250.000 hec­tá­reas sem­bra­das pa­ra pro­du­cir una de las peo­res dro­gas de la his­to­ria”, di­jo. En una na­ción de­san­gra­da por la gue­rra nar­co­tra­fi­can­te, re­co­no­ci­da mun­dial­men­te por ese pe­no­so in­ri, y con ciu­da­des co­mo es­ta, que si­guen ex­tin­guién­do­se so­bre el abono que la ma­fia de­jó sem­bra­do en nues­tro suelo, esa te­sis en bo­ca -o en de­dos- de un hom­bre que as­pi­ra a con­ver­tir­se en pre­si­den­te, no so­lo es­tá fue­ra de lu­gar sino que cons­ti­tu­ye un pe­que­ño gran in­sul­to.

Tal vez aho­ra, que es se­na­dor y le­vi­ta so­bre za­pa­tos Fe­rra­ga­mo, se ha­ya ol­vi­da­do de có­mo es ca­mi­nar por la Co­lom­bia Hu­ma­na, don­de tan fácil co­mo se con­si­gue una man­za­na Pos­to­bón, se com­pran po­rros, bol­sas de pe­ri­co, opiá­ceos, he­roí­na, LSD, o li­cor, que en cual­quie­ra de sus em­pa­ques o sa­bo­res es igual de pe­li­gro­so. Pe­ro ha­brá que en­ten­der­lo: se­gu­ra­men­te tra­ba­do por el vi­cio del po­der, y los afa­nes de po­la­ri­za­ción que le dan jue­go po­lí­ti­co, ten­ga días en los que des­pier­te in­con­ti­nen­te di­gi­tal, alu­ci­nan­do que de esa for­ma es co­mo se cons­tru­ye el ca­mino a la Ca­sa de Na­ri­ño.

Aquí y en cual­quier par­te del mun­do, los efec­tos per­ver­sos que el azú­car tie­ne so­bre la sa­lud son in­ne­ga­bles. El en­dul­zan­te es una de las cuo­tas ini­cia­les de la obe­si­dad, que no es un des­cui­do sino una epi­de­mia, y tam­bién es uno de los cau­san­tes de­ci­si­vos pa­ra en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res, dia­be­tes, des­or­de­nes me­ta­bó­li­cos, o ma­les de­ge­ne­ra­ti­vos a largo pla­zo co­mo el alz­hei­mer, de mo­do que es­ta no es una de­fen­sa de lo in­de­fen­di­ble. Aun­que los ca­ña­du­za­les sean pa­tri­mo­nio la­bo­ral y pai­sa­jís­ti­co del Va­lle del Cau­ca, es im­po­si­ble ta­par el sol con un dedo. Lo que pasa es que aun así la com­pa­ra­ción es­tá fue­ra de to­da ór­bi­ta: anual­men­te por lo me­nos qui­nien­tas mil per­so­nas mue­ren al­re­de­dor del pla­ne­ta arrui­na­das por la dro­ga, se­gún cuen­tas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud has­ta el 2017. Y gran par­te de la co­caí­na que se­pul­ta a una por­ción de esas víc­ti­mas se siem­bra, co­se­cha y ex­por­ta des­de Co­lom­bia.

De­ma­sia­do mal es­tá el país, co­mo pa­ra que el lí­der de la opo­si­ción se pon­ga en la ta­rea de ali­men­tar debates de es­te ta­ma­ño, cuan­do su in­ne­ga­ble in­te­li­gen­cia de­be­ría es­tar al ser­vi­cio de las so­lu­cio­nes que nos ur­gen en to­do sen­ti­do. Con sa­li­das tan ab­sur­das co­mo la que ex­hi­bió en Twit­ter, lo úni­co que pro­pi­cia son du­das so­bre su ca­pa­ci­dad pa­ra des­po­jar­se del odio y tra­ba­jar en be­ne­fi­cio del pue­blo, an­tes que en el per­fec­cio­na­mien­to de su re­van­cha con­tra to­do lo que le huela, o se­pa, a cla­se opre­so­ra. Le­yén­do­lo, la ima­gi­na­ción, atri­bu­la­da, se pregunta: ¿Qué pa­sa­rá si sus an­sias se cum­plen y al­gún día lle­ga a con­ver­tir­se en el pri­mer man­da­ta­rio de es­ta pa­tria sa­la­da? ¿Ex­pro­pia­rá 250.000 hec­tá­reas de ca­ña pa­ra pro­mo­ver sem­bra­dos de ama­po­la, co­ca y can­na­bis? ¿Ofre­ce­rá re­com­pen­sa a quien le informe el pa­ra­de­ro del ge­ren­te de Co­lom­bi­na, por se­guir fa­bri­can­do Bon-Bom-Bum y Nu­ci­ta? ¿Emi­ti­rá or­den de cap­tu­ra con­tra los co­ci­ne­ros de man­jar­blan­co y las ba­ti­do­ras de mel­co­cha?

Si se des­tra­ba el pre­sen­te de la iz­quier­da, y lle­ga a la pre­si­den­cia, Dios quie­ra que pa­ra cuan­do eso ocu­rra Pe­tro se ha­ya ali­via­do de to­dos los trau­ma­tis­mos que ha pa­de­ci­do y así pue­da de­jar atrás tan­to re­sen­ti­mien­to. De aquí has­ta allá, al me­nos, oja­lá, tal vez al­can­ce a re­cu­pe­rar­se de las so­bre­do­sis de amar­gu­ra que lo tie­nen di­cien­do tan­ta ton­te­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.