‘¡Oh, God!’

El Pais de Cali - - Activos - JOR­GE HUM­BER­TO CADAVID M., PBRO

Cuan­do el 2 de abril de es­te año el pa­pa Fran­cis­co entrega al mun­do su carta ex­hor­ta­ción con la cual pre­sen­ta al­gu­nas re­fle­xio­nes a los jó­ve­nes to­ma­das del Sí­no­do so­bre la Ju­ven­tud rea­li­za­do en Ro­ma en oc­tu­bre del año pa­sa­do, que lle­va co­mo nom­bre en la­tín ‘Ch­ris­tus Vi­vit’, vino a mi me­mo­ria una pe­lí­cu­la ame­ri­ca­na del año 77, con Jhon Den­ver de pro­ta­go­nis­ta quien ha­cía de de­pen­dien­te en una tien­da de su­per­fi­cie de ali­men­tos, ba­sa­da en la no­ve­la de Avery Cor­man y que en cas­te­llano di­ce: ¡Oh, Dios!

La tra­ma es sen­ci­lla: Dios ha es­co­gi­do a es­te hom­bre pa­ra que le di­ga al mun­do que él es­tá vi­vo, que lo han ol­vi­da­do; has­ta su es­po­sa cree que ha per­di­do la cor­du­ra y ter­mi­na en los tri­bu­na­les pro­ban­do que Dios exis­te. Tam­bién me tra­jo a la mente aquel trái­ler entre un profesor y un alumno y su apues­ta pa­ra pro­bar que Dios no ha muer­to, o tam­bién el otro entre el profesor ateo y el alumno en el cual el alumno con­tra­di­ce al profesor a sus ne­ga­cio­nes de Dios con la mis­ma cien­cia y le prue­ba por ello la exis­ten­cia de Dios; y a me­di­da que en­tra­ba al con­te­ni­do de la carta di­ri­gi­da por el pa­pa Fran­cis­co a los jó­ve­nes, pe­ro en ella nos ha­bla a to­dos, se me ha­cían pre­sen­tes en sus pa­la­bras el en­tu­sias­mo de es­tos mu­cha­chos de los trái­ler y el de­pen­dien­te del su­per­mer­ca­do pa­ra de­cir­nos que Cris­to vi­ve y te quie­re vi­vo; que to­do lo que él to­ca se vuel­ve jo­ven. “Él es­tá en ti, Él es­tá con­ti­go y nun­ca se va. Por más que te ale­jes, allí es­tá el Re­su­ci­ta­do, lla­mán­do­te y es­pe­rán­do­te pa­ra vol­ver a em­pe­zar. Cuan­do te sien­tas ave­jen­ta­do por la tris­te­za, los ren­co­res, los mie­dos, las du­das o los fra­ca­sos, Él es­ta­rá allí pa­ra de­vol­ver­te la fuer­za y la es­pe­ran­za” (No.2).

Ma­ra­vi­llo­sa­men­te el Pa­pa quie­re des­cu­brir­le a los jó­ve­nes que en to­das las épo­cas aun­que no se les de im­por­tan­cia, Dios ha que­ri­do de­mos­trar­le al mis­mo hom­bre, có­mo él sí con­fía y po­ne la es­pe­ran­za en la ju­ven­tud y nos trae ejem­plos pre­cio­sos del An­ti­guo Tes­ta­men­to: Jo­sé, que sien­do uno de los más pe­que­ños, le co­mu­ni­ca en sue­ños co­sas gran­des y los su­peró en gran­des ta­reas a sus her­ma­nos, cuan­do ape­nas lle­ga­ba a 20 años, así en Ge­deón acep­ta la sin­ce­ri­dad de la ju­ven­tud que no le gus­ta aca­ra­me­lar las ver­da­des, a Da­niel que sien­do ni­ño lo ha­ce juez an­te los an­cia­nos; Sa­muel, Sa­lo­món, Da­vid. Jesús elo­gia al jo­ven pe­ca­dor que re­to­ma el buen ca­mino más que al que se cree fiel pe­ro no vi­ve el es­pí­ri­tu de la mi­se­ri­cor­dia ni del amor. Jesús el eter­na­men­te jo­ven, quie­re re­ga­lar­nos un co­ra­zón siem­pre jo­ven, por eso di­ce: “La ver­da­de­ra ju­ven­tud es te­ner un co­ra­zón ca­paz de amar. En cam­bio, lo que ave­jen­ta al al­ma es to­do lo que nos se­pa­ra de los de­más”. Por eso con­clu­ye: “Por en­ci­ma de es­to, re­vís­tan­se del amor, que es el víncu­lo de la per­fec­ción” (Col 3,14).

Es­ta her­mo­sa carta, des­pués de ha­cer un re­co­rri­do por to­do lo que es, tie­ne, su­fre, y espera la ju­ven­tud, ha­ce el gran anun­cio al mun­do y a los jó­ve­nes co­mo lo re­se­ña­do al prin­ci­pio de las pe­lí­cu­las y los trái­ler y afir­ma con­ven­ci­do: “An­te to­do quie­ro de­cir­les a to­dos la gran ver­dad: Dios te ama; por amor se en­tre­gó pa­ra sal­var­te; Y él vi­ve, y es­tá pre­sen­te en to­da tu vi­da pa­ra lle­nar­te, pa­ra que no es­tés so­lo, pa­ra que no te sien­tas aban­do­na­do”. Hoy más que nun­ca el lla­ma­do es a arries­gar­se a amar que el amor trae la vi­da, y a de­jar el odio que so­lo pro­du­ce vio­len­cia y muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.