Me­di­das opor­tu­nas

El Pais de Cali - - Activos -

Lue­go de la sen­ten­cia de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal que eli­mi­nó la prohi­bi­ción de con­su­mir dro­gas es­tu­pe­fa­cien­tes o al­cohol en si­tios pú­bli­cos, co­rres­pon­de a los al­cal­des y a las au­to­ri­da­des lo­ca­les usar su po­tes­tad ad­mi­nis­tra­ti­va pa­ra re­gla­men­tar lo que sin du­da es un pe­li­gro­so in­cen­ti­vo pa­ra la indiscipli­na so­cial. Pue­da ser que las me­di­das que se to­men no vuel­van a re­ci­bir el bal­da­do de agua fría de una sen­ten­cia que ra­ti­fi­que la pre­emi­nen­cia del de­re­cho al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad so­bre los de­re­chos co­lec­ti­vos.

El Municipio de Ca­li anun­ció que tie­ne lis­tos los de­cre­tos que prohí­ben el con­su­mo y ven­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes y li­co­res es­pi­ri­tuo­sos en lu­ga­res de re­crea­ción y en cer­ca­nías a los es­ta­ble­ci­mien­tos edu­ca­ti­vos. Es, se­gún ex­pli­ca­ron los vo­ce­ros ofi­cia­les, la in­ter­pre­ta­ción de la sen­ten­cia en la cual la Cor­te in­si­núa que “ba­jo cir­cuns­tan­cias de tiem­po, mo­do y lu­gar las au­to­ri­da­des ejer­zan sus com­pe­ten­cias re­gu­la­to­rias, siem­pre y cuan­do ha­ya una afec­ta­ción”.

Se­gún esa de­fi­ni­ción, de­be exis­tir un da­ño de­mos­tra­ble en el con­su­mo de las sus­tan­cias des­cri­tas pa­ra que el Es­ta­do, en es­te ca­so las en­ti­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas, li­mi­te el con­su­mo. Al­go evi­den­te, puesto que la pri­me­ra le­sio­na­da es la sa­lud de los con­su­mi­do­res, lo que des­en­ca­de­na to­do un pro­ce­so en el cual se in­vo­lu­cran des­de las au­to­ri­da­des de Po­li­cía has­ta las en­ti­da­des de sa­lud, y en no po­cos ca­sos la in­te­gri­dad de los ni­ños y adul­tos que fre­cuen­tan esos es­pa­cios.

En ese sen­ti­do, la de­ci­sión de la Ad­mi­nis­tra­ción Mu­ni­ci­pal de­be­rá acom­pa­ñar­se de me­di­das y san­cio­nes que le mues­tren a la ciu­da­da­nía la vo­lun­tad de evi­tar los gra­ves per­jui­cios que cau­sa la la­xi­tud de la sen­ten­cia alu­di­da, y de pro­te­ger a la co­mu­ni­dad del da­ño que oca­sio­na la per­mi­si­vi­dad fren­te al con­su­mo de sus­tan­cias que sin du­da afec­tan las re­la­cio­nes so­cia­les. Y en ese pro­pó­si­to, las au­to­ri­da­des ne­ce­si­tan de to­do el res­pal­do ciudadano pa­ra lo­grar que cum­plan con su ob­je­ti­vo.

Lo que si­gue es re­men­dar el hue­co dejado por un fa­llo que no pa­re­ce in­ter­pre­tar las reali­da­des que se vi­ven en Co­lom­bia. Más gra­ve aún, que pue­de lle­var a in­cen­ti­var el nar­co­trá­fi­co, to­da vez que no pa­re­ce te­ner en cuen­ta que la li­ber­tad de con­su­mo es­ti­mu­la la de­man­da y pro­mue­ve la ofer­ta de es­tu­pe­fa­cien­tes. Y to­da­vía más com­pli­ca­do es que no con­si­de­ra los gra­ves efec­tos que en ciu­da­des co­mo Ca­li tie­nen el ex­pen­dio y con­su­mo in­con­tro­la­do de li­co­res en el es­pa­cio pú­bli­co, co­mo ge­ne­ra­do­res de ri­ñas fre­cuen­tes con el con­si­guien­te au­men­to de le­sio­na­dos o muer­tos.

Por ello hay que res­pal­dar la de­ci­sión de to­mar me­di­das en Ca­li pa­ra que las au­to­ri­da­des ejer­zan el con­trol que pi­den los ciu­da­da­nos. Pue­da ser que no se vuel­va a de­cla­rar ile­gal la de­ci­sión de im­pe­dir que el de­re­cho in­di­vi­dual a con­su­mir dro­gas y al­cohol si­ga cau­san­do es­tra­gos en de­re­chos co­mu­nes de to­da la so­cie­dad a la sa­lud pú­bli­ca, a la tran­qui­li­dad y al or­den que ga­ran­ti­za la con­vi­ven­cia y la tran­qui­li­dad en los es­pa­cios pú­bli­cos.

Ha­brá que es­pe­rar los re­sul­ta­dos de las me­di­das, así co­mo las de­man­das y el res­pec­ti­vo pro­nun­cia­mien­to de la Jus­ti­cia so­bre la de­ci­sión del Gobierno Mu­ni­ci­pal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.