El de­re­cho ciudadano

El Pais de Cali - - Activos - ODE FAROUK KAT­TÁN KAT­TÁN

El epi­so­dio que tu­vo lu­gar en la asam­blea del sec­tor ban­ca­rio en Car­ta­ge­na ha­ce unos días, en el cual la in­ter­ven­ción del Ban­co de la Re­pú­bli­ca pro­vo­có un re­vue­lo por su fuer­te con­te­ni­do de cla­ri­da­des res­pec­to al es­ta­do de co­sas de la eco­no­mía nacional, que ade­más tu­vo una ré­pli­ca muy fuer­te por par­te del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da con­tra­di­cien­do lo di­cho por el Ban­co de la Re­pú­bli­ca, y lue­go con el pro­nun­cia­mien­to del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, tam­bién con­tra­ria a la ex­pre­sa­da por el Emi­sor, ame­ri­ta un aná­li­sis res­pec­to al de­re­cho a la in­for­ma­ción que el ciudadano tie­ne pa­ra a su vez con ella te­ner cla­ri­dad so­bre lo que ocu­rre en su país y afec­ta su vi­da.

Asam­bleas co­mo la ban­ca­ria tie­nen una im­por­tan­cia es­pe­cial por cuan­to to­can el te­ma de la eco­no­mía nacional, que en el es­ta­do que es­tá obli­ga­to­ria­men­te ocu­pa un puesto pri­mor­dial en la tran­qui­li­dad o zo­zo­bra del ciudadano.

Na­da más gra­ve pa­ra un país que en las oca­sio­nes en que se tra­ta la co­sa pú­bli­ca eco­nó­mi­ca, no se apro­ve­che pa­ra co­no­cer el es­ta­do de co­sas en que es­tá la na­ción, so­bre to­do en el mo­men­to que vi­ve Co­lom­bia, que no se pue­de ne­gar es­tá muy can­den­te por un cú­mu­lo de cho­ques po­lí­ti­cos que es­tán fre­nan­do la real aten­ción a los pro­ble­mas reales del país (la re­dun­dan­cia es vá­li­da).

De he­cho, ya des­de el Ban­co de la Re­pú­bli­ca se ha­bía he­cho un lla­ma­do a aten­der más los as­pec­tos eco­nó­mi­cos del país, que tie­nen ‘per se’ un efec­to bueno, re­gu­lar o ma­lo so­bre el mo­do de vi­da de la ciu­da­da­nía y sus de­ci­sio­nes.

La pre­ven­ción que hi­zo el Ban­co en la asam­blea fue sim­ple­men­te una re­pe­ti­ción de lo pú­bli­ca­men­te ma­ni­fes­ta­do.

La reac­ción del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, vir­tual­men­te ne­gan­do lo que es ob­vio, le res­tó a la oca­sión un es­pa­cio pa­ra de­ba­tir, y de­ja la sen­sa­ción de que, tal co­mo se ha ve­ni­do ha­cien­do ha­ce mu­cho tiem­po, se des­de­ña el pe­li­gro o se cu­bre con ca­ra­me­lo has­ta que la co­sa re­vien­ta, con el ciudadano pa­gan­do el pa­to.

El se­ñor Mi­nis­tro de Ha­cien­da, tu­vo una opor­tu­ni­dad de oro pa­ra co­mu­ni­car qué ges­tión es­ta­ba ade­lan­tan­do pa­ra sol­ven­tar las reali­da­des que el Ban­co ex­pre­só y la gen­te es­tá sin­tien­do, pe­ro op­tó, al­te­ra­do, por el ru­ti­na­rio dis­cur­so que ilu­sio­na con pro­me­sa, y allí se que­da.

Co­lom­bia es­tá mo­les­ta con las es­ta­dís­ti­cas que se pu­bli­can so­bre el es­ta­do de co­sas y sien­te que se le es­tá min­tien­do por par­te del gobierno.

Se di­ce que la gen­te es­tá gas­tan­do más y eso se con­si­de­ra un avan­ce so­cial pe­ro no se acla­ra si gas­tó más en sus com­pras o es que es­tá pa­gan­do más por lo que com­pra, y de pron­to la reali­dad es que tie­ne que ad­qui­rir me­nos pro­duc­tos.

Se di­ce que hay ma­yo­res es­fuer­zos pa­ra ge­ne­rar em­pleo, y me­jor (de ca­li­dad, se di­ce, sin de­fi­nir ca­li­dad) pe­ro no se ve.

Aho­ra, si lo que mo­les­tó fue el rea­lis­mo de la ex­po­si­ción del Ban­co y te­ne­mos un fe­ti­chis­mo por el ocul­ta­mien­to de la reali­dad pen­san­do que las co­sas se arre­glan so­las, o que hay que ocul­tar o ne­gar lo ma­lo pa­ra no crear pá­ni­co, lo que se es­tá ha­cien­do es pro­fun­di­zar el da­ño pa­ra que cuan­do es­ta­lle por su pro­pia fuer­za sea más hon­do y me­nos co­rre­gi­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.