El Zoo­ló­gi­co de Ca­li se rein­ven­ta

Con nue­vas es­tra­te­gias, co­la­bo­ra­do­res afron­tan el re­to de ali­men­tar 2500 ani­ma­les de 250 es­pe­cies.

El Pais de Cali - - Portada -

Con no­ve­do­sas es­tra­te­gias, co­mo la ven­ta de al­muer­zos y souvenirs, la ins­ti­tu­ción ca­le­ña afron­ta el re­to de ali­men­tar 2500 ani­ma­les de 250 es­pe­cies, en es­tos tiem­pos de emer­gen­cia.

Esos mi­la­gros co­ti­dia­nos que al­gu­nos lla­man na­ci­mien­tos no so­lo ocu­rren en­tre ma­nos hu­ma­nas, úl­ti­ma­men­te da­das a la mo­da de los guan­tes plás­ti­cos: tam­bién acon­te­cen al pie de unas pa­tas que más bien pa­re­cen alam­bres ro­sa­dos de al me­nos 60 cen­tí­me­tros de lar­go. Tras per­ma­ne­cer al­re­de­dor de un mes den­tro de hue­vos tan blan­cos co­mo ti­za, seis po­llue­los de fla­men­cos en el Zoo­ló­gi­co de Ca­li eclo­sio­na­ron a ini­cios de abril.

Su pe­la­je, al con­tra­rio del de sus pa­dres, no es de co­lor ro­sa, sino de un gris apa­ga­do. Co­mo miem­bros de una es­pe­cie que cre­ce a una ve­lo­ci­dad con­si­de­ra­ble, ya aban­do­na­ron el ni­do lue­go de atrin­che­rar­se en él en­tre cin­co y nue­ve días. Aho­ra ron­dan li­bre­men­te por la manada a la es­pe­ra de cum­plir los 90 días de na­ci­dos, cuan­do se in­de­pen­di­cen por com­ple­to de sus pa­dres y su pe­la­je em­pie­ce a pa­re­cer­se al de ellos.

Ha­ce po­co, el pa­sa­do 11 de abril, fue­ron vi­si­ta­dos por no me­nos de 11.000 per­so­nas, pe­ro no des­de el otro la­do del char­co en don­de re­po­san las aves, en el co­rre­dor que las se­pa­ra de los clien­tes del Zoo­ló­gi­co, ni mu­cho me­nos al otro ex­tre­mo de un vi­drio de se­gu­ri­dad, sino de un cris­tal más li­viano co­no­ci­do co­mo pan­ta­lla de ce­lu­lar que jus­to a la 1:00 de la tar­de re­pro­du­cía un video en vi­vo en las re­des so­cia­les del Zoo­ló­gi­co de Ca­li.

La 1:00 de la tar­de es la ho­ra que Su­san Posada, ge­ren­te de co­mu­ni­ca­cio­nes, tie­ne por cos­tum­bre co­nec­tar­se en­tre lu­nes y vier­nes con los usua­rios pa­ra que sean tes­ti­gos -vía di­gi­tal­de có­mo los co­la­bo­ra­do­res del lu­gar ali­men­tan, cui­dan o reha­bi­li­tan a los ani­ma­les en es­tos días de cua­ren­te­na en los que el in­gre­so de vi­si­tan­tes es­tá prohi­bi­do des­de ha­ce más de dos me­ses.

Afir­ma que en sus dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia co­mo co­la­bo­ra­do­ra de la Fun­da­ción nun­ca pre­sen­ció una cri­sis tan im­pac­tan­te co­mo es­ta.

“Los costos men­sua­les lle­ga­ban a $1000 mi­llo­nes, pe­ro una vez se lle­gó a una se­rie de acuer­dos con los pro­vee­do­res y re­du­cir gas­tos que no eran im­pres­cin­di­bles, hoy de­be­mos cu­brir $700 mi­llo­nes. Y al no re­ci­bir vi­si­tas, que es de lo que de­pen­de­mos ca­si en su to­ta­li­dad, he­mos em­pren­di­do di­fe­ren­tes es­tra­te­gias”, ex­pli­ca Su­san.

Pri­me­ro, fue acu­dir a las re­ser­vas de las cuen­tas ban­ca­rias pa­ra pa­gar las nó­mi­nas de los 250 tra­ba­ja­do­res has­ta la úl­ti­ma quin­ce­na de abril, por­que más ade­lan­te se tu­vo que acu­dir a una me­di­da más drás­ti­ca, que era re­ba­jar los sa­la­rios de to­dos, sal­vo quie­nes ga­na­ran el mí­ni­mo. Mien­tras más al­to era el car­go, más ele­va­do fue re­cor­te.

Pe­ro la pan­de­mia tam­bién ha obli­ga­do al Zoo­ló­gi­co a reinventar­se a tra­vés de otras vías me­nos or­to­do­xas. Una de las más co­no­ci­das por los ca­le­ños fue ven­der al­muer­zos a do­mi­ci­lio, es­tra­te­gia que fue muy útil en­tre fi­na­les de abril e ini­cios de ma­yo, cuan­do se lo­gra­ban ven­der cer­ca de 200 pla­tos al día, pe­ro que re­pen­ti­na­men­te ba­ja­ron a 50 la se­ma­na pa­sa­da.

“Que­re­mos dar­le un vuel­co a la es­tra­te­gia pa­ra ver si po­de­mos lle­gar­le a más gen­te”, in­di­có Su­san, quien agre­gó que pron­to co­mer­cia­li­za­rán ob­je­tos de re­cuer­do a tra­vés de una pla­ta­for­ma di­gi­tal que es­tá en eta­pa de cons­truc­ción.

Y ha­blan­do de cons­truc­ción, la obra ‘Por el ca­mino de los An­des’, en don­de se te­nía pla­nea­do que iban a es­tar los pu­mas y ve­na­dos, fue sus­pen­di­da tan pron­to en­tró a re­gir la cua­ren­te­na. Se tra­ta­ba de un área que las directivas pro­yec­ta­ban su aper­tu­ra en agos­to. “Aho­ra el ce­men­to no es prio­ri­dad, sino el bie­nes­tar de nues­tros ani­ma­les”, sen­ten­cia Su­san.

Y quién me­jor pa­ra abor­dar ese te­ma que Da­ve Weh­de­king, ge­ren­te de Bie­nes­tar Ani­mal del Zoo­ló­gi­co, quien di­ce: “He­mos re­ci­bi­do ayu­da de su

Si us­ted quie­re ayu­dar al Zoo­ló­gi­co de Ca­li con la com­pra de al­muer­zos o do­na­ción de co­mi­das pa­ra los ani­ma­les, pue­de co­mu­ni­car­se al te­lé­fono 4880888.

per­mer­ca­dos, ciu­da­da­nos y has­ta ha­ce po­co del fut­bo­lis­ta Jhon Car­do­na”.

Pe­ro si uno es un ciu­da­dano de a pie que quie­re ex­ten­der una mano, ¿qué ha­cer en ese ca­so? Weh­de­king ex­pli­ca que fru­tas y ver­du­ras co­mo ha­bi­chue­la, pa­pa­ya, ba­nano, apio, pe­ra, man­za­na, pi­ña, to­ma­te o san­día ha­cen par­te de la ali­men­ta­ción bá­si­ca de ve­na­dos, ta­ta­bros, lla­mas y ce­bras.

Pe­ro ga­ran­ti­zar una die­ta ba­lan­cea­da pa­ra los 2500 ani­ma­les de 230 es­pe­cies di­fe­ren­tes no es lo úni­co que ocu­pa a Weh­de­king, sino tam­bién su aten­ción mé­di­ca. Cin­co me­ses atrás, en di­ciem­bre pa­sa­do, el Zoo­ló­gi­co re­ci­bió una nu­tria be­bé des­de Arauca. Lue­go de que su ma­dre fue­ra ase­si­na­da por tra­fi­can­tes, él y su her­mano lo­gra­ron huir pa­ra que más tar­de los res­ca­ta­ran en con­di­cio­nes de­plo­ra­bles la au­to­ri­dad am­bien­tal de aque­lla re­gión. La nu­tria que hoy al­ber­ga el Zoo­ló­gi­co es la úni­ca cría que so­bre­vi­vió.

Lle­gó a Ca­li con un pe­so que ape­nas ro­za­ba el ki­lo. “Pen­sa­mos que… no lo iba a lo­grar”, re­cuer­da el ve­te­ri­na­rio. Los pri­me­ros días to­ma­ba te­te­ro y su ce­lo a su­mer­gir­se en el agua era ex­tra­or­di­na­rio. La re­cu­pe­ra­ción fue len­ta, pe­ro a un par de me­ses trans­cu­rri­dos co­bró más ra­pi­dez y ca­da día ga­na­ba cer­ca de 100 gra­mos dia­rios. Hoy, co­me cer­ca de dos ki­los y me­dio de pes­ca­do dia­rios y de lu­nes a lu­nes asis­te a sus cla­ses de na­ta­ción.

“Nos en­fo­ca­mos en for­ta­le­cer su sis­te­ma múscu­lo-es­que­lé­ti­co, ade­más de que la es­ta­mos ha­bi­tuan­do pa­ra que en un fu­tu­ro le ha­ga­mos un se­gui­mien­to mé­di­co, es de­cir, que se de­je ha­cer eco­gra­fías, to­mas de san­gre, en­tre otros exá­me­nes”, agre­ga Weh­de­king.

La úl­ti­ma vez que los ca­le­ños tu­vie­ron no­ti­cias de ella fue el 13 de ma­yo, cuan­do en el ‘Fa­ce­book Li­ve’ de Su­san cer­ca de 20.000 usua­rios ad­vir­tie­ron có­mo la nu­tria se zam­bu­llía has­ta las pro­fun­di­da­des de un re­cin­to re­ser­va­do so­lo pa­ra ella. Pron­to com­par­ti­rá lu­gar con tres nu­trias adul­tas. El video con­ti­núa y los usua­rios le en­vían sa­lu­dos. Le pro­me­ten que la vi­si­ta­rán “cuan­do to­do es­to ter­mi­ne”.

Pe­se a la cua­ren­te­na, la vi­da den­tro del Zoo­ló­gi­co de Ca­li con­ti­núa so­bre rue­das con epi­so­dios co­mo el na­ci­mien­to de seis po­llue­los de fla­men­cos a ini­cios de abril. De lu­nes a vier­nes hay trans­mi­sio­nes en vi­vo en sus re­des so­cia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.