¿Se vie­nen cam­bios en el ga­bi­ne­te de Os­pi­na?

Los lla­ma­dos de aten­ción en pú­bli­co que ha he­cho el Al­cal­de a va­rios de sus fun­cio­na­rios ha­cen pen­sar en una in­mi­nen­te re­es­truc­tu­ra­ción de su equi­po de Go­bierno.

El Pais de Cali - - Portada -

Los ‘ja­lo­nes de ore­ja’ en pú­bli­co que el al­cal­de de Ca­li, Jor­ge Iván Os­pi­na, le ha he­cho a al­gu­nos de sus fun­cio­na­rios han em­pe­za­do a ge­ne­rar es­pe­cu­la­cio­nes so­bre un po­si­ble re­me­zón en su ga­bi­ne­te.

Al­gu­nos con­ce­ja­les ase­gu­ran que el Man­da­ta­rio de­be­ría eva­luar la con­ti­nui­dad de los ti­tu­la­res del Dag­ma y la Uni­dad de Ser­vi­cios Pú­bli­cos, jus­to dos de los “re­ga­ña­dos”.

La prác­ti­ca del Al­cal­de de se­ña­lar en re­des so­cia­les las ‘fal­tas’ de sus fun­cio­na­rios ha ge­ne­ra­do de­ba­te.

Los ‘ja­lo­nes de ore­ja’ en pú­bli­co que el al­cal­de de Ca­li, Jor­ge Iván Os­pi­na, no ha te­ni­do re­pa­ro en ha­cer­le a al­gu­nos de sus fun­cio­na­rios han em­pe­za­do a ge­ne­rar es­pe­cu­la­cio­nes so­bre un po­si­ble re­me­zón en su ga­bi­ne­te.

En chis­mes de pa­si­llo en la Al­cal­día y en el Con­ce­jo has­ta se va­ti­ci­na quié­nes po­drían ser los ser­vi­do­res pú­bli­cos que es­tán en la cuer­da flo­ja. ¿Es ne­ce­sa­rio un ajus­te en el equi­po de Go­bierno Mu­ni­ci­pal?

Pa­ra Jai­me Gu­tié­rrez, di­rec­tor de In­no­po­lí­ti­ca, “más allá de de­cir si de­be ha­ber un re­vol­cón o no”, lo que po­dría es­tar pa­san­do es que el Man­da­ta­rio es­tá en­vian­do un men­sa­je muy cla­ro a al­gu­nos miem­bros de su ga­bi­ne­te.

“Les sa­có tar­je­ta ama­ri­lla con es­tos re­ga­ños pú­bli­cos, por ejem­plo, al Di­rec­tor de la Uni­dad Ad­mi­nis­tra­ti­va Es­pe­cial de Ser­vi­cios Pú­bli­cos, Uaesp; a la Se­cre­ta­ria de Bie­nes­tar So­cial y al Di­rec­tor del Dag­ma. Les ha di­cho: o co­rri­gen el rum­bo o la pró­xi­ma tar­je­ta no es ama­ri­lla sino ro­ja y no ha­rán más par­te del equi­po. Ese es un men­sa­je cla­ro pa­ra me­ter pre­sión a es­tos fun­cio­na­rios y al res­to del ga­bi­ne­te pa­ra que se es­fuer­cen y em­pie­cen a dar re­sul­ta­dos más ace­le­ra­dos y efec­ti­vos”, afir­ma el ana­lis­ta po­lí­ti­co.

En efec­to, el pa­sa­do lu­nes Os­pi­na hi­zo pú­bli­co a tra­vés de su cuen­ta en Twit­ter un re­cla­mo al Dag­ma por­que no fue in­for­ma­do de ma­ne­ra di­rec­ta de que en esa de­pen­den­cia ha­bía va­rios fun­cio­na­rios con­ta­gia­dos con Co­vid-19, en­tre ellos su di­rec­tor, Car­los Eduar­do Cal­de­rón, sino que se tu­vo que en­te­rar

“por ter­ce­ros”.

De igual for­ma, el 23 de ju­nio en la mis­ma red so­cial pu­so un vi­deo en el que con­mi­nó a los di­rec­ti­vos de la Uni­dad de Ser­vi­cios Pú­bli­cos, a car­go de Mar­co Au­re­lio Ve­ra Díaz, y del Dag­ma, ade­más de las em­pre­sas de aseo, a qué le res­pon­die­ran “si Ca­li me­re­ce es­to?”, mien­tras mos­tra­ba imá­ge­nes de un separador vial de la ciu­dad en­ma­le­za­do y con ba­su­ra y es­com­bros.

Am­bos he­chos, así co­mo un de­cre­to que ex­pi­dió el 19 de ju­nio pa­ra re­ti­rar­le las fa­cul­ta­des de con­tra­ta­ción en lo re­la­cio­na­do con la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria por el co­vid a la Se­cre­ta­ría de Bie­nes­tar So­cial, li­de­ra­da por Fa­bio­la Per­do­mo, y que mu­chos asu­mie­ron co­mo una des­au­to­ri­za­ción pú­bli­ca, han si­do leí­dos co­mo sín­to­mas de que el Man­da­ta­rio ca­le­ño pa­re­ce no es­tar muy a gus­to con va­rias de las per­so­nas a las que in­vi­tó a tra­ba­jar con él en enero pa­sa­do.

A ve­ces pa­re­ce que to­da la res­pon­sa­bi­li­dad es­tu­vie­ra so­lo en ca­be­za del Al­cal­de. Si no se ro­dea de coequi­pe­ros bue­nos, por más es­fuer­zos que ha­ga, la si­tua­ción se le va a sa­lir de las ma­nos”. FERNANDO TA­MA­YO, con­ce­jal

La for­ma de ac­tuar del Al­cal­de no es­tá bien o mal, es su es­ti­lo de Go­bierno, que pue­de ge­ne­rar una per­cep­ción fa­vo­ra­ble, pe­ro con el tiempo pue­de cau­sar des­gas­te”. JAI­ME GU­TIÉ­RREZ, di­rec­tor In­no­po­lí­ti­ca

“Es in­dis­pen­sa­ble”

De su la­do, el con­ce­jal con­ser­va­dor Fernando Ta­ma­yo, que no for­ma par­te de la coa­li­ción de Go­bierno, con­si­de­ra que sí es in­dis­pen­sa­ble un re­me­zón en el ga­bi­ne­te mu­ni­ci­pal.

“Lo que uno ve es a un Al­cal­de so­li­ta­rio, arries­gan­do su vi­da, en­fren­tan­do con va­len­tía el te­ma del co­vid, pe­ro so­lo. En­ton­ces, ahí hay una re­fle­xión que hay que ha­cer, hay unos se­cre­ta­rios que son bue­nos y que han da­do la ta­lla, pe­ro hay otros que no des­pe­gan, que no es­tán a la al­tu­ra del es­fuer­zo que él es­tá ha­cien­do”, sos­tie­ne el ca­bil­dan­te.

Y agre­ga que si la gen­te cer­ca­na a Jor­ge Iván Os­pi­na lo es­tá de­jan­do so­lo, “qué le po­de­mos pe­dir al res­to de la ciu­da­da­nía en su com­por­ta­mien­to”.

En ese sen­ti­do, pa­ra Ta­ma­yo los lla­ma­dos de aten­ción pú­bli­cos del Man­da­ta­rio ca­le­ño a sus fun­cio­na­rios son al­go pen­sa­do y pre­ce­den a la to­ma de de­ci­sio­nes pa­ra cam­biar el ga­bi­ne­te.

En­tre tan­to, el con­ce­jal Ro­ber­to Ro­drí­guez (Cen­tro De­mo­crá­ti­co) cree que el Al­cal­de de­be ha­cer una eva­lua­ción

“de la in­te­gra­li­dad y el desem­pe­ño de ca­da uno de los fun­cio­na­rios”, pues con la emer­gen­cia ge­ne­ra­da por la pan­de­mia to­dos es­tán lla­ma­dos a readap­tar­se en fun­ción de las nue­vas ne­ce­si­da­des, pe­ro, a su pa­re­cer, hay al­gu­nos que no lo es­tán lo­gran­do.

Os­pi­na “tie­ne que ha­cer una eva­lua­ción muy ex­haus­ti­va so­bre cuál es el desem­pe­ño no so­la­men­te en las fun­cio­nes pa­ra las cua­les fue con­tra­ta­do ca­da fun­cio­na­rio, sino del desa­rro­llo en es­ta pan­de­mia (...) Se sus­cri­bie­ron más de 90 con­tra­tos de ur­gen­cia ma­ni­fies­ta, se­gún el re­por­te de la Con­tra­lo­ría, y hay mu­chos con in­con­ve­nien­tes, ese es un pun­to de par­ti­da pa­ra la eva­lua­ción de los fun­cio­na­rios”, afir­ma Ro­drí­guez.

Asi­mis­mo, el ca­bil­dan­te in­de­pen­dien­te Ro­ber­to Or­tiz tam­bién con­si­de­ra que Jor­ge Iván Os­pi­na de­be “po­ner­le lu­pa” a su equi­po de tra­ba­jo: “Tie­ne que ser más ob­je­ti­vo y sa­ber es­co­ger a quie­nes lo van a ro­dear, no los que pue­da con­tro­lar de pri­me­ra mano, sino gen­te ca­paz y gen­te for­ma­da pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca”.

“No es el mo­men­to”

Por el con­tra­rio, la po­li­tó­lo­ga de la Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na Ste­fa­nía Ga­vi­ria opi­na que en la ac­tual co­yun­tu­ra no es via­ble ha­cer un re­me­zón en el equi­po de Go­bierno, pe­ro cree que sí se de­be to­mar es­ta cri­sis co­mo pun­to de re­fe­ren­cia pa­ra me­dir a los fun­cio­na­rios “en ma­te­ria de ac­ción y eje­cu­ción”.

“Tam­bién hay que te­ner en cuen­ta que el Plan de Desa­rro­llo Mu­ni­ci­pal se apro­bó ha­ce po­co y el Con­ce­jo de la ciu­dad de­be ha­cer un con­trol po­lí­ti­co ri­gu­ro­so pa­ra eva­luar el desem­pe­ño de los fun­cio­na­rios. Yo es­toy ca­si se­gu­ra de que a es­tas al­tu­ras el Al­cal­de ya sa­be quién tie­ne la ca­mi­se­ta pues­ta y quién no”, afir­ma la ex­per­ta.

Así mis­mo, pa­ra la con­ce­ja­la Ana Leidy Era­zo, del Po­lo De­mo­crá­ti­co, más que ha­cer cam­bios drás­ti­cos en el ga­bi­ne­te mu­ni­ci­pal, “ha­bría que em­pe­zar a pro­yec­tar­se có­mo, una vez apro­ba­do el Plan de Desa­rro­llo, se pue­den asu­mir des­de ya los in­di­ca­do­res y las me­tas que ca­da uno de los se­cre­ta­rios y las se­cre­ta­rias de­ben em­pe­zar a con­so­li­dar, ya que el Go­bierno ne­ce­si­ta te­ner su ga­bi­ne­te ar­ti­cu­la­do, en co­ne­xión con la Al­cal­día y en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de la gen­te”.

En­tre las de­pen­den­cias de la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal en las que se de­be­ría eva­luar la con­ti­nui­dad de sus ti­tu­la­res, Era­zo men­cio­na la Em­pre­sa Mu­ni­ci­pal de Re­no­va­ción Ur­ba­na, Em­ru, y el Dag­ma, en tan­to que otros le su­man la Uni­dad de Uni­dad de Ser­vi­cios Pú­bli­cos.

Pa­ra la ca­bil­dan­te, “go­ber­nar una ciu­dad, más que ha­cer­lo con los sec­to­res que par­ti­ci­pa­ron de la cons­truc­ción de es­te Go­bierno en épo­ca elec­to­ral, de­be ser so­bre to­do con per­so­nas idó­neas y ca­pa­ces pa­ra po­der lle­var a ca­bo los re­tos del Plan de Desa­rro­llo. En ese sen­ti­do, la eva­lua­ción téc­ni­ca tam­bién tie­ne que en­trar a fun­cio­nar y se de­be te­ner más en cuen­ta el cri­te­rio téc­ni­co que el po­lí­ti­co a la ho­ra de eje­cu­tar las fun­cio­nes del ga­bi­ne­te”.

Fi­nal­men­te, la po­li­tó­lo­ga Ro­sa­lía Co­rrea con­si­de­ra que la ta­rea de de­ci­dir si ha­brá un cam­bio o no le com­pe­te so­lo al al­cal­de Jor­ge Iván Os­pi­na.

“Real­men­te él es el que tie­ne qué eva­luar có­mo va el ren­di­mien­to de ca­da uno de sus di­fe­ren­tes coequi­pe­ros y si real­men­te pu­so a los téc­ni­cos que de­bía po­ner o no. Es él quien de­be de­ci­dir, no por las exi­gen­cias de la ciu­da­da­nía o los con­ce­ja­les o quie­nes quie­ran en es­ta pan­de­mia pes­car en río re­vuel­to”, pun­tua­li­za la ana­lis­ta.

La Uaespm tie­ne la mi­sión de di­se­ñar las es­tra­te­gias que le ga­ran­ti­zan a los ca­le­ños la pres­ta­ción efec­ti­va de los ser­vi­cios pú­bli­cos por par­te de la Ad­mi­nis­tra­ción Mu­ni­ci­pal.

A tra­vés de las re­des so­cia­les, se han co­no­ci­do los lla­ma­dos de aten­ción del al­cal­de Jor­ge Iván Os­pi­na a al­gu­nos de sus fun­cio­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.