Me­sa pa­ra ce­ro, por fa­vor

El Pais de Cali - - Poder - CARLINA TO­LE­DO PAT­TER­SON

Lo que más ex­tra­ño de la vi­da nor­mal es ir a un res­tau­ran­te. No a uno en par­ti­cu­lar, sino la ex­pe­rien­cia co­mo tal de es­tar en un lu­gar de am­bien­te agra­da­ble, que ofrez­ca bue­na co­mi­da, bue­na be­bi­da, bue­na mú­si­ca y la opor­tu­ni­dad de sen­tar­se a ob­ser­var a otras per­so­nas.

El dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la de­fi­ne res­tau­ran­te co­mo un “es­ta­ble­ci­mien­to pú­bli­co don­de se sir­ven co­mi­das y be­bi­das, me­dian­te pre­cio, pa­ra ser con­su­mi­das en el mis­mo lo­cal”. Y sí, eso es cla­ra­men­te un res­tau­ran­te, pe­ro al en­trar en esa mis­ma de­fi­ni­ción las fon­das, co­rrien­ta­zos, ca­fe­te­rías pi­que­tea­de­ros y otros lu­ga­res pú­bli­cos, quie­ro ha­cer una li­ge­ra dis­tin­ción muy per­so­nal.

Pa­ra mí un res­tau­ran­te de ver­dad ver­dad es un lu­gar en el cual me sien­ta tan có­mo­da que pue­do ir acom­pa­ña­da úni­ca­men­te de un li­bro. Tam­bién don­de va­ya con un gru­po de per­so­nas y me sien­ta co­mo en mi ca­sa. Al cual tam­bién pue­da ir por ejem­plo con mi hi­jo me­nor de edad a sen­tar­me en la ba­rra y mien­tras él to­ma li­mo­na­da y yo ginebra, los dos po­da­mos ob­ser­var gen­te y es­pe­cu­lar so­bre cuál es su his­to­ria de vi­da. Don­de co­ma lo que no pre­pa­ro en ca­sa nor­mal­men­te y tam­po­co voy a pre­pa­rar nun­ca por su com­ple­ji­dad y por su­pues­to, don­de la mú­si­ca no me es­pan­te, sino que me den ga­nas de que­dar­me la no­che en­te­ra.

De ahí que evi­den­te­men­te ten­ga mis res­tau­ran­tes fa­vo­ri­tos y me ha do­li­do mu­chí­si­mo sa­ber que en Co­lom­bia al­gu­nos de ellos es­tán ce­rran­do

por­que ya no aguan­tan más la fal­ta de in­gre­sos. Y es que cla­ra­men­te a pun­ta de do­mi­ci­lios es muy com­ple­jo pa­gar obli­ga­cio­nes la­bo­ra­les, ser­vi­cios y arrien­dos, co­mo lo afir­mó Jor­ge Rausch la se­ma­na pa­sa­da cuan­do anun­ció el cie­rre de cin­co de sus res­tau­ran­tes. El fa­mo­so chef Harry Sas­son afir­mó por su par­te al anun­ciar el cie­rre del icó­ni­co Bal­zac que “na­die ven­de en do­mi­ci­lios más del 10 por cien­to de sus ven­tas”. Así, ni mo­do.

Lo tris­te es que mu­chos de esos res­tau­ran­tes que han ce­rra­do, se­gu­ra­men­te no vol­ve­rán. Da­ve Chang, el due­ño de Mo­mo­fu­ku, una ex­ten­sa ca­de­na de res­tau­ran­tes, de­cía ha­ce unos días en su pod­cast The Da­ve Chang Show, que des­pués de ha­ber te­ni­do que ce­rrar va­rios de sus es­ta­ble­ci­mien­tos, “el fu­tu­ro post co­vid de Mo­mo­fu­ku no in­clu­ye cre­cer, sino con­so­li­dar­se y com­pri­mir­se. No po­de­mos vol­ver a ser así de vul­ne­ra­bles nun­ca más”.

El Gru­po Mo­mo­fu­ku tie­ne en lí­nea un ma­nual de sa­lud y se­gu­ri­dad en res­tau­ran­tes que com­par­te con to­da la in­dus­tria. En él bá­si­ca­men­te re­plan­tean la ex­pe­rien­cia del co­men­sal y có­mo el sec­tor tie­ne la obli­ga­ción de ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de clien­tes, em­plea­dos, pro­vee­do­res y to­das las per­so­nas in­vo­lu­cra­das en su ca­de­na de ser­vi­cios.

Al leer el ma­nual re­cuer­do lo bá­si­co del vi­rus Co­vid-19: lo fá­cil que se con­ta­gia por so­lo te­ner con­tac­to con una per­so­na o su­per­fi­cie in­fec­ta­da; la ne­ce­si­dad del la­va­do fre­cuen­te de ma­nos y cuán­do y có­mo una per­so­na que tra­ba­ja en res­tau­ran­tes de­be ha­cer­lo; la prohi­bi­ción de con­tac­to fí­si­co; la dis­tan­cia so­cial; el uso de ta­pa­bo­cas y más­ca­ras; la to­ma de tem­pe­ra­tu­ra; el es­pa­cio que de­be ha­ber en­tre me­sas, las re­co­men­da­cio­nes de for­ma de pa­go y hay un gran et­cé­te­ra.

El so­lo pen­sar en to­do lo an­te­rior me qui­ta las ga­nas de vol­ver a un res­tau­ran­te en mu­cho, mu­chí­si­mo tiempo. Uno, por el ries­go per­so­nal que se co­rre al ir a un si­tio pú­bli­co. Dos, por­que ¿quién ga­ran­ti­za que los pro­to­co­los sí se es­tén si­guien­do en los res­tau­ran­tes? Tres, por­que an­te tan­to com­pli­que y res­tric­cio­nes, lo agra­da­ble e ín­ti­mo de la ex­pe­rien­cia de un res­tau­ran­te se per­dió y cla­ra­men­te don­de me­jor es­toy es en mi ca­sa y mi co­ci­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.