Ca­li: 14 mil com­pa­ren­dos por ca­sos de in­to­le­ran­cia

Víc­ti­mas y con­ce­ja­les pi­den cam­pa­ñas de cul­tu­ra ciu­da­da­na que abor­den el te­ma de la sa­na con­vi­ven­cia y el res­pe­to al otro.

El Pais de Cali - - Orden -

En el pri­mer se­mes­tre del año, la Po­li­cía Ca­li apli­có 14.161 com­pa­ren­dos por com­por­ta­mien­tos que po­nen en ries­go la vi­da e in­te­gri­dad. Es de­cir, ca­sos de in­to­le­ran­cia. Con res­pec­to al mis­mo pe­rio­do del año an­te­rior, hu­bo un au­men­to de 9256 mul­tas.

Tan so­lo el mes pa­sa­do, en las re­des so­cia­les cir­cu­la­ron vi­deos en los que se evi­den­cia­ron di­fe­ren­tes agre­sio­nes en dis­tin­tos lu­ga­res de la ciu­dad.

En­tre los ca­sos re­gis­tra­dos en cá­ma­ra es­tá el de un hom­bre, agre­di­do fren­te a su hi­jo de 10 años por una pa­re­ja, a quie­nes pi­dió re­ti­rar­se de un es­pa­cio res­trin­gi­do en el Mu­seo La Tertulia.

“La chi­ca me es­cu­pió, pe­ro al­can­cé a es­qui­var­lo. Me­dio me des­cui­dé y cuan­do vol­teé a mi­rar ya el ti­po ha­bía lan­za­do la pa­ta­da vo­la­do­ra y sa­lí ro­dan­do por el tea­trino. Que­dé afec­ta­do de la ca­ra. Afor­tu­na­da­men­te las he­ri­das fue­ron su­per­fi­cia­les y ya se cu­ra­ron com­ple­ta­men­te”, afir­mó el hom­bre.

Por otra par­te, es­tá cir­cu­lan­do otro vi­deo que re­gis­tró una agre­sión callejera que tu­vo lu­gar en el ba­rrio Ma­rro­quín I, del orien­te de Ca­li, el pa­sa­do do­min­go 14 de ju­nio, don­de un gru­po de jó­ve­nes agre­den en va­rias opor­tu­ni­da­des a la víc­ti­ma has­ta el pun­to de apu­ña­lar­lo.

Otro de los he­chos cap­tu­ra­do en vi­deo fue el ca­so de Juan Car­los Mu­ñoz, quien fue ata­ca­do por uno de sus ve­ci­nos en el ba­rrio Ala­me­da, a raíz de su orien­ta­ción se­xual.

“El pa­sa­do 11 de ju­nio, al sa­lir a la ca­lle y pa­sar cer­ca a al­gu­nos ve­ci­nos, em­pe­za­ron a ha­cer bur­las ho­mo­fó­bi­cas, des­de la dis­tan­cia se re­fe­rían a mí en fe­me­nino y yo me que­dé ca­lla­do. Ya en la no­che op­té por acer­car­me a ha­blar­les so­bre es­ta si­tua­ción que me in­co­mo­da­ba, de­bo con­fe­sar que fui con mie­do, pe­ro de­ci­dí ha­blar por­que yo co­mo hom­bre gay me he en­fren­ta­do a bull­ying to­da la vi­da. Si no se ha­bla es­to, de­bía se­guir aguan­tan­do la si­tua­ción”, ase­gu­ró Mu­ñoz.

El jo­ven tam­bién na­rró que una vez fue a dia­lo­gar con su ve­cino, las otras per­so­nas em­pe­za­ron a ata­car­lo de for­ma ver­bal y fí­si­ca.

“El ve­cino se irri­tó, a tal pun­to que co­gió un palo y me gol­peó en la es­pal­da. En me­dio de la adre­na­li­na de la agre­sión, yo lle­gué a cues­tio­nar el mo­men­to en el que ha­bía acon­te­ci­do es­ta si­tua­ción de ata­que y pues lle­ga­ron a dar­me una pa­ta­da has­ta en el ojo”, aco­tó la víc­ti­ma.

Mu­ñoz ase­ve­ró que la Po­li­cía, cuan­do arri­bó al lu­gar de los he­chos, no reali­zó nin­gún lla­ma­do de aten­ción y tam­po­co co­lo­có nin­gún com­pa­ren­do a los im­pli­ca­dos en el ata­que. Ade­más, la víc­ti­ma agre­gó que al co­lo­car la denuncia an­te la Po­li­cía, lo úni­co que ma­ni­fes­ta­ron fue: “pa­ra pe­lear se ne­ce­si­tan dos y que si vol­vía a ocu­rrir un he­cho de agre­sión op­ta­ra por que­dar­se ca­lla­do y no reac­cio­nar”.

An­te es­te in­cre­men­to de ac­tos de in­to­le­ran­cia, que ter­mi­nan en agre­sio­nes fí­si­cas y ver­ba­les, con­ce­ja­les co­mo Fernando Ta­ma­yo y Ro­ber­to Or­tiz se pro­nun­cia­ron al res­pec­to.

“El te­ma de las ri­ñas, aun an­tes de la pan­de­mia, es uno de los ge­ne­ra­do­res prin­ci­pa­les de vio­len­cia en es­ta ciu­dad y des­afor­tu­na­da­men­te se ha agu­di­za­do en es­ta tem­po­ra­da co­mo efec­to del en­cie­rro. Sin em­bar­go, es im­por­tan­te in­di­car que la ciu­dad siem­pre ha te­ni­do pro­fun­dos ni­ve­les de in­to­le­ran­cia”, di­jo Ta­ma­yo.

El con­ce­jal hi­zo es­pe­cial én­fa­sis en que las agre­sio­nes cau­sa­das por pa­ra­dig­mas ho­mo­fó­bi­cos de­ben ser con­tun­den­tes en su ac­cio­nar.

“En el te­ma de agre­sio­nes ha­cia la co­mu­ni­dad Lgbti, las au­to­ri­da­des de­ben ser pu­ni­ti­vas, no se pue­de per­mi­tir dis­cri­mi­na­cio­nes de es­te ti­po en la ciu­dad, se de­ben bus­car las he­rra­mien­tas pa­ra ju­di­cia­li­zar a es­te ti­po de agre­so­res”, re­cal­có.

A su vez, el ca­bil­dan­te Ro­ber­to Or­tiz re­cha­zó los ac­tos de in­to­le­ran­cia con­tra cual­quier ser hu­mano. “Aquí en Ca­li te­ne­mos que res­pe­tar­nos por­que la Cons­ti­tu­ción de nues­tro país así lo ga­ran­ti­za, las au­to­ri­da­des de­ben apli­car el Có­di­go de Po­li­cía. En lo co­rri­do de es­te año, la ciu­dad re­gis­tra cer­ca de 500 muer­tes cau­sa­das por la vio­len­cia, por la cri­mi­na­li­dad, es de­cir, so­mos una so­cie­dad vio­len­ta”, di­jo.

Pa­ra Or­tiz, es ne­ce­sa­rio que las au­to­ri­da­des ac­túen y co­lo­quen to­do el pe­so de la ley pa­ra aque­llos que rea­li­zan cual­quier ti­po de agre­sión con­tra un ser hu­mano.

“Las le­yes es­tán pa­ra que se apli­que a aque­llos que las in­frin­jan. Por otra par­te, ha­go un lla­ma­do a las per­so­nas que son víc­ti­mas o es­tán sien­do tes­ti­gos de al­gún ti­po de agre­sión pa­ra que de­nun­cien es­tos he­chos, no se pue­de per­mi­tir que es­to se pre­sen­te”, ex­pre­só Or­tiz.

Los dos con­ce­ja­les coin­ci­die­ron en que des­de la Al­cal­día se de­be pro­mo­ver cam­pa­ñas de cul­tu­ra ciu­da­da­na que abor­den el te­ma de la con­vi­ven­cia y el res­pe­to al otro.

Ta­ma­yo tam­bién aler­tó que se de­be tra­ba­jar con ur­gen­cia en es­tas cam­pa­ñas de cul­tu­ra ciu­da­da­na pun­tua­li­zan­do, so­bre to­do, en el te­ma de la sa­na con­vi­ven­cia.

En el mis­mo or­den de ideas, Or­tiz con­clu­yó que “se de­be ha­cer én­fa­sis en cam­pa­ñas de cul­tu­ra ciu­da­da­na, que pro­mue­van men­sa­jes del res­pe­to por la vi­da, pe­ro es­to no pue­de que­dar­se so­lo en pan­fle­tos, sino que de­be rea­li­zar­se un acer­ca­mien­to con la co­mu­ni­dad, que se dia­lo­gue con sus miem­bros, me­dian­te ex­per­tos co­mo so­ció­lo­gos”.

Un com­pa­ren­do por ri­ñas, pe­leas o con­fron­ta­cio­nes vio­len­tas se ti­pi­fi­ca en el Có­di­go de Po­li­cía co­mo mul­ta ti­po 2 y pue­de te­ner un va­lor de $196.720.

En un vi­deo que­dó re­gis­tra­do un ac­to de in­to­le­ran­cia la se­ma­na pa­sa­da. Un hom­bre fue agre­di­do fren­te a su hi­jo de 10 años en el tea­trino de La Tertulia por par­te de una pa­re­ja que lo in­sul­tó, pa­teó y es­cu­pió.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.