DIE­GO MAR­TÍ­NEZ

El Pais de Cali - - Portada - DIE­GO MAR­TÍ­NEZ LLO­RE­DA

En me­dio de la atroz pan­de­mia que nos ca­yó del cie­lo y de la con­se­cuen­te cri­sis eco­nó­mi­ca que es­ta ha cau­sa­do, bue­na par­te de los con­ce­ja­les de Ca­li y de la co­mu­ni­dad se ha tren­za­do en un par de dis­cu­sio­nes inanes y es­té­ri­les, en lu­gar de preo­cu­par­se de los pro­ble­mas reales que nos ago­bian.

La pri­me­ra po­lé­mi­ca tie­ne que ver con el nom­bre que se le ‘de­be’ dar al puen­te que se es­tá ter­mi­nan­do en la ca­lle 100, al sur de la ciu­dad.

Un gru­po de con­ce­ja­les pro­pu­so ren­dir­le un ho­me­na­je a la re­cien­te­men­te fa­lle­ci­da Cle­men­ti­na Vé­lez y bau­ti­zar esa obra ci­vil con el nom­bre de la ‘da­ma de hie­rro’.

Y quién di­jo mie­do. Al­gu­nos con­tra­dic­to­res de ‘Cle­ma’ y ve­ci­nos del si­tio don­de se le­van­ta el puen­te pu­sie­ron el gri­to en el cie­lo y con­si­de­ra­ron una afren­ta que se le die­ra a esa obra el nom­bre de la di­ri­gen­te li­be­ral.

Hay que de­cir que la ma­la ima­gen que pa­de­ce nues­tro Con­ce­jo con­tri­bu­ye a que mu­chos ca­le­ños no quie­ran que se le rin­da ho­me­na­je al­guno a na­die que ha­ya for­ma­do par­te de esa cor­po­ra­ción.

Quie­nes se opo­nen a que al puen­te se le dé el nom­bre de Cle­ma han pro­pues­to que se bau­ti­ce co­mo el puen­te de la Za­ri­güe­ya, ani­mal en­dé­mi­co de la zo­na y que al pa­re­cer ha su­fri­do mu­cho con es­tas obras.

Yo no ten­go na­da ni con­tra Cle­ma, con quien tu­ve una bue­na re­la­ción y creo que sin ser una san­ta sí hi­zo mu­cho por es­ta ciu­dad, ni mu­cho me­nos con­tra las za­ri­güe­yas. Con­tra lo que es­toy es que se ar­me se­me­jan­te de­ba­te por el nom­bre de un puen­te que no es nin­gu­na obra de ar­te sino sim­ple­men­te una so­lu­ción a la mo­vi­li­dad del sur.

Que obras mo­nu­men­ta­les co­mo el Gol­den Ga­te, el puen­te de Brooklyn o el Ale­jan­dro III ten­gan nom­bre pro­pio se en­tien­de por­que ade­más de me­jo­rar la cir­cu­la­ción, son hi­tos de ar­te y de in­ge­nie­ría.

Así que la me­jor so­lu­ción pa­ra es­ta ab­sur­da po­lé­mi­ca es que de­jen el puen­te sin bau­ti­zar y que la gen­te lo lla­me co­mo quie­ra.

La otra dis­cu­sión es­tú­pi­da que ha sur­gi­do en Ca­li la ar­mó el con­ce­jal Terry Hur­ta­do, que apar­te de vol­ver añi­cos el ca­rro que le dio el Con­ce­jo ha de­ja­do po­ca hue­lla en esa cor­po­ra­ción.

Pues al buen Terry se le ocu­rrió pro­po­ner el re­ti­ro de la es­ta­tua de Se­bas­tián de Be­lal­cá­zar del si­tio que ocu­pa ha­ce más de 50 años.

Ar­gu­men­ta Terry que Be­lal­cá­zar era un es­cla­vis­ta y un per­se­gui­dor de in­dios y que por lo tan­to no me­re­ce nin­gún ho­me­na­je. Va­ya es­tu­pi­dez. Pri­me­ro, Be­lal­cá­zar era un hom­bre de su tiempo y juz­gar­lo con los ojos de hoy, 500 años des­pués, es ab­sur­do.

Si nos va­mos a po­ner a ave­ri­guar el pron­tua­rio de los per­so­na­jes a los que les han he­cho una es­ta­tua, no va a que­dar un mo­nu­men­to de esos en Ca­li.

A Bo­lí­var lo po­dían ba­jar de su pe­des­tal por sus pre­ten­sio­nes dic­ta­to­ria­les; a San­tan­der lo po­dían ar­chi­var por ha­ber par­ti­ci­pa­do en un com­plot pa­ra ase­si­nar al li­ber­ta­dor. A Cris­to Rey, los ag­nós­ti­cos y quie­nes pro­fe­san re­li­gio­nes di­fe­ren­tes a la ca­tó­li­ca po­dían exi­gir que lo ba­ja­ran de su ce­rro. Y has­ta al ga­to del río lo po­día­mos des­mon­tar por­que bien es sa­bi­do que esos ani­ma­les trans­mi­ten una pe­li­gro­sa en­fer­me­dad lla­ma­da To­xo­plas­mo­sis.

Terry, por fa­vor co­ge ofi­cio y en­tien­de que esos mo­nu­men­tos son unos em­ble­mas de la ciu­dad que la iden­ti­fi­can y la dis­tin­guen.

Y en vez de ge­ne­rar dis­cu­sio­nes y pro­ble­mas plan­tea so­lu­cio­nes a los mil líos que tie­ne nues­tra ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.