ÁN­GE­LA CUE­VAS

El Pais de Cali - - Portada - ÁN­GE­LA CUE­VAS DE DOLMETSCH

La eco­no­mía del re­ga­lo lle­gó al mun­do con el co­ro­na­vi­rus. Pri­me­ro fue­ron los tra­pos ro­jos en las ven­ta­nas de aque­llas per­so­nas que no te­nían in­gre­sos, ven­de­do­res am­bu­lan­tes, ami­gos de lo ajeno, por­dio­se­ros, tra­ba­ja­do­ras se­xua­les. Los ve­ci­nos fue­ron los pri­me­ros en res­pon­der lle­van­do un pla­to de co­mi­da y lue­go aque­llas mu­je­res con vo­ca­ción de ayu­da em­pe­za­ron a ha­cer las ollas co­mu­ni­ta­rias.

Di­ce Ma­ría Est­her, asis­ten­te de enfermería: me dio pe­sar de al­gu­nos ve­ci­nos que es­ta­ban con los bra­zos cru­za­dos co­mo re­sul­ta­do de la cua­ren­te­na. Unos jó­ve­nes de la par­te al­ta de Si­loé, en­tre ellos uno en si­lla de rue­das to­có a mi puer­ta y me di­jo que si les co­la­bo­ra­ba ha­cien­do una olla co­mu­ni­ta­ria. Em­pe­za­mos a ir de ca­sa en ca­sa pa­ra ver có­mo nos co­la­bo­rá­ba­mos. Los co­me­do­res co­mu­ni­ta­rios en Si­loé ha­bían pa­ra­do co­mo co­sa ex­tra­ña una se­ma­na an­tes de la cua­ren­te­na. Re­co­gi­mos su­fi­cien­te co­mi­da pa­ra ha­cer 200 al­muer­zos una li­bra de arroz aquí unos frí­jo­les allá, otros te­nían plá­ta­nos y pa­pas. Na­die se ne­gó y co­mo Si­loé es de puer­tas abier­tas la gen­te co­la­bo­ra­ba sin ne­ce­si­dad de pe­dir­les el fa­vor.

En ese mo­men­to en Co­lom­bia flo­re­ció la so­li­da­ri­dad y los tra­pos ro­jos fue­ron des­apa­re­cien­do. Los más pu­dien­tes hi­cie­ron min­gas pa­ra re­co­ger mer­ca­dos, go­bierno, po­lí­ti­cos, igle­sia, to­dos es­ta­ban cons­cien­tes que na­die se po­día mo­rir de ham­bre. La olla co­mu­ni­ta­ria de Si­loé, con el tra­ba­jo gra­tui­to de las mu­je­res no ha de­ja­do de en­tre­gar 200 al­muer­zos dia­rios, a ve­ces no sa­ben qué ha­cer, no lle­ga ayu­da del Go­bierno y la ar­qui­dió­ce­sis po­ne con­di­cio­nes. Un día fo­tó­gra­fo nos re­ga­ló 30 al­muer­zos, di­ce Ma­ría Est­her.

Así, en Co­lom­bia cre­ce la eco­no­mía del re­ga­lo y el Go­bierno pro­mue­ve una cam­pa­ña pe­da­gó­gi­ca lla­ma­da ‘Ayu­dar ha­ce bien.’ Las se­ño­ras de Si­loé, del Dis­tri­to de Agua­blan­ca co­ci­nan gra­tis, y los re­cur­sos flu­yen don­de se ne­ce­si­tan. Bie­nes­tar Fa­mi­liar se per­ca­ta que hay ni­ños des­nu­tri­dos. Di­lian Fran­cis­ca To­ro en Facebook Li­ve ‘ABC Di­lian’ pro­po­ne el in­gre­so mí­ni­mo vi­tal, pro­pues­ta que ya ha­ce al­gún tiempo cir­cu­la en el pla­ne­ta.

No to­do el mun­do ha en­tra­do en la eco­no­mía del re­ga­lo, los ban­cos co­lom­bia­nos si­guen co­bran­do in­tere­ses cuan­do en el mun­do el in­te­rés es ne­ga­ti­vo y so­bre to­do aque­llos del fa­mo­so mi­cro­cré­di­to que si­guen pa­san­do de aga­che, y co­bran­do esos in­tere­ses de usu­ra sin que el Go­bierno los san­cio­ne.

El mun­do no se­rá lo mis­mo des­pués de la pan­de­mia, ya al­gu­nos se han rein­ven­ta­do nue­vas vi­das, ¿se­gui­re­mos tra­ba­jan­do des­de la ca­sa? ¿Vol­ve­re­mos a abra­zar­nos? Sí ne­ce­si­ta­re­mos tan­tos ves­ti­dos y tan­tos za­pa­tos, o con tres pa­res bas­ta. Ya co­no­ce­mos los via­jes vir­tua­les y pa­ra qué co­ger un avión cuan­do po­de­mos ver el mun­do en ter­ce­ra di­men­sión. Vol­ve­re­mos al cam­po y las vi­vien­das de in­te­rés so­cial no se­rán en apar­ta­men­tos de 50 me­tros sino en ca­sas don­de pue­dan sem­brar hor­ta­li­zas y ser au­to­su­fi­cien­tes, es­to nos lo ha en­se­ña­do es­ta pan­de­mia que nun­ca pen­sa­mos que nos to­ca­ra vi­vir­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.