Otra re­for­ma que no fue

El Pais de Cali - - Opinión -

Es­ta vez tam­po­co fue. Cuan­do fal­ta­ba un de­ba­te en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca pa­ra su apro­ba­ción, el pro­yec­to de re­for­ma de las Cor­po­ra­cio­nes Au­tó­no­mas Re­gio­na­les se hun­dió. Con es­te son 20 los in­ten­tos fa­lli­dos por cam­biar unas en­ti­da­des que per­die­ron su nor­te y se con­vir­tie­ron en bo­tín po­lí­ti­co que sa­cia el ape­ti­to clien­te­lis­ta en los de­par­ta­men­tos.

La trans­for­ma­ción de las CAR es una ne­ce­si­dad que se co­men­zó a plan­tear ha­ce más de diez años, cuan­do se hi­zo evi­den­te que los ob­je­ti­vos de la Ley 99 de 1993, que les dio vi­da tal co­mo se co­no­cen hoy, no se es­ta­ban cum­plien­do. Crear una Cor­po­ra­ción por ca­da de­par­ta­men­to, que se en­car­ga­ra del me­dio am­bien­te y de su con­ser­va­ción, tal co­mo lo dis­pu­so la Cons­ti­tu­ción del 91, sig­ni­fi­có que se aca­ba­ra con el pro­pó­si­to de de­sa­rro­llo re­gio­nal que te­nían has­ta ese mo­men­to al­gu­nas co­mo la CVC y que se per­die­ra la con­ti­nui­dad de su tra­ba­jo por­que en su ma­yo­ría las nue­vas en­ti­da­des fue­ron in­ca­pa­ces de rea­li­zar su co­me­ti­do.

Esa ato­mi­za­ción sig­ni­fi­có un re­tro­ce­so en to­do sen­ti­do. Aún hoy, mu­chas de las CAR no tie­nen un nor­te de­fi­ni­do, ni tam­po­co re­cur­sos o in­te­rés en pro­te­ger el me­dio am­bien­te, lo que las ha he­cho per­fec­tas pa­ra que la co­rrup­ción, la bu­ro­cra­cia inú­til y la fe­ria de con­tra­tos se las tra­guen. Des­de la elec­ción de los con­se­jos di­rec­ti­vos, pa­san­do por la es­co­gen­cia de sus di­rec­to­res o la de­sig­na­ción de los fun­cio­na­rios de las Cor­po­ra­cio­nes Au­tó­no­mas, se han con­ver­ti­do en pro­ce­sos pri­sio­ne­ros de la po­li­ti­que­ría y se abren ca­mino los vi­cios que ella con­lle­va.

Sin des­co­no­cer el tra­ba­jo que mu­chas rea­li­zan, así co­mo los es­fuer­zos de en­ti­da­des co­mo la CVC, pa­ra cum­plir su ta­rea de ve­lar por la con­ser­va­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les de­par­ta­men­ta­les, lo cier­to es que van 27 años per­di­dos en la ma­ra­ña clien­te­lis­ta y en una dispu­ta que im­pi­de cum­plir los ob­je­ti­vos de la ley 99 de 1993. En ello se in­clu­ye la ob­se­sión del cen­tra­lis­mo por apo­de­rar­se de los re­cur­sos de esas cor­po­ra­cio­nes, que en el ca­so del Va­lle han ser­vi­do pa­ra pre­ser­var la ins­ti­tu­ción y cui­dar el me­dio am­bien­te.

Ese bo­tín en que se con­vir­tie­ron las CAR y los in­tere­ses crea­dos en ellas, son los que han im­pe­di­do que se ha­gan las trans­for­ma­cio­nes que se ne­ce­si­tan. Así que­dó en evi­den­cia con el más re­cien­te pro­yec­to de re­for­ma que de nue­vo nau­fra­gó en el Con­gre­so de la Re­pú­bli­ca, el cual fue sometido a cam­bios drás­ti­cos du­ran­te las dis­cu­sio­nes le­gis­la­ti­vas y ter­mi­nó sin cum­plir el es­pí­ri­tu ini­cial con el que fue pre­sen­ta­do, sin in­cluir cam­bios co­mo la elec­ción por con­cur­so de los di­rec­to­res de esas en­ti­da­des o la re­duc­ción del nú­me­ro de in­te­gran­tes de los con­se­jos di­rec­ti­vos.

Es lo que ha su­ce­di­do con la ma­yo­ría de pro­yec­tos que se han tra­mi­ta­do sin éxi­to en es­tos diez años, al pun­to en que no se sa­be qué es peor, si man­te­ner las CAR tal co­mo es­tán hoy o apro­bar re­for­mas que só­lo se ex­pli­can por las dispu­tas de la po­li­ti­que­ría y la avi­dez del cen­tra­lis­mo pa­ra que­dar­se con sus re­cur­sos. Mien­tras ese cam­bio si­gue sin ser po­si­ble, la in­men­sa ma­yo­ría del te­rri­to­rio na­cio­nal pa­de­ce la des­truc­ción de su na­tu­ra­le­za, sin que exis­tan au­to­ri­da­des idó­neas que la pro­te­jan o que se con­vier­tan en ver­da­de­ros ins­tru­men­tos de de­sa­rro­llo y con­ser­va­ción del me­dio am­bien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.