La vi­si­ta de los re­yes

El Pais de Cali - - Opinión - EDUAR­DO JO­SÉ VIC­TO­RIA RUIZ

Una de las más be­llas tra­di­cio­nes de la Igle­sia Ca­tó­li­ca es la vi­si­ta de los re­yes ma­gos. El evan­ge­lis­ta Ma­teo na­rró la pre­sen­cia de es­tos as­tró­lo­gos en Be­lén bus­can­do a quien se­ría el rey de los ju­díos, ca­li­fi­ca­ti­vo que ge­ne­ró la ira de He­ro­des al pun­to de man­dar a ma­tar a to­dos los ni­ños na­ci­dos en la re­gión.

Los vi­si­tan­tes fue­ron Mel­chor, quien lle­vó el oro de re­ga­lo. Gas­par, por­ta­ba el aro­má­ti­co in­cien­so, ofren­da de dio­ses, y Bal­ta­sar, el afro del gru­po, por­ta­ba la mi­rra, re­si­na y go­ma ex­traí­das de ár­bo­les. Por ge­ne­ro­sos y su apa­rien­cia de pu­dien­tes se les lla­mó re­yes, y por su co­no­ci­mien­to de los as­tros se les su­po­nía ma­gos. To­dos los años se an­sía su lle­ga­da, fuen­te de ale­gría pa­ra to­dos. Sin em­bar­go, el via­je de 2021 es­tá en ve­re­mos có­mo nos lo cuen­tan ellos mis­mos:

“Te­ne­mos du­das so­bre nues­tra ida a Co­lom­bia. Es­ta­mos vie­jos y aun­que so­mos ca­mi­nan­tes y es­tu­dio­sos, se­gu­ra­men­te nos con­fi­na­rán por ser ma­yo­res de 70 años. Nues­tras jornadas se ma­ti­zan con ho­te­les a lo lar­go del ca­mino y sa­bo­rear co­mi­das típicas en los de­li­cio­sos res­tau­ran­tes co­lom­bia­nos. Oja­lá am­bos re­abran pron­to, pe­ro sin esa cer­te­za nues­tro re­co­rri­do mi­sio­nal y el de mi­llo­nes de tu­ris­tas se sus­pen­de­rá. Nos preo­cu­pa an­dar con el oro y que las au­to­ri­da­des ima­gi­nen que fue ex­traí­do por los mi­ne­ros ile­ga­les que ho­ra­dan el sue­lo de esa be­lla na­ción. Es fac­ti­ble que la de­fo­res­ta­ción cre­cien­te im­pi­da nues­tro ac­ce­so al in­cien­so y la mi­rra.

Te­ne­mos cla­ro que de­be­mos re­co­rrer los ca­mi­nos con ta­pa­bo­cas. Tam­bién que de­be­mos lle­var una dis­tan­cia en­tre ca­da uno de no­so­tros. Nos han ad­ver­ti­do que la pre­sen­cia de tres ex­tra­ños, bar­ba­dos, ve­ni­dos del Orien­te Me­dio y con el ros­tro ta­pa­do, se­rá pre­tex­to pa­ra que pa­ra­cos y gue­rri­llos nos con­si­de­ren ob­je­ti­vo y co­rra­mos la suer­te de los lí­de­res so­cia­les que mueren se­ma­nal­men­te por de­fen­der sus creen­cias y va­lo­res.

No te­ne­mos cla­ri­dad so­bre aper­tu­ra de vue­los que nos lle­ve y nos trai­ga. Es­ta­mos le­yen­do que la al­cal­de­sa de la ca­pi­tal del país le con­tro­vier­te al Pre­si­den­te to­do lo que se de­be ha­cer. Por tan­ta in­cer­ti­dum­bre, no pla­ni­fi­ca­re­mos via­je. Es­ta­re­mos pen­dien­tes de Co­lom­bia a ver qué pa­sa. En­tre tan­to y pa­ra es­tar ocu­pa­dos, va­mos a de­jar de ser re­yes ma­gos unos me­ses, en­sa­ya­re­mos ser trío de mú­si­cos e ire­mos en el pró­xi­mo ju­nio al fes­ti­val del Mono Núñez, oa­sis de­li­cio­so en me­dio de es­te caos. Cree­mos que va­mos más a la fi­ja”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.