Oa­sis

El Pais de Cali - - Opinión - GON­ZA­LO GA­LLO G. @Gon­za­lo­ga­llog

Hay una can­ción cu­ba­na de Com­pay Se­gun­do que se ti­tu­la ‘Sa­bro­so’ y di­ce: “La fran­que­za va­le mu­cho y la men­ti­ra muy po­co”.

Las men­ti­ras más ne­fas­tas son las que nos de­ci­mos a no­so­tros mis­mos, ce­ga­dos por un ego so­ber­bio.

Cuan­do es­te mal lle­ga a di­men­sio­nes de­li­ran­tes es cuan­do al­guien se con­vier­te en un mons­truo me­ga­ló­mano.

Tú, ca­mi­na de la mano de la ver­dad, áma­la, de­ja que te guíe y ve­rás con go­zo que te ayu­da a dis­fru­tar de fe­li­ci­dad.

Tem­prano o tar­de el men­ti­ro­so co­se­cha amar­gos fru­tos y uno de ellos es que sus re­la­cio­nes se rompen.

Sé sin­ce­ro por­que lo que ga­nas no tie­ne nom­bre, del mis­mo mo­do que lo que pier­des con el en­ga­ño no tie­ne me­di­da.

Eso sí, sé bien cons­cien­te de que nun­ca tie­nes ‘la’ ver­dad sino ‘tú’ ver­dad. Así apren­des a va­lo­rar otras opi­nio­nes.

Sin sin­ce­ri­dad y con infidelida­d el cris­tal de la con­fian­za se vuel­ve añi­cos y es bien com­pli­ca­do o im­po­si­ble re­cu­pe­rar­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.