DE­ME­TRIO ARA­BIA

El Pais de Cali - - Portada - DE­ME­TRIO ARA­BIA Ara­bes­cos

Ha­ce unos días, una de las más re­co­no­ci­das So­cie­da­des cien­tí­fi­cas co­lom­bia­nas afir­ma­ba que Co­lom­bia era una de los paí­ses más atra­sa­dos en la to­ma de prue­bas se­ro­ló­gi­cas y mo­le­cu­la­res pa­ra com­ba­tir el co­ro­na­vi­rus. Y an­te eso, el se­ñor Luis Gui­ller­mo Pla­ta, ge­ren­te pa­ra la aten­ción de la pan­de­mia, sa­lió a des­vir­tuar a los cien­tí­fi­cos. (Le creo más al cien­tí­fi­co que al po­lí­ti­co).

Y mien­tras no­so­tros se­gui­mos es­pe­ran­do –y es­car­ban­do- quién di­ce la ver­dad, lo im­por­tan­te es que nues­tras au­to­ri­da­des se­pan que el pue­blo se es­tá ma­man­do de ellos, por­que no en­cuen­tra el rum­bo a se­guir des­pués de cua­tro me­ses de con­fi­na­mien­to. Los ejem­plos de nues­tras au­to­ri­da­des en ple­na pan­de­mia son la­men­ta­bles: 1.- Un Pre­si­den­te que vuel­ve a pre­va­ri­car, y aho­ra cuan­do la tem­pes­tad arre­cia, de­le­ga en sus al­cal­des y go­ber­na­do­res la for­ma de en­fren­tar­la. 2.- El Con­tra­lor na­cio­nal y el Fis­cal Ge­ne­ral de la Na­ción pre­sen­tán­do­se co­mo com­pa­dres, acep­tan­do co­mo “asis­ten­tes” ca­da uno a la es­po­sa del otro, y via­jan­do en “mi­sión la­bo­ral” a San An­drés con to­das sus fa­mi­lias. 3.La di­fu­sión de nue­vos au­dios que com­pro­me­ten al ac­tual Go­bierno. 4.-Los es­pan­to­sos casos de vio­la­ción co­lec­ti­va por par­te de nues­tros mi­li­ta­res con­tra dos ni­ñas de co­mu­ni­da­des in­dí­ge­nas, y en don­de la me­nor de la et­nia Nu­kak Ma­kú, no so­lo fue se­cues­tra­da, sino con­du­ci­da al úni­co ba­ta­llón de San Juan del Gua­via­re pa­ra en­ce­rrar­la y vio­lar­la du­ran­te va­rios días, sin que los cen­te­na­res de fun­cio­na­rios, sol­da­dos y ofi­cia­les “se en­te­ra­ran”. (Igual ha­bía pa­sa­do años atrás en una es­ta­ción de Po­li­cía Bogotá, don­de 41 agen­tes vio­la­ron y ase­si­na­ron una me­nor… Y la Jus­ti­cia muy bien gra­cias. Nun­ca se en­con­tró al cul­pa­ble) ¡Mi­se­ra­bles!

Que no nos que­pa la me­nor du­da que el te­mor no es so­lo al con­ta­gio del Co­vid 19, sino el mie­do a los efec­tos de esos ejem­plos de nues­tros go­ber­nan­tes. Y aun­que ha­ya le­yes, la ne­ce­si­dad no co­no­ce na­da de eso. Hay ra­bia, hay de­ses­pe­ro, y co­mo se tra­ta de una pan­de­mia , se re­quie­re una in­ter­ven­ción in­te­gral del Es­ta­do, y eso exi­ge sen­ti­do co­mún con me­nos de­ba­tes par­ti­dis­tas. Aquí tam­bién va­le la pe­na re­sal­tar que la ca­sa de­be ser pa­ra los en­fer­mos y la ca­lle de­be­ría ser pa­ra quie­nes quie­ran sa­lir a tra­ba­jar. Y aun­que el con­fi­na­mien­to obli­ga­to­rio fue efec­ti­vo pa­ra des­ace­le­rar la pro­pa­ga­ción del vi­rus, ade­más de po­si­bi­li­tar adap­ta­cio­nes en el sis­te­ma de sa­lud, lo cier­to es que esa he­rra­mien­ta del CON­FI­NA­MIEN­TO YA ES­TÁ MAN­DA­DA A RE­CO­GER. Esa he­rra­mien­ta ya cum­plió su ob­je­ti­vo y de­jó de ser un ac­ti­vo in­de­fi­ni­do, lo que obli­ga a pen­sar que sien­do ca­da cual due­ño de su pro­pia sa­lud, pues que tam­bién asu­ma ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad, su pro­pio ries­go. Y que se acla­ren to­dos los in­te­gran­tes sa­ni­ta­rios que ma­ne­jan la pan­de­mia, por­que nues­tra Se­cre­ta­ria de Sa­lud De­par­ta­men­tal, ha si­do la úni­ca que ha di­cho que lo peor es­tá por ve­nir en los me­ses de agos­to y sep­tiem­bre. Me­jor di­cho, ¡se nos fue el año! Y ya ve­rán co­mo ha­brá otros 15x15x15x1­5 días… mien­tras el Ge­ren­te Pla­ta si­gue en sus pla­tas.

Pre­si­den­te Du­que: Errar es de hu­ma­nos, pe­ro per­se­ve­rar en el error es dia­bó­li­co. Ah... y no se ol­vi­de que el fue­go de la le­ña ver­de, ¡pro­por­cio­na más hu­mo que ca­lor!

DEL FI­LÓ­SO­FO DE RO­ZO: Los pantys tras­lú­ci­dos, los ta­pa­bo­cas trans­pa­ren­tes, y las alam­bra­das de púas, tie­nen la mis­ma fi­na­li­dad: ¡Pro­te­ger la pro­pie­dad y per­mi­tir el pai­sa­je!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.