GUS­TA­VO DUN­CAN

El Pais de Cali - - Portada - GUS­TA­VO DUN­CAN

Los aná­li­sis de cla­ses en so­cio­lo­gía tien­den a in­ter­pre­tar el ejer­ci­cio del po­der co­mo un me­dio pa­ra acu­mu­lar ca­pi­tal. Es más, los mar­xis­tas con­si­de­ran que el po­der po­lí­ti­co en las de­mo­cra­cias es­tá su­bor­di­na­do al po­der de los pro­pie­ta­rios del ca­pi­tal. Las le­yes y el ejer­ci­cio de go­bierno res­pon­den a sus in­tere­ses.

La reali­dad es más com­ple­ja. El po­der es un me­dio pa­ra mu­chos otros fi­nes. In­clu­so, el po­der de­be com­pren­der­se co­mo un fin en sí mis­mo. Te­ner po­der brin­da unas enor­mes re­com­pen­sas emo­cio­na­les. La sen­sa­ción de di­ri­gir y coor­di­nar las ac­cio­nes de las de­más per­so­nas, de de­ci­dir el rum­bo que de­be to­mar una so­cie­dad o una or­ga­ni­za­ción y la aten­ción que de­man­da el he­cho de po­seer es­te ti­po de po­der, son de por sí un es­tí­mu­lo pa­ra que mu­chos lo am­bi­cio­nen y com­pi­tan fe­roz­men­te por él.

El po­der, ade­más, siem­pre aca­rrea gran­des ten­ta­cio­nes. Los po­de­ro­sos, al sen­tir que su ca­pa­ci­dad de de­ci­dir so­bre las ac­cio­nes de los de­más tie­ne un mar­gen ge­ne­ro­so, es­tán in­cli­na­dos a sa­tis­fa­cer sus ca­pri­chos per­so­na­les me­dian­te es­ta ca­pa­ci­dad. El se­xo, la hu­mi­lla­ción, la ven­gan­za, el des­pre­cio, el cas­ti­go fí­si­co, etc., son po­ten­cial­men­te al­can­za­bles si se tie­ne po­der su­fi­cien­te. Y si se da rien­da suel­ta a los im­pul­sos los po­de­ro­sos pue­den con­ver­tir­se en per­so­na­jes su­ma­men­te so­ber­bios.

Lo bueno de la de­mo­cra­cia es que la vi­gi­lan­cia que ejer­ce la so­cie­dad a los po­de­ro­sos a tra­vés de la li­bre ex­pre­sión le po­ne lí­mi­tes a es­tos im­pul­sos y a su so­ber­bia. Un per­so­na­je co­mo Trump en una dic­ta­du­ra se­ría un dés­po­ta, en una so­cie­dad con los con­tro­les so­cia­les e ins­ti­tu­cio­na­les co­mo la de Es­ta­dos Unidos es más bien la ca­ri­ca­tu­ra de un ti­po pa­té­ti­co y ca­pri­cho­so, así sea el pre­si­den­te.

En Co­lom­bia hay mu­chos casos de po­de­ro­sos que su­cum­ben a sus im­pul­sos y a la so­ber­bia. Pe­ro una po­si­ción que en par­ti­cu­lar se ha vis­to vul­ne­ra­ble es la del Fis­cal Ge­ne­ral. Mon­tea­le­gre ya nos dio bue­nas lec­cio­nes de has­ta don­de pue­de lle­gar un ser­vi­dor pú­bli­co con tal de per­se­guir enemi­gos po­lí­ti­cos y de con­gra­ciar­se con una be­lla con­tra­tis­ta. Nés­tor Hum­ber­to, más in­te­li­gen­te, uti­li­zó un car­go ju­rí­di­co pa­ra pon­ti­fi­car so­bre lo di­vino y lo hu­mano de la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Quería sen­tir el po­der que nun­ca iba a te­ner por vía de elec­cio­nes.

No obs­tan­te, nin­guno de es­tos per­so­na­jes lle­gó tan le­jos con sus pro­ble­mas de au­to­con­ten­ción de im­pul­sos co­mo el nue­vo fis­cal Bar­bo­sa. Es cla­ro que lle­gó al car­go a par­tir del res­pal­do del Pre­si­den­te, su ami­go per­so­nal, y que co­mo tal guar­da al­gún ti­po de leal­tad po­lí­ti­ca, co­mo en ma­yor o me­nor me­di­da han te­ni­do los fis­ca­les an­te­rio­res. Pe­ro su in­ca­pa­ci­dad de al me­nos guar­dar las for­mas en vez de ha­cer­le un fa­vor al Pre­si­den­te ter­mi­na por con­ver­tir­se en un pa­si­vo pa­ra su ca­pi­tal po­lí­ti­co. Per­se­guir a Pe­tro por los au­dios del Ñe­ñe y a Clau­dia Ló­pez por desaca­tar la cua­ren­te­na le da más pun­tos a la opo­si­ción al ha­cer­los ver co­mo per­se­gui­dos por el Go­bierno.

Po­dría pen­sar­se que es so­lo tor­pe­za po­lí­ti­ca, pe­ro el epi­so­dio del via­je a San An­drés re­tra­ta más bien la arro­gan­cia de al­guien quien se en­cuen­tra des­bor­da­do por el nue­vo po­der ad­qui­ri­do y quie­re des­fo­gar­se. No so­lo se in­ven­ta un via­je cues­tio­na­ble con el Con­tra­lor a San An­drés en me­dio de una pan­de­mia sino que lle­va a la fa­mi­lia y ami­ga de la hi­ja incluidos. Eso es creer que la opi­nión no es­tá en con­di­cio­nes de vi­gi­lar­lo y de re­pro­char­le por unas apa­rien­cias mí­ni­mas en su desem­pe­ño.

Tex­to dis­po­ni­ble en au­dio. Des­car­gue el APP Au­dioLec­tor, es­ca­nee el có­di­go QR y es­cu­che la no­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.