FER­NAN­DO CE­PE­DA

El Pais de Cali - - Portada - FER­NAN­DO CE­PE­DA ULLOA

Fran­klin D. Roo­se­velt mu­rió mien­tras la pin­to­ra Eli­za­beth Show­ma­toff es­ta­ba ter­mi­nan­do de ha­cer su retrato. El 12 de abril de 1945, un día es­plén­di­do en su ca­sa de cam­po Warm Springs, des­pués de re­gre­sar de la im­por­tan­tí­si­ma reunión en Yal­ta con Chur­chill y Sta­lin y cuan­do sus ami­gos y co­la­bo­ra­do­res ha­bla­ban de sig­nos en su ca­ra que mos­tra­ban fa­ti­ga y, po­si­ble­men­te, gra­ve ma­les­tar. “Ten­go un te­rri­ble do­lor en la par­te de atrás de mi ca­be­za”, fue lo que di­jo an­tes de co­lap­sar.

No al­can­zó a go­zar el fi­nal de la II Gue­rra Mun­dial cu­yo desen­la­ce fi­nal en con­tra de Hitler él ha­bía ayu­da­do a for­jar, lo­gran­do su­pe­rar la re­ti­cen­cia de ami­gos y opo­si­to­res pa­ra que Es­ta­dos Unidos se in­vo­lu­cra­ra. Chur­chill, prác­ti­ca­men­te, le su­pli­có que lo hi­cie­ra y sin de­mo­ra por­que a des­tiem­po ya esa in­ter­ven­ción no ten­dría con­se­cuen­cias.

Cuan­do Chur­chill se en­te­ró de su muer­te, a media no­che en Lon­dres, ex­cla­mó: “Es­toy so­bre­co­gi­do por un sen­ti­mien­to de una pér­di­da pro­fun­da e irre­pa­ra­ble”. Y Sta­lin, in­for­ma­do per­so­nal­men­te por el em­ba­ja­dor de Es­ta­dos Unidos, A. Ha­rri­man, a las tres de la ma­ña­na, pre­gun­tó por las cir­cuns­tan­cias de su muer­te y, en­ton­ces, en­vió un men­sa­je al De­par­ta­men­to de Es­ta­do so­li­ci­tan­do que se hi­cie­ra una au­top­sia pa­ra es­ta­ble­cer si ha­bía si­do en­ve­ne­na­do.

Roo­se­velt lle­va­ba 13 años co­mo pre­si­den­te. A raíz de su se­gun­da re­elec­ción, se apro­bó la En­mien­da Cons­ti­tu­cio­nal que no la per­mi­tía sino una so­la vez. El mo­nu­men­to que le de­di­ca­ron a él y a Eleo­no­ra en Was­hing­ton D.C. es pa­ra mí uno de los más sig­ni­fi­ca­ti­vos. El vi­si­tan­te ca­mi­na pa­ra per­ci­bir sus gran­des rea­li­za­cio­nes en ca­da pe­río­do. Y en el úl­ti­mo tra­mo, gran­des le­tras es­cul­pi­das so­bre pie­dra di­cen: “Odio la gue­rra”. Lo he re­co­rri­do va­rias ve­ces. Una de ellas pa­ra mos­trár­se­lo al pre­si­den­te Ló­pez Mi­chel­sen y a do­ña Ce­ci­lia.

Han pa­sa­do 75 años. En Fran­cia con­me­mo­ran va­rios aniver­sa­rios alu­si­vos al ge­ne­ral Char­les De Gau­lle. Y en Ru­sia, Pu­tin reivin­di­ca la ha­za­ña mi­li­tar de la Unión So­vié­ti­ca ‘La Gran Gue­rra’ con­tra el ré­gi­men Na­zi y se pre­pa­ra pa­ra una con­sul­ta po­pu­lar que le per­mi­ti­rá go­ber­nar, si así lo de­ci­de, ¡has­ta 2036!

Re­me­mo­rar a Roo­se­velt y a quie­nes com­par­tie­ron las vic­to­rias de los Alia­dos en 1945, es in­dis­pen­sa­ble. So­bre to­do cuan­do vi­vi­mos una pan­de­mia que pre­si­den­tes co­mo Ma­cron y Trump ca­rac­te­ri­za­ron co­mo una gue­rra. Muy di­fe­ren­te. En­tre otras ra­zo­nes por­que no hu­bo alia­dos pa­ra con­fron­tar­la, por­que el li­de­raz­go in­ter­na­cio­nal bri­lló por su ausencia y por­que no se es­tá tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción de un nue­vo or­den in­ter­na­cio­nal, co­mo lo re­co­men­dó el pro­fe­sor Kis­sin­ger, en una co­lum­na de ha­ce ya va­rias se­ma­nas y que co­men­té en es­te mis­mo es­pa­cio.

Es­ta fue la con­tri­bu­ción de Amé­ri­ca a la vic­to­ria: “De 1940 a 1945 Es­ta­dos Unidos apor­tó ca­si 300.000 avio­nes; y sus fá­bri­cas pro­du­je­ron más de 2 mi­llo­nes de ca­mio­nes, 107.351 tan­ques, 87.620 bu­ques de gue­rra, 5465 bu­ques de car­ga, más de 20 mi­llo­nes de ri­fles, ame­tra­lla­do­ras y pis­to­las y 44 bi­llo­nes de mu­ni­cio­nes.” El fac­tor de­ter­mi­nan­te de es­ta his­to­ria. ¡Qué di­fe­ren­cia!

Fue un ca­so ex­cep­cio­nal de li­de­raz­go. Y pen­sar que, ¡oh pa­ra­do­ja! del 80 a 85% de los ‘pu­blis­hers’ de los pe­rió­di­cos, re­gu­lar­men­te, se opo­nían a Roo­se­velt.

Los da­tos de es­ta co­lum­na han si­do to­ma­dos de la ex­ce­len­te bio­gra­fía es­cri­ta por Doris Kearns Good­win ‘No or­di­nary ti­me’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.