MU­NI JENSEN

El Pais de Cali - - Portada - MU­NI JENSEN

Hoy se ce­le­bra la In­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Unidos, un fes­ti­vo don­de la ban­de­ra y los jue­gos pi­ro­téc­ni­cos, los asa­dos y los pic­nic de ve­rano son tra­di­ción. Pe­ro en es­te año de pan­de­mia, la ma­yo­ría de ce­le­bra­cio­nes y fes­te­jos se han can­ce­la­do a lo lar­go y ancho del país, los go­ber­na­do­res y al­cal­des in­vi­tan a que­dar­se en ca­sa y evi­tar las mul­ti­tu­des. Do­nald Trump, en cam­bio, ha or­ga­ni­za­do una gran fies­ta fren­te a los mo­nu­men­tos en Was­hing­ton, con show de lu­ces y so­bre­vue­los de los fa­mo­sos avio­nes Án­ge­les Azu­les, con ban­da mi­li­tar, pom­pa y cir­cuns­tan­cia. Al fes­te­jo, lla­ma­do ‘Sa­lu­do a Amé­ri­ca,’ los mi­les de es­pec­ta­do­res que se es­pe­ran en el pra­do fren­te a la Ca­sa Blan­ca, se­gún su por­ta­voz, no ten­drán obli­ga­ción de usar más­ca­ra.

A pe­sar de los lla­ma­dos a la cor­du­ra de la Al­cal­de­sa de Was­hing­ton, la po­li­cía lo­cal y otros lí­de­res co­mu­ni­ta­rios, y en me­dio de la cri­sis más agu­da de co­vid que ha­ya vis­to Es­ta­dos Unidos, Trump de­ci­dió se­guir ade­lan­te con lo que se pue­de ca­li­fi­car co­mo un bur­do even­to de cam­pa­ña.

Las úl­ti­mas se­ma­nas no han si­do bue­nas pa­ra el pre­si­den­te, que su­frió gol­pes po­lí­ti­cos y pro­ta­go­ni­zó me­ti­das de pa­ta ca­si to­dos los días. El más gra­ve con­tex­to es la ex­plo­sión de con­ta­gios en Es­ta­dos co­mo Te­xas, Ari­zo­na, Flo­ri­da y Ca­ro­li­na del Sur, don­de los go­ber­na­do­res re­pu­bli­ca­nos, pre­sio­na­dos por Trump, abrie­ron las puer­tas de res­tau­ran­tes, tien­das, y even­tos pú­bli­cos aún en me­dio de au­men­tos dia­rios de con­ta­gio. El re­sul­ta­do fue un cre­ci­mien­to in­con­tro­la­ble de en­fer­mos que han obli­ga­do a re­tra­sar o re­tro­ce­der en el des­con­fi­na­mien­to, y un ver­gon­zo­so cie­rre de las fron­te­ras eu­ro­peas a los es­ta­dou­ni­den­ses. To­da­vía no es cla­ra la tra­yec­to­ria de es­te pa­trón de con­ta­gio, que po­dría sa­lir­se de con­trol y cau­sar un freno drás­ti­co al sis­te­ma de sa­lud y por su­pues­to a la eco­no­mía.

A cua­tro me­ses de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, el de­mó­cra­ta Joe Bi­den, con una cam­pa­ña sin ma­yor rui­do, or­ques­ta­da des­de su só­tano, le lle­va una ven­ta­ja a Trump de 10 pun­tos en cálcu­los na­cio­na­les y otro tan­to en Es­ta­dos cla­ve. En­cues­ta tras en­cues­ta mues­tra que, aun en en­cla­ves trum­pis­tas co­mo Geor­gia y Kan­sas, Bi­den va ade­lan­te. El so­na­do mi­tin de cam­pa­ña de Trump en Tul­sa, Oklaho­ma al prin­ci­pio de ju­nio fue un fiasco en el que su cam­pa­ña anun­ció un mi­llón de es­pec­ta­do­res y al fi­nal Trump ha­bló an­te en un es­ta­dio me­dio va­cío con me­nos de sie­te mil se­gui­do­res.

La reac­ción del Pre­si­den­te fue, co­mo tan­tas ve­ces, acu­dir a Twit­ter a co­men­tar y ata­car lo di­vino y lo hu­mano. Una se­rie de men­sa­jes desa­ti­na­dos, co­mo el re­en­vío del ví­deo de una pa­re­ja ra­cis­ta y ar­ma­da ame­na­zan­do ma­ni­fes­tan­tes mien­tras gri­ta­ban ‘po­der blan­co’ in­cen­dió a sus críticos. Ni ha­blar del in­ci­den­te en el que usó na­ves mi­li­ta­res y ga­ses la­cri­mó­ge­nos con­tra sus ciu­da­da­nos pa­ra cru­zar la ca­lle y po­sar pa­ra una foto, bi­blia en mano, fren­te a la igle­sia de St. Johns. Su ne­ga­ti­va a re­co­no­cer los es­tra­gos del vi­rus, la fal­ta de com­pa­sión y pre­cau­ción, la re­sis­ten­cia a usar más­ca­ra y los men­sa­jes fal­sos es­tán de­jan­do hue­lla en­tre sus se­gui­do­res y en­tre los se­na­do­res y re­pre­sen­tan­tes de su par­ti­do que te­men per­der sus cu­ru­les si cae de­ma­sia­do el Pre­si­den­te.

Las pre­si­den­cia­les son en no­viem­bre, lo que en po­lí­ti­ca, y en tiem­pos de Co­vid, es una eter­ni­dad. Bi­den es un can­di­da­to muy ma­yor, a ve­ces ti­tu­bean­te, mo­de­ra­do y con po­cas po­si­bi­li­da­des en me­dio del con­fi­na­mien­to, de em­pren­der una cam­pa­ña vi­si­ble. Por aho­ra le es­tá fun­cio­nan­do su ba­jo per­fil y crí­ti­cas muy pun­tua­les, y el pa­sar aga­cha­do mien­tras la cam­pa­ña se con­vier­te en un re­fe­ren­do so­bre Do­nald Trump. Pe­ro los vien­tos po­drían cam­biar, y pron­to ha­brá de­ba­tes, es­ce­na­rios don­de el Pre­si­den­te ha si­do efec­ti­vo en de­mo­ler a sus ri­va­les. El po­de­ro­so apa­ra­to Re­pu­bli­cano tam­po­co se pue­de sub­es­ti­mar. Con tiem­po y re­cur­sos ten­drá la opor­tu­ni­dad de re­ca­li­brar los men­sa­jes a los Es­ta­dos im­por­tan­tes.

Es po­si­ble in­clu­so que el vi­rus se con­ten­ga un po­co si los es­ta­dos im­po­nen nue­vas res­tric­cio­nes. Las pro­tes­tas po­drían ce­der y des­de la si­lla pre­si­den­cial se po­dría mon­tar una cam­pa­ña muy vi­si­ble. Pe­ro el ma­yor da­ño lo crea­rá el pro­pio Pre­si­den­te, una rue­da suel­ta, mó­vil en mano, des­tru­yen­do a sus opo­si­to­res y bom­bar­dean­do su re­elec­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.