RI­CAR­DO VILLAVECES

El Pais de Cali - - Portada - RI­CAR­DO VILLAVECES PAR­DO

La pan­de­mia ha si­do una ex­pe­rien­cia com­ple­ja y tam­bién lle­na de sor­pre­sas. Se­gu­ra­men­te si nos hu­bie­ran di­cho ha­ce al­gún tiem­po que te­nía­mos que en­ce­rrar­nos du­ran­te cua­tro me­ses, o que mu­chas em­pre­sas te­nían que mo­vi­li­zar to­da su ope­ra­ción al te­le­tra­ba­jo, o que El Do­ra­do, el prin­ci­pal cen­tro de co­ne­xio­nes aé­reas del país, ten­dría que ce­rrar­se por to­do es­te tiem­po, hu­bié­ra­mos di­cho que eso era al­go im­pen­sa­ble.

Lo he­mos lo­gra­do, sin em­bar­go, y he­mos des­cu­bier­to que hay mu­chas otras for­mas, al­gu­nas más sen­ci­llas, pa­ra ha­cer las co­sas. Es de­cir, que una in­men­sa ma­yo­ría de la po­bla­ción ha en­ten­di­do la se­rie­dad de lo que nos es­tá ocu­rrien­do y ha ac­tua­do de ma­ne­ra sen­sa­ta y res­pon­sa­ble.

Por ello es in­com­pren­si­ble que sean mu­chos di­ri­gen­tes los que se nie­guen a re­co­no­cer lo que es­tán vien­do y ac­túen de ma­ne­ra in­cohe­ren­te ha­cien­do más di­fí­cil su­pe­rar los pro­ble­mas que se en­fren­tan. Hay casos ex­tre­mos que se­rán juz­ga­dos por la his­to­ria co­mo el de Trump, Bol­so­na­ro, o Ló­pez Obra­dor en México que de ma­ne­ra de­li­be­ra­da han in­cre­men­ta­do los ries­gos en sus paí­ses de ma­ne­ra inau­di­ta.

Lo vi­vi­do en es­tos me­ses y los re­sul­ta­dos que se ob­ser­van han evi­den­cia­do la im­por­tan­cia de lo­grar el ba­lan­ce en­tre sa­lud y eco­no­mía y lo per­ju­di­cial que re­sul­ta prio­ri­zar so­lo una de ellas.

En Co­lom­bia, aun­que en tér­mi­nos ge­ne­ra­les se ha ac­tua­do acer­ta­da­men­te, no de­jan de ser preo­cu­pan­tes las con­tra­dic­cio­nes que se ob­ser­van. ¿Có­mo pue­de, por ejem­plo, la al­cal­de­sa de Bogotá pe­dir de nue­vo una cua­ren­te­na to­tal cuan­do los ni­ve­les de des­em­pleo lle­gan a los ni­ve­les re­gis­tra­dos? Ella ha te­ni­do un li­de­raz­go im­por­tan­te y en su mo­men­to ayu­dó a que se ac­tua­ra con la pron­ti­tud que se re­que­ría, pe­ro se nie­ga a acep­tar que la pan­de­mia va pa­ra lar­go y que los cie­rres ra­di­ca­les no son hoy una op­ción.

Tam­po­co se en­tien­de la ac­ti­tud del Go­bierno in­sis­tien­do en el fa­mo­so día sin IVA. Con el pro­ble­ma fis­cal que se es­tá ges­tan­do qué sen­ti­do tie­ne que se ha­gan sa­cri­fi­cios co­mo el de es­te me­ca­nis­mo, que en el pri­mer día sig­ni­fi­có me­no­res re­cau­dos del or­den del bi­llón de pe­sos, pa­ra que se com­pra­ran elec­tro­do­més­ti­cos, vi­deo­jue­gos y otros tan­tos pro­duc­tos im­por­ta­dos que ade­más del ries­go sa­ni­ta­rio po­co sig­ni­fi­can pa­ra una reac­ti­va­ción de la eco­no­mía. Muy po­si­ble­men­te, ade­más, con­tri­bu­yó de ma­ne­ra ne­ga­ti­va a que los com­pra­do­res ha­yan ter­mi­na­do en­deu­da­dos a las ta­sas más al­tas ya que usa­ron pa­ra las com­pras sus tar­je­tas de cré­di­to.

Y qué de­cir de con­gre­sis­tas que se enor­gu­lle­cen por mos­trar co­mo gran­des lo­gros le­yes co­mo la de­cla­ra­ción del ‘Yi­pao’ co­mo patrimonio cul­tu­ral, o la de­cla­ra­ción de Bu­ga co­mo Ciu­dad Se­ño­ra de Co­lom­bia, en lu­gar de preo­cu­par­se por ha­cer el con­trol po­lí­ti­co al alud de nor­mas que el Go­bierno ha sa­ca­do en vir­tud de la emer­gen­cia. El ‘gran de­ba­te’ fue en cam­bio el de la ca­de­na per­pe­tua pa­ra los vio­la­do­res de ni­ños que ter­mi­nó fa­vo­re­cien­do a los que es­tán con­de­na­dos por la po­si­bi­li­dad de re­du­cir la con­de­na y que con los ni­ve­les de im­pu­ni­dad vi­gen­tes ter­mi­na sien­do al­go to­tal­men­te sim­bó­li­co.

No nos li­bra­mos tam­po­co en Co­lom­bia de ac­ti­tu­des in­com­pren­si­bles de nues­tros go­ber­nan­tes.

Tex­to dis­po­ni­ble en au­dio. Des­car­gue el APP Au­dioLec­tor, es­ca­nee el có­di­go QR y es­cu­che la no­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.