MIE­DO AL VO­LAN­TE

El Pais de Cali - - R.p.m. -

El mie­do es al­go que pa­ra­li­za, im­pi­de avan­zar en la vi­da y lle­va a co­me­ter erro­res. Y cuan­do se apo­de­ra de las per­so­nas al mo­men­to de guiar un vehícu­lo pue­de cau­sar se­rios ac­ci­den­tes o in­clu­so im­pe­dir­les que se atre­van a apren­der a con­du­cir o que sal­gan a las ca­lles una vez han re­ci­bi­do el pa­se.

Pa­ra com­ba­tir­lo los ins­truc­to­res apli­can di­ver­sas estrategia­s y en los casos más se­ve­ros se re­cu­rre a te­ra­pia psi­co­ló­gi­ca, pues el ori­gen de ese te­mor a la con­duc­ción es muy va­ria­do.

Sin em­bar­go, se­gún ex­per­tos, co­mo Jorge En­ri­que Gu­tié­rrez, di­rec­tor de la Es­cue­la de Con­duc­ción JC, cuan­do se co­no­cen las téc­ni­cas de ma­ne­jo ade­cua­das pa­ra apli­car en las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes, se pue­de lo­grar un ma­yor con­trol de las emo­cio­nes.

Lo cier­to es que hay casos, co­mo el de la pu­bli­cis­ta ca­le­ña Ta­tia­na Gon­zá­lez, quien lue­go de re­ci­bir su pa­se, em­pe­zó a prac­ti­car en el ca­rro de su pa­pá, con él co­mo co­pi­lo­to, “pe­ro me da­ba mie­do, por­que me de­cía ¡cui­da­do con es­to!, ¡ahí le dio!, y ade­más te­mía da­ñar­le el ca­rro”. Aho­ra, la jo­ven desea prac­ti­car sus cla­ses de con­duc­ción con al­guien “que me in­cul­que que sí pue­do ma­ne­jar, y no des­car­to una te­ra­pia, por­que me ayu­da­ría mu­cho”.

Por si­tua­cio­nes si­mi­la­res es que se su­gie­re evi­tar apren­der a con­du­cir o prac­ti­car al vo­lan­te con fa­mi­lia­res. “Ten­go más de cien casos en los que los es­po­sos o los hi­jos que acom­pa­ñan co­mo co­pi­lo­tos a los prin­ci­pian­tes son agre­so­res ver­ba­les que uti­li­zan fra­ses co­mo: vas a aca­bar con los pos­tes de Ca­li. Por el con­tra­rio, a ve­ces los no­vios sue­len ser más to­le­ran­tes”, men­cio­na el psi­có­lo­go e ins­truc­tor de con­duc­ción Sil­vio Re­bo­lle­do Man­cho­la.

Se­gún él, au­tor de li­bros co­mo ‘La ra­bia del ca­mino’, ‘Ma­nual de psi­co­lo­gía’, ‘Pe­da­go­gía y di­dác­ti­ca pa­ra ins­truc­to­res de con­duc­ción’ y ‘Psi­co­lo­gía del trán­si­to-una ver­sión pa­ra Co­lom­bia’, “las mu­je­res son las que más se ate­rro­ri­zan y lo ad­mi­ten, en cam­bio los hom­bres por lo ge­ne­ral son in­ca­pa­ces de re­co­no­cer­lo, in­clu­so lle­gan con ín­fu­las de sa­ber mu­cho. Sin em­bar­go, ellas tar­dan me­nos en su­pe­rar­lo”.

Re­bo­lle­do re­cuer­da que ha­ce unos 20 años, “una da­ma ob­tu­vo su li­cen­cia y se fue a chi­ca­near­le al es­po­so y él la re­tó a de­mos­trar lo apren­di­do en la vía Juan­chi­to-Can­de­la­ria, una de las más pe­li­gro­sas de Co­lom­bia; fue tan du­ro el tra­to que re­ci­bió, que la se­ño­ra pa­só de ser mi es­tu­dian­te a ser mi pa­cien­te”.

Cuan­do se trans­for­ma en fo­bia

De­pen­dien­do de la in­ten­si­dad del te­mor se pue­de ha­blar de mie­do o fo­bia.

Al res­pec­to, Gus­ta­vo An­drés Be­do­ya Fló­rez, In­ter­na­tio­nal Ad­van­ced Exe­cu­ti­ve Coach, ex­pli­ca que el pri­me­ro es un es­ce­na­rio psi­co­ló­gi­co que no com­pro­me­te la ac­ción de con­du­cir y se pue­de ge­ne­rar, por ejem­plo, por fal­ta de ga­ran­tías ur­ba­nas pa­ra los con­duc­to­res o por la in­se­gu­ri­dad en las ca­lles.

Pe­ro cuan­do ese mie­do pa­ra­li­za a la per­so­na y le im­pi­de la ac­ción, la si­tua­ción es más com­ple­ja, pues se tra­ta de una fo­bia que pue­de ha­ber si­do ad­qui­ri­da, in­clu­so des­de la ges­ta­ción, por­que el fe­to es cons­cien­te de to­do lo que su­ce­de afue­ra, in­clu­yen­do lo que ocu­rre con sus pa­dres u otras per­so­nas o lo que pa­se a bor­do de un vehícu­lo, por ejem­plo, aclara Be­do­ya.

En eso coin­ci­de la psi­có­lo­ga Frauky Ji­mé­nez, quien ex­pli­ca que las fo­bias son a me­nu­do te­mo­res de la in­fan­cia que nun­ca fue­ron su­pe­ra­dos, aun­que tam­bién se pue­den ad­qui­rir des­pués de que se apren­de a con­du­cir, a raíz de un ac­ci­den­te de trán­si­to o al atro­pe­llar a un ani­mal y sen­tir la muer­te cer­ca.

En al­gu­nas per­so­nas el te­mor a ir al man­do de un au­to es­ta­ría re­la­cio­na­do con el mie­do a con­du­cir su pro­pia vi­da. “Pa­ra mí, la ex­pre­sión más tí­pi­ca es con­du­ci­mos co­mo vi­vi­mos”, ase­ve­ra el doc­tor Re­bo­lle­do, ex­per­to en há­bi­tos, con­duc­tas y com­por­ta­mien­tos de los con­duc­to­res y apren­di­ces.

Se sa­be que exis­ten unos 70 ti­pos de fo­bias que afec­tan a los con­duc­to­res. Una de ellas es la ama­xo­fo­bia, la cual sue­le des­cri­bir­se co­mo mie­do a con­du­cir, pe­ro en reali­dad se re­fie­re al mie­do al vehícu­lo en mo­vi­mien­to, por lo cual tam­bién pue­de ser ex­pe­ri­men­ta­da por el pa­sa­je­ro de avión o de un bar­co.

Tam­bién es­tá la fo­bia a los tran­co­nes y aglo­me­ra­cio­nes en las vías, que se co­no­ce co­mo oclo­fo­bia; la que se re­la­cio­na con te­mor a cru­zar las ca­lles (dro­mo­fo­bia) a via­jar (ho­do­fo­bia) o a ha­cer el ri­dícu­lo en la vía (ca­ta­ge­lo­fo­bia).

Có­mo afron­tar el pro­ble­ma

De acuer­do con Sil­vio Re­bo­lle­do, del Co­le­gio Co­lom­biano de Psi­có­lo­gos, cuan­do se re­quie­re una psi­co­te­ra­pia pa­ra con­duc­to­res, hay que acu­dir a un pro­fe­sio­nal idó­neo, que se­pa con­du­cir y ca­pa­ci­ta­do en pe­da­go­gías en efe­bo­go­gía (téc­ni­cas con ado­les­cen­tes) y an­dra­go­gía (edu­ca­ción con adul­tos ma­yo­res).

Tal co­mo lo ex­pli­ca el pro­fe­sio­nal, al es­tu­dian­te y a quien ya con­du­ce, hay que ha­blar­les del mie­do y en­se­ñar­les estrategia­s pa­ra en­fren­tar­lo o con­ver­tir­lo en un alia­do. Pa­ra ello se tra­ba­ja a tra­vés de ac­cio­nes de au­to­con­trol que pro­du­ce el mis­mo ce­re­bro; al sen­tir es­te ti­po de emo­cio­nes se re­quie­re cons­truir sen­ti­mien­tos de se­gu­ri­dad. “Pa­ra ac­ti­var los fac­to­res de pro­tec­ción emo­cio­nal, mi he­rra­mien­ta es la res­pi­ra­ción dia­frag­má­ti­ca o ab­do­mi­nal pro­fun­da, que se lo­gra cum­plien­do los si­guien­tes pa­sos:

1. Con la bo­ca ce­rra­da as­pi­re ai­re y llé­ve­lo a la par­te en­tre el om­bli­go y la zo­na pú­bi­ca. As­pi­re has­ta sen­tir un lleno pec­to­ral que lle­ga has­ta la zo­na de las cla­ví­cu­las. Se as­pi­ra con­tan­do men­tal­men­te y des­pa­cio de 1 a 4.

2. Re­ten­ga el ai­re con­tan­do del mis­mo mo­do de 1 a 4.

3. De­je sa­lir el ai­re len­ta­men­te, con­tan­do de 1 a 4.

4. Re­pi­ta el pro­ce­so 7 ve­ces. Otra for­ma de abor­dar fo­bias ge­ne­ra­das por ac­ci­den­tes es la téc­ni­ca psi­coa­na­lít­ca de Li­ber­man, en la que se tra­ba­ja con un an­tes, un pre­sen­te y un des­pués del si­nies­tro, pa­ra re­cons­truir el he­cho de trán­si­to que pro­du­jo el trau­ma. Se ba­sa en una lec­tu­ra psi­coa­na­lít­ca del len­gua­je uti­li­za­do por el pa­cien­te.

Asi­mis­mo, se pue­de uti­li­zar la res­pi­ra­ción ho­lo­tró­pi­ca, con la que se po­dría lo­grar re­sul­ta­dos en tres se­sio­nes o me­nos. Con es­to se ba­sa en al­can­zar una ma­yor au­to­com­pren­sión del pa­cien­te y fa­ci­li­tar­le el ac­ce­so al ori­gen del trau­ma.

Tam­bién es­tá la De­sen­si­bi­li­za­ción Sis­te­má­ti­ca, que es la téc­ni­ca que más usan en el Cen­tro de En­se­ñan­za Au­to­mo­vi­lís­ti­ca Se­bas­tián de Be­lal­cá­zar, don­de Re­bo­lle­do la­bo­ra ha­ce 34 años. Con­sis­te en en­se­ñar a con­du­cir por tiem­pos cor­tos, par­tien­do de lo sim­ple a lo más com­ple­jo y se agre­gan téc­ni­cas de res­pi­ra­ción.

Aun­que en la web hay si­mu­la­do­res pa­ra quie­nes desean te­ner co­no­ci­mien­tos so­bre có­mo apren­der a con­du­cir o pa­ra prac­ti­car (reali­dad vir­tual) aclara que no son ins­tru­men­tos de eva­lua­ción cog­ni­ti­va y que ca­re­cen de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca.

Se­gún ex­per­tos, las emo­cio­nes se con­tro­lan apren­dien­do a ma­ne­jar los há­bi­tos, las con­duc­tas y los com­por­ta­mien­tos, au­to­con­trol que par­te del au­to­co­no­ci­mien­to.

El cur­so pa­ra con­du­cir vehícu­lo par­ti­cu­lar in­clu­ye 20 ho­ras de prác­ti­ca y 30 de teo­ría. Pe­ro si se desea es­tu­diar más, se pue­de, di­ce Roger Ti­ma­rán, ins­truc­tor de Au­to­mó­vil Club de Co­lom­bia.

En cla­se Las aca­de­mias re­fuer­zan la au­to­es­ti­ma y la au­to­no­mía en sus alum­nos pa­ra que ven­zan el mie­do a con­du­cir.

Tex­to dis­po­ni­ble en au­dio. Des­car­gue el APP Au­dioLec­tor, es­ca­nee el có­di­go QR y es­cu­che la no­ta

Al­gu­nos si­mu­la­do­res se uti­li­zan pa­ra ayu­dar a que las per­so­nas ven­zan el mie­do a con­du­cir, an­tes de sa­lir a las ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.