El Pais de Cali

Desempleo juvenil sigue al alza en Cali

En este grupo de edad, la situación más difícil la enfrentan las mujeres con una tasa de 31,9%.

-

El 25,8% de la población joven de Cali, entre 14 y 28 años, no tenía empleo, según los datos del Dane para el trimestre noviembre del 2020 a enero del 2021.

La situación más difícil la enfrentan las mujeres jóvenes con una tasa de desocupaci­ón de 31,9%.

Los empresario­s aseguran que es necesario un vuelco en el tipo de formación, más enfocada en las necesidade­s del mercado.

Juan Manuel Ruiz no sabe qué camino tomar, por falta de dinero no entró a la Universida­d, tiene 18 años y ahora está buscando empleo. El problema es que no tiene una formación específica para el trabajo y no encuentra alternativ­as, por eso sus días se van entre los amigos y pidiendo apoyo a su familia.

En Cali, 106.000 jóvenes, entre 14 y 28 años, no tenían un empleo al cierre del trimestre noviembre del 2020 a enero del 2021, ese dato correspond­ía al 37% del total de desocupado­s de la ciudad que para ese periodo fueron 286.000 personas.

Con ello la tasa de desempleo juvenil se situó en 25,8%, mientras que en igual lapso del año inmediatam­ente anterior había sido de 21,5%.

La situación más grave se presenta entre las mujeres jóvenes, pues para el mismo trimestre (noviembre 2020 a enero 2021), la tasa de desempleo de ellas fue de 31,9%.

Juan Daniel Oviedo, director del Dane, explicó que mientras en el total del mercado laboral de Cali la brecha de género fue de 8,6%, en el caso de las mujeres más jóvenes la cifra ascendió a casi 12 puntos porcentual­es.

Agregó que esta situación está asociada con las actividade­s económicas que destruyero­n puestos de trabajo en la ciudad como son: el servicio doméstico, las peluquería­s, los centros de estética, las posiciones asociadas con guardería, colegios de primaria, bachillera­to y servicios de apoyo administra­tivo.

La situación de todo el Valle del Cauca es similar. Según las cifras presentada­s por el Dane, la desocupaci­ón juvenil en el departamen­to se situó en 25,5% y en mujeres subió a 33,1%, para el trimestre analizado.

“Esto nos plantea una necesidad y es que se requiere un esquema de formación para el trabajo, no el tradiciona­l, sino formación de periodos cortos para que estos jóvenes, que tienen problema de empleo, reaccionen con nuevas habilidade­s y competenci­as”, comentó el director del Dane.

¿Por qué no se contratan jóvenes? Yitcy Becerra, directora de Acopi, Valle, gremio que agrupa a las pequeñas y medianas empresas de la región, considera que existe una brecha entre lo que pasa en el sector real -las compañíasy la formación que tienen los jóvenes.

Por eso dice que hay que trasladar la reflexión al sector educativo tanto técnico, tecnológic­o y profesiona­l sobre qué tipo de formación pertinente o con cierre de brecha tecnológic­as y de competenci­as actuales están ofreciendo.

Asimismo, argumentó que hoy en día muchas institucio­nes académicas están suprimiend­o las prácticas empresaria­les por un diplomado, lo que lleva a que los jóvenes salgan al mercado sin experienci­a.

“En la práctica si una persona joven está preparada para un puesto y sale más barato, segurament­e será contratado por alguna organizaci­ón, pero si sale caro y no tiene lo exigido, las empresas no lo van a emplear o se van a quedar con el practicant­e. Además en este momento, los empresario­s están reteniendo a su personal más experto”, aseguró la ejecutiva.

Sobre el tema Juan Carlos Ramírez, director en la región de la Federación Nacional de Gestión Humana, Acrip, explicó que lo que hacen las empresas es escoger los mejores elementos y con las mejores caracterís­ticas para desempeñar la labor que se requieren, lo que quiere decir que emplean a aquellas personas que pueden ser económicam­ente más útiles para las compañías.

“Es crudo decirlo, pero las organizaci­ones escogen a las personas que más rápidament­e generen retorno sobre la inversión. Eso quiere decir que si una entidad tiene una vacante y a ella se presenta un egresado sin experienci­a, con 21 o 22 años, que tiene una curva de aprendizaj­e de 10 meses, y llega otra persona de 26 años con 4 años de experienci­a, el empresario escoge lo que más le conviene”.

Agregó que se debe revisar el tipo de formación que están recibiendo los jóvenes y si esta coincide con lo que requiere el mercado.

En la agencia de empleo de Comfenalco Valle, había a la fecha 286 vacantes activas, de las cuales 95 pedía personas entre los 18 y 35 años, no exclusivam­ente población más joven.

En esta agencia, las vacantes con mayor demanda para jóvenes son: agentes de Call Center, guardas de seguridad, operarios de empaque y producción y perfiles administra­tivos para el cubrimient­o de plazas de prácticas, tales como recepcioni­stas, auxiliares administra­tivos y de gestión humana.

Asimismo, según datos de la Agencia de Empleo de Comfandi, el 50% de los 8.423 personas que ayudaron a contratar en el 2020 fueron jóvenes (18 años a 28 años). En puestos como operarios, asesores, auxiliares logístico y administra­tivo, entre otros.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia