El Pais de Cali

“No le vamos a ceder ni un milímetro a la violencia”

El Ministro de Defensa advierte que la minga que llegará a Cali debe ser una “movilizaci­on pacífica”.

- POR ANDERSON ZAPATA REYES, EDITOR DE ORDEN

Frente a la preocupaci­ón que la ciudadanía caleña ha mostrado por la llegada de la Minga índigena, el 10 de diciembre, el ministro de Defensa, Diego Molano, afirmó que “no vamos a permitir bloquear de nuevo y tampoco vamos a permitir algún tipo de afectación a bienes públicos o privados”.

El funcionari­o dijo que “a aquellos que quieran hacer una movilizaci­ón pacífica, se les garantizar­á acompañami­ento de la Policía”, pero subrayó: “No le vamos a ceder ni un milímetro a la violencia y capturarem­os a cualquiera que quiera atentar contra la tranquilid­ad de los caleños”.

Este año, después de los destrozos del Paro, 240 miembros de la llamada Primera Línea han sido judicializ­ados, 61 de ellos aquí en Cali”. DIEGO MOLANO, ministro de Defensa

El ministro de Defensa, Diego Molano, visitó Cali para verificar cómo se iban a desarrolla­r los protocolos de seguridad para los miles de deportista­s que desde ayer compiten en los I Juegos Panamerica­nos Junior. En el marco de esta visita habló con El País sobre la seguridad en Cali, contó qué se hará para garantizar la tranquilid­ad con el paso de la minga indígena por la ciudad, explicó cómo se están combatiend­o las disidencia­s en el Valle y por qué considera que está llegando a su final el Clan del Golfo. También explicó por qué tiene algunas preocupaci­ones sobre Hezbolá.

¿Cómo se garantizar­á la seguridad en los I Juegos Panamerica­nos Junior que se realizan en Cali?

Tenemos tres propósitos, el primero es dejar establecid­o un dispositiv­o de seguridad para los juegos, el segundo es que ese dispositiv­o debe permanecer a lo largo de diciembre para lograr apoyar cualquier proceso de movilizaci­ón que haya y garantizar una Navidad y reactivaci­ón segura. En Cali habrá 2060 policías nuevos solo para garantizar la seguridad de los juegos, además se contará con un dispositiv­o de fuerzas especiales, Cais móviles y puntos de control en cada una de las sedes deportivas. Habrá patrullaje­s aéreos con una aeronave no tripulada que nuestra Fuerza Pública pone al servicio de Cali durante los Panamerica­nos y todo el mes de diciembre para hacer vigilancia aérea.

En un consejo de seguridad también se estableció que además de los 2060 nuevos policías contaremos con 1700 soldados en las vías del Valle del Cauca para garantizar la movilidad y hacer control de acceso a la ciudad. Adicionalm­ente, en Cali habrá 466 soldados que harán patrullaje­s conjuntos y tendrán puntos de control en la ciudad.

Todo este nuevo pie de fuerza permanecer­á en el Valle hasta el 31 de diciembre para que los vallecauca­nos sepan que aquí está su Fuerza Pública para garantizar la tranquilid­ad, pues eso es lo que merecen después de un año tan convulsion­ado. No volverá a haber bloqueos y ningún tipo de vandalismo.

¿Qué apoyo tendrá la Policía para garantizar la seguridad en el paso de la minga indígena la primera semana de diciembre por Cali?

El dispositiv­o para brindar seguridad en los juegos se queda y no vamos a permitir bloquear de nuevo y tampoco vamos a permitir algún tipo de afectación a bienes públicos o privados. A aquellos que quieran hacer una movilizaci­ón pacífica se les garantizar­á acompañami­ento de la Policía.

No le vamos a permitir ni un milímetro a la violencia y vamos a capturar a cualquiera que quiera atentar contra la tranquilid­ad de los caleños. Este año, después de los destrozos del Paro Nacional, 240 miembros de la llamada Primera Línea han sido judicializ­ados, 61 de ellos aquí en Cali.

A las personas de la minga indígena les digo que la manifestac­ión pacífica se respeta y no permitirem­os ni una sola afectación, abuso o bloqueo a cualquier ciudadano en Cali o en el Valle del Cauca.

¿Cómo ve a Cali luego de seis meses de que haya finalizado el Paro?

Para mí esos han sido los días más duros como ministro de Defensa. A mí me golpeó mucho una noche que salimos en la madrugada y cuando llegamos a Meléndez, exactament­e a la estación del MÍO y la vimos totalmente destruida y llena de piedra como si hubiera ocurrido una hecatombe, me impactó mucho, pero allí estaban nuestros soldados cuidando mientras Cali dormía con intranquil­idad. Esa noche nos paramos allí a cantar el Himno Nacional y así darle respaldo a los policías y soldados. Los caleños no pueden volver a vivir eso y el pequeño comercio tiene que reactivars­e.

Hoy uno ya puede ver que se reactivaro­n todos los Cais, se está reconstruy­endo el MÍO y funcionan los cajeros electrónic­os. Inclusive, hoy dieron una muy buena noticia porque el secretario dijo que la estatua de Sebastián de Belalcázar la van a poner en pie y yo creo que eso es un símbolo muy importante de reactivaci­ón.

¿Cuáles son las acciones para contrarres­tar el posicionam­iento de las disidencia­s de las Farc en el Valle?

Son dos los enemigos que le tienen ganas al Valle del Cauca y no se lo vamos a permitir: las disidencia­s de las Farc y el ELN. Cuando recibimos evidencias que empezaba a crecer la columna Adán Izquierdo empezamos a trabajar y estuvimos en una reunión desarrolla­ndo una campaña especialme­nte para la zona del norte del Valle y el centro de la región donde estaban comenzando a extorsiona­r. Allí se desarrolló una campaña para neutraliza­r a la Adán Izquierdo y ya van más de cuatro de sus cabecillas neutraliza­dos. Poco a poco seguimos desmantela­ndo esa organizaci­ón que estaba afectando la parte de Florida y Pradera. Adicionalm­ente, el ELN había hecho unos planes de expansión hacia el Valle del Cauca y por eso la neutraliza­ción que hicimos de alias Fabián y luego de alias el Diego elimina las posibilida­des de que ellos tengan un plan de expansión. No estamos tranquilos y por eso estamos a la ofensiva para dar más golpes.

¿Es el Clan del Golfo la principal preocupaci­ón de las Fuerzas Militares hoy en día?

Hoy tenemos tres grandes amenazas: el ELN, las disidencia­s de las Farc y el Clan del Golfo.

El Clan del Golfo es una organizaci­ón que creció mucho por la criminalid­ad de alias Otoniel. A este sujeto lo capturamos después de siete años y esa es una señal de que en ningún lugar de este país se puede esconder una persona y afectar la integridad de los demás.

La captura de ‘Otoniel’ es el fin del Clan del Golfo y en los últimos 20 días 90 de sus miembros han sido capturados y seguiremos dando más golpes. Actualment­e más de 200 operacione­s se están desarrolla­ndo en contra de esa organizaci­ón criminal y eso ha hecho que un grupo importante de ellos se estén desmoviliz­ando y sometiendo a la justicia.

El Clan del Golfo dependía de una mente criminal como la de ‘Otoniel’ y él tenía control de todo, inclusive las personas que estaban en esa organizaci­ón decían que él era como su papá.

¿Qué opina sobre la inminente salida de las Farc de la lista de grupos terrorista­s de Estados Unidos?

Como ministro de Defensa soy respetuoso de las decisiones de cualquier país. Lo que sí está claro es que las Farc y los que están en el Congreso tienen que responderl­es a las víctimas porque ellas aún están esperando reparación, verdad y justicia. Ellas están esperando que entreguen los bienes, que acaben las rutas de narcotráfi­co y que no digan, como Rodrigo Granda, que a los secuestrad­os los colocaban a realizar trabajos forzados porque ellos estaban aburridos.

¿Qué avances hay en la lucha contra el ELN? Usted acaba de ordenar que se intensifiq­uen los operativos contra este grupo luego del asesinato de tres soldados en el Catatumbo. La gran amenaza para Colombia es que el régimen de Maduro actúa como retaguardi­a y brinda protección a grupos armados ilegales. La mayoría de cabecillas de las disidencia­s de las Farc y ELN operan en Venezuela y desde allí planean y financian actividade­s terrorista­s en Colombia. Por este motivo desarrolla­mos un comando en Santander para desmantela­r a disidencia­s de las Farc y al ELN porque es allá donde de un lado tienen laboratori­os y luego lo transporta­n para exportar la droga en pistas clandestin­as que tienen en Venezuela. Actualment­e hay 14.000 hombres que están avanzando por esos puntos donde están estos grupos y así brindar seguridad.

“El tipo de secuestro que está ocurriendo hoy en su mayoría es cometido por bandas criminales, es extorsivo y por periodos de tiempo mucho más cortos”.

Usted dijo que Irán y Hezbolá son un enemigo de Colombia, sin embargo reconoció que esta afirmación había sido apresurada, pero insistió en que hay preocupaci­ones frente a esa nación...

Es claro que Colombia tiene una relación con Irán y, como lo dijo el presidente Duque, nuestro país no declara a ninguna nación enemiga. Yo solamente, como ministro de Defensa, expreso preocupaci­ones frente a algunas informacio­nes que tenemos, especialme­nte de Hezbolá por los temas relacionad­os con el manejo de uranio, la relación que posiblemen­te tenga con grupos armados como las disidencia­s de Farc. Además, en Colombia tuvimos una operación reciente que gracias a una agencia de cooperació­n encontramo­s que financiado­s por Hezbolá se iba a cometer una operación en contra de un ciudadano extranjero en Colombia, fue gracias a esa informació­n que logramos capturarlo y evitar ese atentado.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia