El Pais de Cali

Política que motive

- JUAN ESTEBAN ÁNGEL BORRERO

Leyendo hace poco el más reciente libro del exalcalde de Cali Rodrigo Guerrero, ‘La paz se hace con el enemigo’, el cual es una recopilaci­ón de algunas de sus columnas escritas en los diarios El País y El Colombiano, entre otros, me encontré con una que se llama ‘Carta a un aspirante político’ donde describe, bajo la premisa de un estudio de un importante psicólogo de la Universida­d de Harvard, cuáles pueden ser las motivacion­es para esa aspiración.

¿Qué motiva a una persona a tomar la decisión de enfrentar la desafiante carrera del apolítica o de asumir un cargo público? Para nadie es secreto los riesgos, los sacrificio­sy lo desafiante que termina siendo el sector público y más en nuestro país.

El estudio del psicólogo estadounid­ense David C. McClelland mencionado en la columna de prensa, definió tres necesidade­s fundamenta­les que compartimo­s los seres humanos, independie­nte de la cultura, el sexo o cualquier otra variable, y que influyen en nuestra motivación. McClelland explicó además que dicha motivación varía en función de las expectativ­as y objetivos que se marque cada persona.

La política y quienes la ejercen, como forma específica de relación o de actividad humana, consustanc­ial a nuestra naturaleza de vivir en comunidad o en asociación, desde Aristótele­s y Maquiavelo ha estado ligada a estas tres motivacion­es.

Hay que tener claro que esta debe tener un propósito inequívoco y es lograr el beneficio colectivo y el bienestar de la comunidad. Más allá de la simple ostentació­n de un cargo o del reconocimi­ento público, quien ejerce la política debe estar motivado por el servicio a los ciudadanos y por mejorar su calidad de vida.

Un actuar de nuestros políticos en ese sentido aumentaría la motivación de los ciudadanos para interesars­e de manera genuina por el escenario político, por participar en la toma de decisiones, por debates argumentad­os más allá de las peleas llenas de fanatismo y vacías de sustentaci­ón.

Para nadie es un secreto que hoy el ejercicio de la política no goza del mejor presk`^`f% Cfj Z`l[X[Xefj _Xe k\e`[f jlÓZ`\ek\j iXqfe\j gXiX g\i[\i cX ZfeÓXeza. Sin embargo, creo que lo peor que podemos hacer como sociedad es darle la espalda a lo público. Debemos trabajar en el interés y mayor involucram­iento en los temas que son de todos. Es clave incentivar, arropar y apoyar a aquellos jóvenes y nuevos liderazgos que ven el sector público como camino de vida.

Sin duda la política es la vía por medio de la cual se pueden lograr las grandes incidencia­s y transforma­ciones en Y\e\ÓZ`f [\ kf[fj Zfdf jfZ`\[X[% GXiX ejercerla debe existir unos principios básicos de manera que se pueda cumplir con esa función y propósito. Estos realmente deben responder a las expectativ­as y motivacion­es que aporten al bienestar del colectivo, al apropiado consenso sobre los problemas que nos afectan y que son apremiante­s como país; con poder de agregación y no de segmentaci­ón, permitiend­o responder a los problemas de la manera más apropiada. La principal motivación para entrar a la arena política debe ser entonces la vocación de servir a los demás, y lograr con ello, además, que la política sea un tema que motive.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia