¡Ba­rran­qui­lla!

Especial Regional Revista Semana - - EDITORIAL - Ale­jan­dro San­tos Di­rec­tor de Se­ma­na.

“Ba­rran­qui­lla es­tá vi­vien­do un pro­ce­so de trans­for­ma­ción y el país ne­ce­si­ta mi­rar­la co­mo una fuen­te de ins­pi­ra­ción”. Ba­rran­qui­lla tie­ne to­do pa­ra con­ver­tir­se en la ca­pi­tal del Ca­ri­be. No so­lo co­mo el epi­cen­tro eco­nó­mi­co de la cos­ta atlán­ti­ca sino co­mo una ciu­dad lí­der pa­ra to­dos los paí­ses de la cuen­ca del Ca­ri­be. Pe­ro se ne­ce­si­ta vi­sión, es­tra­te­gia, y ca­rác­ter.

Pro­ba­rran­qui­lla cum­ple 30 años y es un buen mo­men­to pa­ra mi­rar có­mo es­tá pa­ra­da la ciu­dad fren­te a su fu­tu­ro y cuál es su pa­pel en el Ca­ri­be. En un país que tra­ta de pa­sar la pá­gi­na del con­flic­to ar­ma­do, que tra­ta de asu­mir lo que sig­ni­fi­ca la re­con­ci­lia­ción y que bus­ca ser más prós­pe­ro y equi­ta­ti­vo, Ba­rran­qui­lla se ha con­ver­ti­do en los úl­ti­mos años en un sím­bo­lo de lo que de­be ser la nue­va agen­da de Co­lom­bia en el si­glo XXI.

En lo eco­nó­mi­co, ha si­do un mo­tor de desa­rro­llo y de in­ver­sión pa­ra el país. En lo cul­tu­ral, se ha apro­ve­cha­do el va­lor del fol­clor, de las tradiciones y de su his­to­ria –el car­na­val y la Casa de la Cul­tu­ra son ejem­plo de ello–. En lo ur­ba­nís­ti­co, ha ini­cia­do una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción que le es­tá em­pe­zan­do a cam­biar la ca­ra a la ciu­dad. En lo po­lí­ti­co, se ve ca­pa­ci­dad de eje­cu­ción, con­ti­nui­dad y tra­ba­jo en equi­po con el sec­tor pri­va­do. Pe­ro qui­zá, la con­di­ción más im­por­tan­te, es que se pal­pa una nue­va ac­ti­tud de op­ti­mis­mo y or­gu­llo que es fun­da­men­tal si se quie­re real­men­te en­ten­der y abra­zar la mo­der­ni­dad.

Cla­ro, na­die dis­cu­te que exis­tan fla­ge­los y reali­da­des preo­cu­pan­tes co­mo la in­se­gu­ri­dad, el mi­cro­trá­fi­co, la co­rrup­ción y la de­sigual­dad so­cial. To­dos fe­nó­me­nos na­cio­na­les que de­pen­den, en gran par­te, de que ha­ya una me­jor jus­ti­cia, una me­jor po­li­cía, una me­jor eje­cu­ción del gas­to y un ma­yor com­pro­mi­so de la ciu­da­da­nía. Pe­ro Ba­rran­qui­lla hoy, con su au­to­es­ti­ma, su pe­so eco­nó­mi­co, el ta­ma­ño de su mer­ca­do y su ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca tie­ne que em­pe­zar a pen­sar cuál es nue­vo li­de­raz­go en los pró­xi­mos 50 años, y ese es un desafío pa­ra su cla­se di­ri­gen­te.

Va­rios fac­to­res in­ci­den en que Ba­rran­qui­lla pue­da pro­yec­tar­se co­mo la ca­pi­tal del Gran Ca­ri­be. Pri­me­ro, es el punto de lle­ga­da del río Mag­da­le­na, por don­de tran­si­ta­rá la ma­yo­ría del co­mer­cio de Co­lom­bia en el fu­tu­ro pró­xi­mo. Se­gun­do, es­tá en el epi­cen­tro del eje Car­ta­ge­na­ba­rran­qui­lla-san­ta Marta, cu­yo po­ten­cial tu­rís­ti­co, eco­nó­mi­co y cul­tu­ral pue­de ser uno de los más va­lio­sos hoy en el mun­do. Ter­ce­ro, por­que tie­ne to­das las con­di­cio­nes pa­ra con­ver­tir­se en una ciu­dad re­co­no­ci­da por su in­no­va­ción, edu­ca­ción y apues­ta a la cul­tu­ra. La or­ga­ni­za­ción de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be en 2018 no es so­lo un ter­mó­me­tro de la nue­va era de la ciu­dad, sino que va a ser una in­tere­san­te vi­tri­na pa­ra po­si­cio­nar­se en la re­gión.

Si bien Ba­rran­qui­lla es­tá pa­san­do por un buen mo­men­to y de­be asu­mir cuál es su li­de­raz­go fren­te al Ca­ri­be, es­to sig­ni­fi­ca ha­cer apues­tas en el lar­go pla­zo (que im­pli­can sa­cri­fi­cios, me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da, ha­cer in­ver­sión so­cial, se­guir ro­bus­te­cien­do las ins­ti­tu­cio­nes lo­ca­les y re­gio­na­les, lu­char con­tra la co­rrup­ción y for­ta­le­cer la tec­no­cra­cia pú­bli­ca), y me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad (com­ba­tir la in­for­ma­li­dad).

Por eso Ba­rran­qui­lla tie­ne que mi­rar más ha­cia el Ca­ri­be, te­ner me­jo­res re­la­cio­nes co­mer­cia­les, aca­dé­mi­cas y cul­tu­ra­les con otras ciu­da­des y paí­ses de la re­gión, y abrir un diálogo so­bre lo que sig­ni­fi­ca el Ca­ri­be que se ori­gi­na en La Are­no­sa. En fin, la ciu­dad es­tá vi­vien­do un pro­ce­so de trans­for­ma­ción y el país ne­ce­si­ta mi­rar­la co­mo una fuen­te de ins­pi­ra­ción. El pro­ce­so has­ta aho­ra es­tá co­men­zan­do y es­pe­re­mos que en 20 años Ba­rran­qui­lla pue­da ser un ejem­plo a ni­vel re­gio­nal o mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.