LA CLA­VE ES NO PER­DER EL RUM­BO

Especial Regional Revista Semana - - INTRODUCCIÓN - Jai­ro Pa­ra­da Co­rra­les PH.D. Pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad del Nor­te.

“Es un pe­rio­do pa­ra es­tre­char la­zos y for­ta­le­cer pro­yec­tos en­tre el go­bierno, el sec­tor pri­va­do y las uni­ver­si­da­des pa­ra ha­cer de es­ta una ciu­dad com­pe­ti­ti­va e in­te­li­gen­te”.

Ba­rran­qui­lla y el Atlán­ti­co hoy son ejem­plo de buen go­bierno y cre­ci­mien­to. En los úl­ti­mos diez años se trans­for­ma­ron, y aun­que los lo­gros son cla­ros, con­vie­ne man­te­ner esa di­ná­mi­ca pa­ra que si­gan bri­llan­do en el con­tex­to del Gran Ca­ri­be.

Con la ex­pe­di­ción del de­cre­to 2012 de 2014, que es­ta­ble­ció el Plan de Or­de­na­mien­to Te­rri­to­rial de la ciu­dad, se con­sig­nó una vi­sión que as­pi­ra­ba a con­ver­tir­la en un no­do de desa­rro­llo, no so­lo del Ca­ri­be co­lom­biano, sino tam­bién del Gran Ca­ri­be, al cual de­be­mos mi­rar pre­fe­ren­cial­men­te.

La ciu­dad de­bía ser una pla­ta­for­ma lo­gís­ti­ca, in­dus­trial y de ser­vi­cios, pa­ra apro­ve­char la in­ser­ción del país en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les. Hoy, na­die du­da del pro­gre­so de Ba­rran­qui­lla en los úl­ti­mos diez años, pe­rio­do en el cual el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co fue ma­yor al del pro­me­dio na­cio­nal.

Tal lo­gro se de­be a va­rios fac­to­res: a la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca del Dis­tri­to en sus fi­nan­zas pú­bli­cas y ca­pa­ci­dad ge­ren­cial; al apo­yo del go­bierno na­cio­nal, que per­mi­tió co­fi­nan­ciar pro­yec­tos de in­fraes­truc­tu­ra, ca­sas y gas­to so­cial, y a las ex­pec­ta­ti­vas em­pre­sa­ria­les op­ti­mis­tas fren­te a la ciu­dad, que fa­ci­li­ta­ron la lle­ga­da de nue­vos in­ver­sio­nis­tas na­cio­na­les y ex­tran­je­ros, con mi­ras a apro­ve­char los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio, la de­man­da de ofi­ci­nas, bo­de­gas y vi­vien­das en un Área Me­tro- po­li­ta­na de 2,3 mi­llo­nes de per­so­nas. Es­to in­cre­men­tó la ac­ti­vi­dad cons­truc­to­ra y la lle­ga­da de nue­vas em­pre­sas.

Son lo­gros reales, pe­ro hay que se­guir tra­ba­jan­do pa­ra po­ner­nos al día con res­pec­to a otras ciu­da­des del país.

Sin em­bar­go, an­te el cam­bio de la co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca na­cio­nal, es ne­ce­sa­rio ajus­tar la mar­cha de las in­ver­sio­nes, y abrir­nos ha­cia la bús­que­da de nue­vos ne­go­cios y opor­tu­ni­da­des pa­ra el te­rri­to­rio que per­mi­tan ja­lo­nar la eco­no­mía y com­pe­ti­ti­vi­dad.

Es un pe­rio­do pa­ra for­ta­le­cer los pro­ce­sos de ge­ren­cia pú­bli­ca y me­jo­rar los di­se­ños ins­ti­tu­cio­na­les en­tre el sec­tor pri­va­do, el go­bierno y las uni­ver­si­da­des pa­ra ha­cer de es­ta una ciu­dad in­te­li­gen­te que apo­ye la in­no­va­ción y la in­ves­ti­ga­ción.

Hay que im­pul­sar los think tanks y en­con­trar nue­vas fuen­tes de cre­ci­mien­to pa­ra no per­der el rum­bo, se­guir for­ta­le­cién­do­nos en te­mas co­mo la equi­dad, la mo­vi­li­dad y la in­se­gu­ri­dad, y con­ti­nuar con la jus­ta in­ver­sión des­de el go­bierno local.

Así se ga­ran­ti­za­rá un fu­tu­ro bri­llan­te pa­ra Ba­rran­qui­lla, con en­tu­sias­mo y op­ti­mis­mo fren­te a las di­fi­cul­ta­des, y con la mi­ra­da pues­ta en el Gran Ca­ri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.