El fa­ro que guía al Ca­ri­be

Especial Regional Revista Semana - - UNIVERSIDAD DEL NORTE -

Pen­sar en la edu­ca­ción de nues­tro Ca­ri­be co­lom­biano es pen­sar, obli­ga­to­ria­men­te, en la Uni­ver­si­dad del Nor­te. En 2018, su rec­tor Jesús Adolfo Fe­rro de­ja el car­go des­pués de 38 años. ¿Cuál ha si­do su le­ga­do? Es­to nos con­tó.

“He­mos con­so­li­da­do una tra­yec­to­ria aca­dé­mi­ca e in­ves­ti­ga­ti­va, que es re­co­no­ci­da co­mo una de las me­jo­res del país”.

La Uni­ver­si­dad del Nor­te cum­ple más de 50 años des­de su fun­da­ción, es una ins­ti­tu­ción re­la­ti­va­men­te jo­ven y es con­si­de­ra­da co­mo una de las diez me­jo­res en­ti­da­des de edu­ca­ción su­pe­rior de Co­lom­bia. ¿Có­mo lo ha con­se­gui­do?

JESÚS FE­RRO BA­YO­NA: Es­ta uni­ver­si­dad es una con­ver­gen­cia de edu­ca­ción de pri­mer ni­vel, cul­tu­ra, in­ves­ti­ga­ción y co­no­ci­mien­tos, lo­gra­da por la in­te­li­gen­cia y dis­ci­pli­na de mu­chas per­so­nas de la Re­gión Ca­ri­be, y de mu­chas otras pro­ve­nien­tes de dis­tin­tos lu­ga­res del país e in­clu­so del ex­te­rior. To­dos nos he­mos su­ma­do a la no­ble cau­sa de ha­cer que la uni­ver­si­dad tras­cien­da, con­vir­tién­do­se en fun­da­men­to de un fu­tu­ro de re­tos que son po­si­bles de al­can­zar. He­mos con­so­li­da­do una tra­yec­to­ria aca­dé­mi­ca e in­ves­ti­ga­ti­va, que es re­co­no­ci­da co­mo una de las me­jo­res del país: el so­lo he­cho de ha­ber­lo lo­gra­do con ape­nas 52 años es al­go for­mi­da­ble. El ca­mino pa­ra lo­grar­lo ha exi­gi­do estrategias cla­ves, co­mo con­tar con una plan­ta de pro­fe­so­res con for­ma­ción doc­to­ral; la­bo­ra­to­rios de al­ta tec­no­lo­gía con fi­nes di­dác­ti­cos; una bi­blio­te­ca que, ade­más de li­bros en fí­si­co, po­see li­bros elec­tró­ni­cos, re­vis­tas y ba­ses de da­tos que hoy se cuen­tan en mi­llo­nes de ítems y que nos co­nec­tan con el co­no­ci­mien­to que se pro­du­ce en to­do el mun­do; pro­gra­mas di­ri­gi­dos a la for­ma­ción pe­da­gó­gi­ca de los do­cen­tes, pues no bas­ta te­ner un tí­tu­lo de pos­gra­do pa­ra ser un pro­fe­sor ex­ce­len­te; y, por su­pues­to, con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra ga­ran­ti­zar un cli­ma de es­tu­dio, am­bien­tes pe­da­gó­gi­cos, un cam­pus sos­te­ni­ble, un bie­nes­tar que se vi­ve en es­tu­dian­tes, pro­fe­so­res e in­ves­ti­ga­do­res y fun­cio­na­rios.

Ba­rran­qui­lla se ha desa­rro­lla­do a la par de la uni­ver­si­dad, ¿cuál cree que ha si­do el im­pac­to y la im­por­tan­cia que tie­ne la Uni­nor­te en Ba­rran­qui­lla y la Re­gión Ca­ri­be?

J.F.B.: La crea­ción de la Uni­ver­si­dad del Nor­te fue un he­cho sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra la re­gión, por­que en ese en­ton­ces ha­cía fal­ta un cen­tro de edu­ca­ción su­pe­rior que re­co­gie­ra las as­pi­ra­cio­nes de sus ha­bi­tan­tes de con­tar con una uni­ver­si­dad pri­va­da de ex­ce­len­cia. Quie­nes te­nían re­cur­sos, es­tu­dia­ban por fue­ra de la re­gión. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, Ba­rran­qui­lla re­que­ría de ca­pi­tal hu­mano es­pe­cia­li­za­do que res­pon­die­ra a la di­ná­mi­ca de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial que se ve­nía pre­sen­tan­do pa­ra la épo­ca. Las em­pre­sas que lle­ga­ban traían su per­so­nal de otras par­tes del país, lo que no per­mi­tía que nues­tra gen­te par­ti­ci­pa­ra más ac­ti­va­men­te en el cre­cien­te di­na­mis­mo de la eco­no­mía local. Los fun­da­do­res de la Uni­ver­si­dad del Nor­te fue­ron em­pre­sa­rios vi­sio­na­rios, que iden­ti­fi­ca­ron ese va­cío: es­truc­tu­ra­ron un pro­yec­to edu­ca­ti­vo que fue­ra ca­paz de for­mar con ex­ce­len­cia a las ge­ne­ra­cio­nes que li­de­ra­rían los pro­ce­sos de trans­for­ma­ción de la so­cie­dad.

De mo­do que, des­de su con­cep­ción, Uni­nor­te tie­ne un en­fo­que cen­tra­do en lo que nues­tra re­gión ne­ce­si­ta pa­ra trans­for­mar­se: nues­tras cá­te­dras, nues­tra in­ves­ti­ga­ción, nues­tros pro­gra­mas aca­dé­mi­cos tie­nen una in­ten­ción de­fi­ni­da por con­tri­buir e im­pul­sar el desa­rro­llo del Ca­ri­be. Yo he di­cho mu­chas ve­ces que he­mos si­do un fa­ro que guía las de­ci­sio­nes tras­cen­den­ta­les que se to­man en el Ca­ri­be co­lom­biano; es

así co­mo nos he­mos ga­na­do la con­fian­za de la ciu­da­da­nía.

Cuan­do us­ted em­pe­zó su la­bor co­mo rec­tor, ¿cuál era su sue­ño pa­ra la uni­ver­si­dad? En 2018 la de­ja, ¿cree que ha cum­pli­do ese sue­ño?

J.F.B.: Una de las más gran­des sa­tis­fac­cio­nes que pue­de te­ner un ser hu­mano es la de cum­plir la ta­rea de su vi­da al ser­vi­cio de la so­cie­dad. Es­ta es una de mis más gran­des sa­tis­fac­cio­nes. Cuan­do lle­gué por pri­me­ra vez a Uni­nor­te, no me ima­gi­né que al­can­za­ría­mos es­te ni­vel de desa­rro­llo. En mi ca­be­za sí ha­bía gran­des sueños, pe­ro no pen­sa­ba que iba a con­tar con gen­te tan ma­ra­vi­llo­sa pa­ra rea­li­zar­los. Eso es al­go que uno no pue­de vi­sio­nar. Uno pue­de vi­sio­nar pro­yec­tos, pro­gra­mas, edi­fi­cios, es­truc­tu­ras; se pue­de mi­rar ha­cia el fu­tu­ro y de­cir “eso es lo que yo quie­ro ha­cer”; pe­ro uno tie­ne que en­con­trar las per­so­nas idó­neas pa­ra rea­li­zar esos sueños. Du­ran­te es­te úl­ti­mo año he es­cu­cha­do tes­ti­mo­nios de mu­chos que me di­cen cuán­to han cre­ci­do en es­ta uni­ver­si­dad, gra­cias al tra­ba­jo que han rea­li­za­do. Eso sí es ma­ra­vi­llo­so: dar una opor­tu­ni­dad pa­ra que los otros crez­can. Esas per­so­nas han he­cho una la­bor de gran­de­za y de cre­ci­mien­to per­so­nal; qué más se pue­de ha­cer en una uni­ver­si­dad, si las uni­ver­si­da­des es­tán he­chas pa­ra que la gen­te crez­ca.

Pun­tual­men­te ¿cuá­les pro­yec­tos de los que se lle­va­ron a ca­bo du­ran­te su ges­tión des­ta­ca­ría?

J.F.B.: No­so­tros siem­pre he­mos te­ni­do estrategias de lar­go pla­zo. Quie­ro men­cio­nar en­tre ellas uno de nues­tros pro­yec­tos más que­ri­dos: el Pro­gra­ma de Be­cas y Apo­yo Fi­nan­cie­ro. Des­de sus ini­cios la uni­ver­si­dad ha en­tre­ga­do be­cas y cré­di­tos edu­ca­ti­vos; pe­ro en 1981, cuan­do cum­plió su dé­ci­mo quin­to aniver­sa­rio, crea­mos for­mal­men­te un fon­do de be­cas. Des­de en­ton­ces he­mos te­ni­do un pro­pó­si­to, es­truc­tu­ra­do fi­nan­cie­ra­men­te ca­da vez más con re­cur­sos pro­pios, do­na­cio­nes de em­pre­sas y de per­so­nas que han con­fia­do en la edu­ca­ción de ca­li­dad, pa­ra apo­yar el ta­len­to de nues­tros jó­ve­nes con es­ca­sos re­cur­sos de to­da la Re­gión Ca­ri­be. En la ac­tua­li­dad, el 77 por cien­to de nues­tros es­tu­dian­tes es be­ne­fi­cia­rio de al­gu­na be­ca, au­xi­lio o cré­di­to edu­ca­ti­vo, lo cual nos ha­ce sen­tir enor­me­men­te re­tri­bui­dos. Otra iniciativa ban­de­ra es nues­tro Pro­gra­ma de Desa­rro­llo Pro­fe­so­ral, que ha da­do gran­des re­sul­ta­dos y es un re­fe­ren­te en el país. Fue una res­pues­ta de la uni­ver­si­dad, en los años de 1990, an­te el he­cho de que muy con­ta­dos pro­fe­sio­na­les de la cos­ta Ca­ri­be cla­si­fi­ca­ran en los con­cur­sos de be­cas que Col­cien­cias en­tre­ga­ba pa­ra la for­ma­ción de pos­gra­dos en el ex­te­rior. La si­tua­ción nos lle­vó a crear un fon­do es­pe­cial pa­ra la for­ma­ción de nues­tros pro­fe­so­res en maes­trías y doc­to­ra­dos en uni­ver­si­da­des de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal. Pa­ra 2017 con­ta­mos con el 99 por cien­to de nues­tros pro­fe­so­res con tí­tu­lo de maes­tría o doc­to­ra­do, lo que de­mues­tra el gran im­pac­to que el pro­gra­ma ha te­ni­do en la for­ma­ción de ca­pi­tal hu­mano pa­ra la do­cen­cia y la in­ves­ti­ga­ción. Se­gu­ro to­da­vía tie­ne sueños pa­ra la Uni­nor­te, ¿cuén­te­nos de uno que qui­sie­ra que se hi­cie­ra reali­dad en el fu­tu­ro? J.F.B.: Un sue­ño que ten­go, y en el que lle­va­mos va­rios años tra­ba­jan­do, es al­can­zar ma­yor in­te­gra­ción de las cien­cias con las ar­tes y las hu­ma­ni­da­des. Pe­ro las ba­ses es­tán da­das pa­ra lo­grar­lo. So­bre el fu­tu­ro ten­go la cer­te­za de que la Uni­ver­si­dad del Nor­te se­gui­rá sien­do, co­mo has­ta aho­ra lo ha si­do, un re­fe­ren­te de la edu­ca­ción su­pe­rior en el país, y se si­tua­rá en­tre los cen­tros uni­ver­si­ta­rios don­de se for­man las in­te­li­gen­cias más bri­llan­tes del pla­ne­ta.

“Ten­go la cer­te­za que la Uni­nor­te se­gui­rá sien­do un re­fe­ren­te pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior en el país”.

Jesús Fe­rro de­ja un im­por­tan­te le­ga­do en la ca­li­dad edu­ca­ti­va del Atlán­ti­co.

El edi­fi­cio mul­ti­pro­pó­si­to de la Uni­nor­te es ejem­plo de sos­te­ni­bi­li­dad.

Uno de los le­ga­dos de Fe­rro es el fon­do es­pe­cial pa­ra la for­ma­ción de los pro­fe­so­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.