Años pla­tea­dos, vi­vien­das do­ra­das

Los adultos mayores aho­ra cuen­tan con opciones de vi­vien­da di­se­ña­das es­pe­cial­men­te pa­ra ellos, que les dan in­de­pen­den­cia y don­de no tie­nen na­da de qué preo­cu­par­se.

Especial Regional Revista Semana - - SUMARIO -

Car­men ro­drí­guez tra­ba­jó du­ran­te 35 años en una en­ti­dad fi­nan­cie­ra. Viu­da y con dos hi­jas mayores que vi­ven fue­ra del país, lle­gó al mo­men­to en que de­bía de­ci­dir dón­de dis­fru­tar sus me­jo­res años. La idea de un an­cia­na­to, ro­dea­da de en­fer­me­ros y en un am­bien­te lú­gu­bre, la lle­na­ba de tris­te­za. “A mi edad aún soy ac­ti­va, pue­do va­ler­me por mí mis­ma y mi sa­lud es es­ta­ble pa­ra al­guien de 70 años. Ter­mi­nar en un lu­gar así pa­ra mí era en­te­rrar­me en vi­da”, sos­tie­ne.

Co­mo ella, mu­chas per­so­nas mayores as­pi­ran a en­con­trar vi­vien­das que les per­mi­tan te­ner co­mo­di­dad, in­de­pen­den­cia y que, a la vez, res­pon­dan a las ne­ce­si­da­des pro­pias de su edad. se­gún las ci­fras de fe­de­sa­rro­llo, en co­lom­bia hay 5,2 mi­llo­nes de per­so­nas mayores de 60 años, lo cual equi­va­le al 10,8 por cien­to de8 la po­bla­ción to­tal.

Por eso, han co­men­za­do a sur­gir en va­rias ciu­da­des del país com­ple­jos ha­bi­ta­cio­na­les ex­clu­si­vos pa­ra per­so­nas que, li­bres de deu­das y obli­ga­cio­nes fi­nan­cie­ras, aho­ra cuen­tan con al­ta ca­pa­ci­dad ad­qui­si­ti­va y tie­nen mu­chas ga­nas de dis­fru­tar su vi­da con ple­na li­ber­tad. Bogotá, Me­de­llín, Ca­li, Bu­ca­ra­man­ga y Ba­rran­qui­lla, en su or­den, tie­nen la ma­yor can­ti­dad de esos com­ple­jos, pe­ro la ten­den­cia ac­tual se­ña­la que los adultos mayores ape­te­cen vi­vir en lu­ga­res en po­bla­cio­nes co­mo Chía, Ana­poi­ma y La Ca­le­ra, al igual que el Eje Ca­fe­te­ro.

Los hay pa­ra to­dos los gus­tos y pre­su­pues­tos. Des­de vi­vien­das que re­cuer­dan las tí­pi­cas fin­cas de an­ta­ño has­ta mo­der­nas cons­truc­cio­nes que

Mu­chas per­so­nas de­fi­nen la com­pra de su vi­vien­da es­pe­cial pa­ra la ter­ce­ra edad y no es­pe­ran a que al­guien más la es­co­ja por ellas.

in­clu­yen lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía pa­ra ga­ran­ti­zar la in­de­pen­den­cia de los adultos mayores y la tran­qui­li­dad tan­to pa­ra ellos co­mo pa­ra sus fa­mi­lias.

Las cons­truc­cio­nes no tie­nen des­ni­ve­les pe­ro sí gran ac­ce­si­bi­li­dad, co­rre­do­res am­plios, ilu­mi­na­ción, baños con au­to­ayu­das, pi­sos an­ti­des­li­zan­tes y cha­pas a ba­ja al­tu­ra. Es más, en al­gu­nos de es­tos pro­yec­tos han de­di­ca­do áreas pa­ra que sus fa­mi­lia­res vi­van cer­ca.

No so­lo las cons­truc­to­ras e in­mo­bi­lia­rias na­cio­na­les quie­ren desa­rro­llar el ne­go­cio de la vi­vien­da pa­ra adultos mayores en el país, sino tam­bién por las ex­tran­je­ras, es­pe­cial­men­te de Es­pa­ña y Bél­gi­ca, que pien­san cons­truir en los pró­xi­mos años uni­da­des de vi­vien­da de es­te ti­po.

“El ne­go­cio de los ho­ga­res ge­riá­tri­cos ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te. Las ca­sas don­de prác­ti­ca­men­te que­da­ban re­clui­dos los adultos mayores sin nin­gu­na ac­ti­vi­dad pa­ra ha­cer o sin aten­ción mé­di­ca ade­cua­da, es co­sa del pa­sa­do. Aho­ra, tan­to el es­pa­cio co­mo los ser­vi­cios adi­cio­na­les son cla­ves al mo­men­to de es­co­ger un lu­gar co­mo es­tos”, se­ña­la Ju­lie Ra­mí­rez, ad­mi­nis­tra­do­ra de un ho­gar pa­ra adultos mayores.

Ra­mí­rez se­ña­la que es­ta nue­va ten­den­cia se de­be a que aho­ra son los pro­pios adultos quie­nes eli­gen es­tos ho­ga­res cuan­do aún es­tán en sus ple­nas fa­cul­ta­des y lo ha­cen pa­ra ga­ran­ti­zar su co­mo­di­dad, y por­que en mu­chos ca­sos no hay fa­mi­lia­res que pue­dan es­tar al tan­to de ellos, pues en oca­sio­nes sus hi­jos vi­ven o es­tu­dian en el ex­te­rior. La com­po­si­ción y el ta­ma­ño de los ho­ga­res ha va­ria­do mu­cho. Por tan­to, la ofer­ta de es­pa­cios y ser­vi­cios es tan va­ria­da co­mo am­plia en la ac­tua­li­dad.

Al­gu­nas ca­jas de com­pen­sa­ción tam­bién han co­men­za­do a con­tem­plar la idea de in­cluir den­tro de sus pro­yec­tos de vi­vien­da, con­jun­tos e in­mue­bles des­ti­na­dos a los adultos mayores con el fin de am­pliar su ofer­ta pa­ra los afi­lia­dos.

Al­gu­nas de las vi­vien­das cuen­tan con pis­ci­na, tea­tro y res­tau­ran­te.

Los pa­rien­tes pue­den aten­der a sus fa­mi­lia­res mayores en sus pro­pios es­pa­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.