De vuel­ta por Is­lan­dia

Fucsia Novias - - CONTENIDO -

Fe­li­pe y yo nos ca­sa­mos el 28 de ma­yo de 2016. Él es fo­tó­gra­fo y le in­te­re­san los si­tios que ten­gan pai­sa­jes im­pre­sio­nan­tes pa­ra re­tra­tar, así que pa­ra nues­tra lu­na de miel que­ría­mos un lu­gar muy es­pe­cial, con­tun­den­te y que nos mar­ca­ra; de­ci­di­mos que fue­ra Is­lan­dia.

Pre­pa­rar el viaje fue muy chis­to­so, por­que cuan­do en­trá­ba­mos a Goo­gle Maps pa­ra ver las ciu­da­des ni en­ten­día­mos los nom­bres ni los sa­bía­mos pro­nun­ciar. Lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue re­vi­sar blogs y pres­tar­le aten­ción a lo que la gen­te con­ta­ba. Is­lan­dia es cos­to­sa pe­ro no es tan gran­de ni tie­ne pea­jes, así que mar­ca­mos las ciu­da­des a dón­de que­ría­mos ir y nos di­mos cuen­ta de que la me­jor op­ción era re­co­rrer la is­la com­ple­ta de nor­te a sur, que­dán­do­nos una no­che por ca­da ciu­dad. Ren­ta­mos un au­to com­pac­to por los días que íba­mos a es­tar y re­ser­va­mos ho­te­les de ca­de­nas lo­ca­les por me­dio de Boo­king.

A la ca­pi­tal de Is­lan­dia, Rei­kia­vik, no hay vue­lo di­rec­to; en­ton­ces com­pra­mos ti­que­tes Bo­go­tá­mia­mi por Avian­ca y Mia­mi­rei­kia­vik por una ae­ro­lí­nea de ba­jo cos­to lla­ma­da Wow.

Cuan­do íba­mos en el avión se veía hie­lo des­de la ven­ta­na. Una ami­ga nos ha­bía di­cho que a ve­ces du­ran­te el vue­lo se po­dían ver las au­ro­ras bo­rea­les, en­ton­ces te­nía­mos que es­tar pen­dien­tes. En un mo­men­to, em­pe­za­mos a ver las man­chas blan­cas y ver­des en el cie­lo. ¡Fue muy sor­pren­den­te!

Al lle­gar bus­ca­mos el ca­rro en el ae­ro­puer­to y pro­gra­ma­mos la ru­ta por la Ca­rre­te­ra N.° 1. La idea no era que­dar­nos en la ca­pi­tal la primera no­che, sino arran­car ha­cia el nor­te. Co­men­za­mos nues­tro recorrido a las 5:30 a.m.

Is­lan­dia es pa­ra el que le gus­ta la naturaleza y es­ta se no­ta des­de el pri­mer mi­nu­to. En nues­tra ida ha­cia Bor­gar­nes vi­mos pai­sa­jes im­pre­sio­nan­tes to­do el tiem­po, don­de se al­za­ban gran­des mon­ta­ñas. No sa­bía­mos si se po­día pa­rar pa­ra to­mar fo­tos, pe­ro Fe­li­pe se ori­lla­ba en al­gu­nas par­tes. Cuan­do lle­ga­mos, en reali­dad era un pue­bli­to. Nos ba­ja­mos, hi­ci­mos el pri­mer vue­lo del dron y lue­go en­tra­mos a una zo­na mon­ta­ño­sa. Ahí nos di­mos cuen­ta que en Is­lan­dia tie­nen mar­ca­dos los pun­tos que les pa­re­cen in­tere­san­tes pa­ra que los via­je­ros pa­ren. To­do es­tá

Los bo­go­ta­nos Ma­ría González y Fe­li­pe Ser­na se ca­sa­ron en ma­yo del 2016 y de­ci­die­ron ir­se de lu­na de miel en abril de es­te año. Du­ran­te nue­ve días atra­ve­sa­ron to­da la is­la en ca­rro. Ella nos cuen­ta có­mo fue el viaje.

se­ña­li­za­do, na­da cues­ta y se pue­de par­quear pa­ra ac­ce­der a esos ti­pos de pai­sa­jes na­tu­ra­les, don­de hay mu­chos ca­ba­llos sil­ves­tres. Son tan des­ha­bi­ta­das al­gu­nas zo­nas del país, que hay le­tre­ros con una lí­nea ro­ja ta­cha­da in­di­can­do que de ahí en ade­lan­te no hay po­bla­ción.

Se­gui­mos nues­tro ca­mino ha­cia Si­gluf­jö­rður, la ciu­dad más al nor­te de Is­lan­dia don­de íba­mos a dor­mir. Lle­ga­mos a Si­glo Ho­tel, un lu­gar es­pec­ta­cu­lar fren­te al mar y las mon­ta­ñas. Cuan­do es­tá­ba­mos en­tran­do vi­mos a un hom­bre sa­lir en ba­ta y pan­tu­flas en me­dio de la nie­ve. “Mu­cho lo­co sa­lir con se­me­jan­te frío”, di­ji­mos. En el mo­men­to del re­gis­tro, nos ex­pli­ca­ron que el ho­tel te­nía una pis­ci­na ter­mal afue­ra, que es un plan muy tí­pi­co de Is­lan­dia y que en nues­tra ha­bi­ta­ción íba­mos a en­con­trar una ba­ta y unas pan­tu­flas pa­ra po­der ir. Al prin­ci­pio lo du­da­mos pe­ro nos ani­ma­mos por­que una vez aden­tro uno se acli­ma­ta. Ne­vó mien­tras es­tá­ba­mos en esas y fue una ex­pe­rien­cia alu­ci­nan­te.

Ese día y los de­más com­prá­ba­mos co­mi­da en las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio mien­tras íba­mos ma­ne­jan­do y co­mía­mos de­li­cio­so en los ho­te­les. En Is­lan­dia son tí­pi­cos los pes­ca­dos y las car­nes en di­fe­ren­tes pre­pa­ra­cio­nes. Lo que más co­mi­mos fue cor­de­ro.

Al día si­guien­te, apro­ve­cha­mos pa­ra dis­fru­tar el pai­sa­je de la ciu­dad y dar una vuel­ta. Era muy lin­do ver el con­tras­te de los co­lo­res vi­vos de las ca­sas con la nie­ve. Allí di­mos con una apli­ca­ción cla­ve pa­ra el res­to de nues­tro tra­yec­to, que de­cía cuá­les eran las ru­tas de las au­ro­ras bo­rea­les y el es­ta­do de las vías. Co­mo se ac­tua­li­za to­do el tiem­po, nos in­for­ma­ba si en la vía es­ta­ba ne­van­do, es­ta­ba res­ba­lo­so por el hie­lo, es­ta­ba ce­rra­da o ap­ta pa­ra atra­ve­sar. Des­pués fue mu­cho más fá­cil via­jar.

Cru­za­mos Aku­rey­ri pa­ra lle­gar a Hu­sa­vik, una ciu­dad co­no­ci­da por el avis­ta­mien­to de ba­lle­nas. Aun­que hi­ci­mos el plan, nos con­ge­la­mos de frío y nos aden­tra­mos una ho­ra en mar abier­to, so­lo vi­mos sus co­las. Se su­po­ne que se ven do­ce es­pe­cies, pe­ro co­mo fui­mos en abril no tu­vi­mos tan­ta suer­te. Lo que sí vi­mos en la no­che fue­ron más au­ro­ras bo­rea­les.

Se­gui­mos en di­rec­ción a Egilss­taðir y an­tes de lle­gar allí es­tu­vi­mos en My­vatn y Det­ti­foss, don­de vi­mos la cas­ca­da más lar­ga de Eu­ro­pa. La ha­bi­ta­ción del La­ke Ho­tel te­nía una vis­ta ha­cia la la­gu­na y el pue­bli­to era por­tua­rio, en­ton­ces vi­mos los fe­rris que par­tían ha­cia No­rue­ga y Dinamarca. Lue­go, bor­dea­mos la cos­ta ha­cia el sur, en un recorrido que du­ró dos ho­ras y en el que veía­mos, de un la­do, la mon­ta­ña y, del otro, el mar con una pla­ya de arena ne­gra ori­gi­na­da por la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca.

Lle­ga­mos a Höfn, a un ho­tel —Foss­hó­tel Vat­na­jö­kull— que nos di­mos cuen­ta per­te­ne­ce a una ca­de­na lo­cal gran­de. Fue nues­tro ho­tel pre­fe­ri­do por­que es­ta­ba en me­dio del va­lle y el cuar­to te­nía un ven­ta­nal de pi­so a te­cho con una vis­ta in­creí­ble de mon­ta­ñas y la­gu­nas. Esa no­che vi­mos las au­ro­ras bo­rea­les más gran­des de to­da la lu­na de miel y eso re­ma­tó la ex­pe­rien­cia, que se jun­tó con que al otro día vi­mos gla­cia­res en nues­tro ca­mino a Vík í Mýr­dal, el pueblo más al sur de Is­lan­dia. Los re­co­rri­dos en­tre ciu­da­des pue­den ser de una ho­ra, pe­ro uno se de­mo­ra el do­ble apre­cian­do los pai­sa­jes tan in­creí­bles, lo vir­gen de la naturaleza y la di­men­sión de las co­sas. Is­lan­dia per­du­ra en la me­mo­ria.

Es­te inusual des­tino ofre­ce lo que po­cos: pai­sa­jes im­pre­sio­nan­tes, au­ro­ras bo­rea­les, in­me­sos gla­cia­res, gran­des mon­ta­ñas, avis­ta­mien­to de ba­lle­nas y ca­ba­llos sil­ves­tres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.